img_3260
img_3260

Cuando era tan solo un adolescente soñaba con ser novelista. Escribir grandes novelas era una de esas ilusiones que cabalgaban por la mente del guionista Rafael Cobos. La idea de los libros dio lugar al guión de teatro, donde empezó a hacer sus pinitos y a no dejar de soñar en ningún momento. El escenario le abrió la puerta al cine, escribiendo los guiones de After y 7 Vírgenes, ejemplos cinematográficos de historias creadas de los personajes dentro de un contexto social y político en concreto.

Con La Isla Mínima, el éxito profesional ha llamado a su puerta en forma de Goya. El premio no ha cambiado nada de su vida personal ya que su principal lema es “currar y currar porque es lo único que diferencia la mediocridad de la brillantez”.

La Escuela de Arte de Jerez ha contado con la presencia del guionista para disertar sobre el éxito de la película de Alberto Rodríguez además de hablar de sus futuros proyectos. Previamente, los pasillos de la institución educativa servían como escenario improvisado de una entrevista que ha mantenido la Voz del Sur con el sevillano.

Cuando se veía con las manos sobre el teclado ¿pensaba que La Isla Mínima llegaría a tener el éxito de crítica y premios?

En ningún momento. Jamás podría imaginar el éxito que hemos tenido con esta película. Si que es cierto que todo el equipo estamos felices por el respaldo que ha tenido el proyecto pero no lo esperábamos en ningún momento de nuestras vidas.

¿Cómo surge la idea de escribir este thriller andaluz?

Surgió simplemente por una mezcla de elementos. Alberto Rodríguez, director de la película, llegó a las marismas a través de unas fotografías que reflejaban a las personas de la zona. Estas imágenes eran curiosas porque parecían hechas en los años de después de la guerra pero eran de los noventa. A raíz de esas fotografías observamos el espacio y pensamos que era el lugar ideal para que evocara una historia. Con el paso del tiempo vemos que el guión empieza a tomar sentido y al final surge La Isla Mínima.

Escribe entonces a raíz de las imágenes.

Primero hay que tener en cuenta un concepto. Hay que tener muy claro ese elemento, que nos hable. Para las películas que he escrito siempre ha habido una serie de fotografías que nos han hablado del contexto, ya sea político o social y de unos personajes. A través de esos elementos, se empieza a construir la historia.

¿Es más importante la historia o los diálogos que incluyen en ella?

Lo principal es la historia. Lo que ocurre dentro de ella es lo que da sentido a un proyecto. Cuando yo empecé a escribir siempre pensaba que iba a escribir los guiones con los diálogos más rimbombantes del mundo. Al final te das cuenta de que el diálogo es un elemento fundamental pero que si no cumple la misión de darle sentido a la trama pues sobra. Hay que tratar siempre de limpiar la historia.

¿Dónde está el éxito del equipo de trabajo de La Isla Mínima o Grupo 7?

El grupo está muy cohesionado. Siempre hemos trabajado en equipo. Somos fuertes y para que eso esté bien organizado surge la figura de Alberto Rodríguez. Es uno de los mejores directores de cine que hay en nuestro país. Es un gran generador de equipo.

Hablando de equipo y futuro, ¿qué proyectos hay sobre la mesa?

Pues acabo de terminar el rodaje de Toro. La hemos rodado en Málaga con Mario Casas y Luis Tosar. Próximamente empezaré a rodar junto a Alberto Rodríguez y todo el equipo El Hombre de las Mil Caras, un thriller político sobre la trama de Roldán y Paesa. Por otro lado, también ando metido con el mismo equipo de trabajo en el mundo de las series de televisión y estamos preparando un proyecto para Movistar TV sobre la Sevilla del siglo XVI.

¿Se ve metiendo a la ciudad de Jerez en alguna trama?

¿Por qué no? Jerez es una ciudad con mucha historia. Creo que tiene un presente-futuro artístico muy bueno.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído