tumba_de_jim_morrison.jpg
tumba_de_jim_morrison.jpg

En muchas ocasiones los playeros de la costa gaditana abandonan su tumbona para correr al aeropuerto más cercano y peregrinar hasta la tumba de Jim Morrison.

Nuestra sociedad se parece cada vez más a nuestra televisión. Si buscáis los máximos elogios, moríos. Si halláis un soliloquio acorde con vuestro ritmo circadiano, rescataos. Cuando el azogue de la vida cotidiana os apriete el gaznate reíros y salid por la tangente preguntando a la concurrencia de la rúa paradojas limeñas edulcoradas de pimienta británica.

Hay difuntos microbios haciendo cola por mear en el servicio del bar de la moda. Hay asuntos cuchicheándose entre marías que, bronceadas, marcan a fuego a las lagartas ladronas de novios. De todas las cosas que oímos, ¿qué escuchamos? Absolutamente nada y será mejor así sobre los pinares del puerto. Porque, la forja de un rebelde aquí yace; y, ¡eh! yace bien. Hay discotequeros soñolientos haciendo de tripas corazón ante la morenaza que tienen a su lado de semiraperonosetoca. Hay camioneros atentos al naripa de los refrescos por si tras una cruzcampo pueden zamparse sus patatas fritas onduladas sabor jamón.

Hay presuntos premios reservados a segundones adictos a hacer el martes con parapentes submarinos. Hay conjuntos molones bastante trasnochados que pierden la prueba de sonido por perseguir melones a lo largo y ancho del chiringuito. Hay litronas tan calentorras como los labios de la macizorra que las apura. En muchas ocasiones los playeros de la costa gaditana abandonan su tumbona para correr al aeropuerto más cercano y peregrinar hasta la tumba de Jim Morrison.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído