Frank Sinatra se jactaba en repetir que él no cantaba, él vendía un estilo. Un conjunto de fallos crea un estilo.

Frank Sinatra se jactaba en repetir que él no cantaba, él vendía un estilo. Un conjunto de fallos crea un estilo. Si es talento, has de de derrocharlo. Karl Popper fue tajante al respecto: "La verdadera ignorancia no es la ausencia de conocimientos, sino el hecho de negarse a adquirirlos". Todos poseemos una serie de habilidades y virtudes. Si nos preocupáramos de cultivarlos y desarrollarlos nuestras vidas sería más reconfortantes y, con ello, la sociedad lo agradecería. Viviríamos en un mundo un poco mejor.

Decía Píndaro que el día precedente enseña el día que sigue. Volvamos la vista atrás (ya escribió Nietzsche que "solamente aquel que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado") y evaluemos un poco la semana. Desde pequeño me enseñaron que el presente es lo único que importa y que aquellos que se obsesionaban por el futuro dejaban de vivir sus vidas y se abonaban a no sé qué postrimerías. Mal asunto ocuparse del más allá olvidando el inmediato más acá.

Y para sobrellevar los pesares de la vida cotidiana, nada mejor que el humor. Es tan importante tener sentido del humor como sentido del amor. Ambos van muy unidos. Sin el uno el otro es imposible de entender (o mejor dicho, de sostener). Alguien puede ser muy culta, muy inteligente pero si no posee sentido del humor, se hunde. Por ejemplo, una mujer puede tener muchos atractivos pero, inevitablemente, algunos de éstos con el tiempo se van deteriorando. En cambio, si posee sentido del humor la relación se sostendrá, el entusiasmo se irá renovando día a día. Háganse el humor todos los días. Prioridades.

Sobre el autor:

Daniel Vila

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído