2_14
2_14

Pongamos que la música tiene alguna clase de poder por sí misma. Nos adentraríamos, de sopetón, en el vasto campo de la música para la sanación, la meditación, la salud mental, la terapia antiestrés… ¡Cuán enrevesado rescatar gotas de verdad de toda esa marabunta que inunda tanto las tiendas de música  como las de amuletos y velitas!

 

Probablemente los autores de los casos que les presentamos experimentaron prodigios reales; otra cuestión es si la armonía de las esferas cabe en la de los tres acordes del pop.

 

Kay Gardner

 

Una de las pioneras de la música de sanación, Kay Gardner libró una cruzada contra el rock 'n roll. A su juicio, el tempo básico de cuatro por cuatro, el de la mayoría de las canciones de la música popular, era “anapéstico” para el corazón, lo que quiere decir que va contra su ritmo natural y puede producir graves desarreglos. Su objetivo era configurar en su música vibraciones y ritmos positivos que pudieran "alterar el cuerpo físico a un nivel celular".

 

En sus primeros años en el sector, Gardner fundó el grupo de folk feminista-lésbico Lavender Jane, con quienes grabó la rareza Lavender Jane Loves Women (1973). Posteriormente la neoyorquina viraría hacia la espiritualidad femenina. La que se hizo apodar “la Niña Prodigio del Cosmos” combinaba sus interesantes grabaciones con talleres de curación y obras comprometidas. Una de ellas fue el oratorio "Ouroboros: Seasons of Life—Women's Passages" (1994), interpretado exclusivamente por mujeres y de temática neopagana, basado en los tres aspectos de la Diosa: Doncella, Madre y Bruja.

 

Según la teoría de  Gardner, existen nueve elementos musicales que se pueden conjugar en función de cada uno de los chakras del oyente: zumbido, repetición, armónicos, armonía, melodía, color instrumental (suponemos que el timbre), forma y “propósito” benévolo del compositor. La artista afirmaba que, desde el despertar de su propia kundalini, podía oír sinfonías en el océano.

 

Kay Gardner falleció en 2002 de un ataque de corazón. Dicen que el rock ´n roll ganó esta batalla. Que no la guerra.

 

 

Wilburn Burchette

 

Poco es lo que se sabe sobre Wilburn Burchette, salvo que en algún momento lució una barba y que se dedicaba a componer discos con títulos como Wilburn Burchette Opens The Seven Gates Of Transcendental Consciousness (1972): “Wilburn Burchette abre las siete puertas de la conciencia trascendental”. Su retrato más extenso se encuentra en el libro Revelation: The Divine Fire (1973) de Brad Steiger, que afirmó haber tratado al joven "ocultista-músico", el cual llevaba realizando extraños experimentos musicales desde los doce años, tratando no "interpretar música, sino emociones".

 

Decía Burchette que había descubierto la música de los misterios antiguos, aquella que en los primeros tiempos de humanidad hacía las veces del lenguaje y se utilizaba para trascender la temporalidad de lo terreno. En cambio, las sleeve notes de The Seven Gates Of Transcendental Consciousness revelan una psique quizás atormentada:

 

"[Este disco] ha sido creado por Wilburn Burchette de sus propias ideas originales. La música fue escrita, interpretada y producida por Mr. Burchette. No sólo creó Burchette el concepto, sino que combinó lo creativo con lo práctico diseñando y construyendo la IMPRO GUITAR única en la que se reproduce la música y [el equipo electrónico] que construyó y operó él mismo.

 

Wilburn escribió la poesía y colaboró en la creación de siete piezas del diseño artístico originario, representando las SIETE PUERTAS, con la artista de Wisconsin Caren Caraway.

 

LAS SIETE PUERTAS DE LA CONCIENCIA TRASCENDENTAL es ciertamente  una Producción de Wilburn Burchette".

 

Declara el curioso folleto que si se cuela ruido blanco de fondo es porque él, Wilburn Burchette, así lo ha preparado "para eliminar el vacío de fondo de la vacuidad". Sus oyentes y compradores ni se imaginan cuán privilegiados son:

 

"Ahora USTED  puede experimentar la conciencia trascendental sin pasar diez años en un monasterio tibetano […] Esta es una experiencia que usted puede recrear una y otra vez en la privacidad de su habitación - una experiencia que una vez fue la propiedad exclusiva del místico consumado. Ahora, usted también puede compartir el estado de mente indescriptible que ha sido el objetivo de buscadores de todas las tierras desde el principio de los tiempos. Ganará la serenidad de la mente y recibirá su propia medida de iluminación mientras finalmente rompe las ataduras, restricciones e inhibiciones que siglos de miedo, confusión y orgullo han infligido en la mente consciente de nuestras modernas civilizaciones. Wilburn Burchette le da las siete llaves - es usted el que debe abrir las puertas".

 

Hubo más discos del Maestro hasta 1977, dedicados a la meditación y a la glorificación de La Deidad ("The Godhead"), a menudo bajo el sello Burchette Brothers, codirigido  con su hermano,  que era químico.

 

 

Iasos

 

Descubrimos a Iasos, o Iassos, por imágenes semejantes a la que encabeza este artículo. Jamás se nos habría ocurrido que detrás de las apariencias (su aspecto de santón no ayudaba demasiado) se ocultaba un alma singular que, según los últimos descubrimientos científicos, había cruzado realmente a la Otra Orilla.

 

El compositor, de raíces griegas, afirmaba ser capaz de percibir una música paradisíaca en su cabeza desde 1967 (año idóneo para tales acontecimientos) y su labor musical ha consistido en plasmarla en grabaciones.  Iasos concibe un universo dividido en tres planos: el de los seres humanos, el de los elementales que engendran la materia de las formas naturales desde el pensamiento, y el de los ángeles que protegen la Creación y sus criaturas. También habla de monarquías galácticas: por ejemplo, entiende que los dioses clásicos Apolo y Diana se refieren al dios solar y la diosa lunar de un sistema solar cercano al nuestro.

 

Además de sus lecciones sobre cosmología y sanación, Iasos diseña vídeos iluminadores para Youtube, como por ejemplo el titulado: "Eleve sus vibraciones", que consiste en un  sonido que va volviéndose más y más agudo. Las instrucciones son claras: "Duración temporal=flexible: Salga cuando se sienta completo".

 

En su web oficial se acredita que Iasos “empezó lo que ahora es conocido como música New Age” en 1975 (cursivas suyas), junto al anterior Steve Halpern y -esto nos parece más difícil de rebatir- grabó el primer videoclip new age en 1982. De él dijo Alan Watts que “está haciendo la música clásica del New Age”.

 

Pero el mayor de los laureles lo recibió en 1989, cuando el Departamento de Psicología del State College de Plymouth hizo un experimento con individuos que habían sufrido experiencias cercanas a la muerte. Les facilitaron música de diversos artistas y Angelic Music (1978) de Iasos fue votada, “con un amplio margen”, como lo más parecido al Más Allá de lo que tenemos por acá.

 

 

The Fold

 

Kendrick Kerman, nom de guerre Ludgang Apollonysus, era el líder de la Iglesia Universal Espiritual Mayor/Menor, además de guitarrista de sesión en sus ratos libres. Lo suyo era una suerte de teosofía musical, cuyos "Ochenta y Ocho Maestros Ascendidos" incluían a Orfeo, Benjamin Franklin, Mozart y Beethoven (de Ludwig y Wolfgang sintetizó lo de "Ludgang"). Su objetivo espiritual era alcanzar el término medio entre luz y oscuridad, mayor y menor, agudo y grave. Para ello, hacia a sus seguidores vestirse de blanco o negro y nutrirse tan solo de alimentos  de uno de esos colores, vender figuras de origami realizadas con partituras y golpearse las orejas en grupo hasta captar el justo timbre del "diapasón cósmico".

 

A los infractores de su compleja rutina, basada en una superposición de la escala de doce notas al calendario lunar, se les castigaba privándoles de sus instrumentos o cambiándoselos por otros.

 

La banda oficial de la secta era la Ascended Maestro Rockestra, que cerraba happenings donde se ponía en juego la dualidad entre Apolo, encarnado en música de cámara, y Dionisos, en un ruidoso subconjunto llamado The Fold. Estos adquirieron fama independiente, frente a la aburrida pompa de la Rockestra, y amenazaban con desligarse. Ante ello, el espíritu de Debussy se le apareció a Kerman y le recomendó robarles el bajista. Más tarde, Bach le instó a robarles el batería, justificando que él mismo, para componer sus célebres fugas, nunca precisó de uno.

 

El grupo siguió adelante y grabó un temeroso disco, cuyas únicas copias fueron robadas en una intrusión armada en el estudio. El autor del incidente quedó sin esclarecer, pero Kerman fue encontrado culpable, en el proceso, de posesión de drogas, estupro y evasión de tasas. Huyó a México y dicen haberlo visto, desde entonces, en Islandia, Brasil, Nueva Zelanda o las Islas Fiji.

 

Como prueba física de esta increíble historia sólo queda una increíble -aunque algo dudosa- grabación en directo.

 

Sobre el autor:

Óscar Carrera

Estudió filosofía y estética en las universidades de Sevilla, París y Leiden. Autor de 'El dios sin nombre: símbolos y leyendas del Camino de Santiago' (2018), 'El Palmar de Troya: historia del cisma español' (2019), 'Mitología humana' (2019) y la novela 'Los ecos de la luz' (2020). [email protected]

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído