La singular artista alemana Angela Dalinger visita Andalucía por primera vez para inaugurar en Jerez una exposición recopilatoria en la sala ‘Black Gallery’.

Sandra Wichmann (Angela Dalinger) nació el 6 de febrero de 1984. Estudió ilustración en Hamburgo, pero sigue viviendo en el pequeño pueblo que la vio nacer: Neetzendrof, cerca de Lüneburg. Pantalones negros rasgados y camiseta negra en la que parece que porta el firmamento, la célebre artista confiesa que esta es la primera entrevista que realiza cara a cara: “Cuando estuve en la feria del cómic, en Toulouse, me dijeron de hacer una entrevista por radio, pero la rechacé, soy muy tímida”. En la realización de esta entrevista con lavozdelsur.es ha colaborado la intérprete Yaiza Almengló.

Nos enseña un tatuaje de estilo románico que lleva en el brazo izquierdo en el que aparecen dibujados Adán y Eva. Y al estar entre ‘Iron Horse’ y la ‘Black Gallery’ comenta que se hará dos tatuajes más: uno ruso y otro realista en el brazo derecho, donde pondrá montañas, nubes, bosque y una luna. Todo lo que guarde relación con la naturaleza. Apunta que le gusta David Lynch y Lars Von Trier, aparte de que le es imposible decantarse por su película favorita de Disney.

La artista alemana trae a Jerez una mezcla de sus colecciones. No es nada nuevo, pero es la primera vez que se podrán contemplar sus pinturas en Andalucía. Además de ser una oportunidad para charlar (en alemán o en inglés) con la autora el día de la presentación, este sábado 16 de abril a partir de las 20:30 en la referida galería de la calle Eguiluz.

¿Cuál es su verdadero nombre?

No me gustaba mi segundo nombre de pila y utilizaba mucho Facebook. Utilicé como nombre de perfil Angela y a los 23 años me puse el nombre de Dalin. Hace unos 4 años decidí utilizar el nombre de Angela Dalinger porque sonaba mucho mejor, era más fácil de pronunciar tanto para los ingleses, para los francés, como para los españoles. Pero no es mi apellido real, mi nombre real es Sandra Wichmann.

Angela Dalinger se crea a sí misma, pero lo que pinta ya está creado, es decir, no crea una realidad distinta, ¿no?

Realmente es más real que irreal. Por ejemplo, en Facebook, vemos gente sonriendo, pasándoselo bien. Pero la realidad no es que la gente pose para hacerse una foto. La realidad es ver cómo la gente se divierte a su alrededor, y de esa manera se transmite en la foto un sentimiento de comodidad, que es más real para mí. No como ocurre en las revistas en las que se pueden ver muchos anuncios donde no se muestra la realidad.

Al contemplar sus pinturas, muestra lo normal, lo cotidiano, aquello de lo que no se habla, pero que al mostrarlo te pega una bofetada. Es el caso de la mujer menstruando en la bañera. ¿Con qué objetivo muestra lo banal en sus pinturas?

Cuando estoy empaquetando mis pinturas, cuando lo hacía por ejemplo en las primeras exposiciones, las miraba y pensaba que eran muy estúpidas, muy coloridas… Pero algunas veces cuando las miro pienso que me gustan, pero luego me aburro de ellas. Sin embargo, eso hace que pinte más. Es como un entretenimiento para mí y lo que quiero es pintar cosas distintas. No quiero tampoco aburrirme y entiendo que a las personas les gusten mis pinturas porque mi forma de ver mi propio arte es distinta a la manera que tienen los demás de ver mis cuadros. Tú si ves tus pequeños errores, aunque sean pequeños, pero la gente no los ve.

"Tú si ves tus pequeños errores, aunque sean pequeños, pero la gente no los ve"

Cuando pintas es normal que uno mismo vea sus propios errores. ¿Es señal de progreso? ¿Le sigue gustando lo que pintó antes?

Al principio, por ejemplo, cuando hice mi primer cómic, este no era exacto, no era perfecto. Pero sí era más espontáneo, fue por eso por lo que me gustó. Y desde entonces me he convertido más en una artista neurótica que quiere hacer las líneas perfectas, pero claro, no tiene por qué ser perfecto, porque se trata de arte ingenuo, de arte naïf. Sin embargo, lo que hacía antes sí era más nuevo, más espontáneo, y ahora estoy intentando volver a ese momento de entonces.

Confiesa tener mucho miedo de sí misma, de que su subconsciente le examina mientras está pintando: ¿qué teme?

Soy la máxima crítica para mis obras. No sé cómo explicarlo en realidad, pero hace dos semanas estaba pintando un cuadro bastante grande sobre un programa americano Murder Show y me senté enfrente de él. Suelo pintar en mi estudio pero me senté enfrente de él y lo estuve observando y me asusté, porque no me gustaba. Tuve que repintarlo varias veces. El año pasado cuando estuve en terapia pintaba muy poco, y desde hace unos 10 años también pinté muy poco porque siempre estaba bajo presión, me aburría… Y el pasado invierno pensé: está bien, vamos a intentarlo de nuevo. Pero me asustaba porque no sabía si podría seguir, si podría continuar pintando. Y pensaba que necesitaba un descanso para volver de nuevo otra vez a la pintura. Y supongo que lo que me asusta es quedarme atascada y no poder seguir. Aburrirme de mis pinturas y que mis pinturas no sean muy buenas. Porque quiero que sean banales, pero no demasiado banales.

¿Se ha preguntado alguna vez por qué pinta? ¿Por qué se dedica a esto?

La pintura es diferente a la fotografía porque con la pintura puedes crear tu propio mundo. Con la fotografía a veces se puede parecer a las pinturas realistas… pero con la pintura creas tu propio estilo y creas algo que nadie más puede crear. Nadie puede poner los mismos colores, dar el mismo toque, etcétera. Y al principio me dediqué a la fotografía, hace un tiempo, y me gustaba; pero actualmente no puedo imaginarme sin dedicarme a la pintura. Creo que me moriría, para mí es necesario, es vital.

"Actualmente no puedo imaginarme sin dedicarme a la pintura. Creo que me moriría, para mí es necesario, es vital"

En otras entrevistas dice que se identifica con Perla Esther Watson y Mazzarella Thomas. Tienen en común los colores, la profundidad y los edificios. Pero usted introduce una pizca de sangre en sus obras. ¿De dónde procede esa influencia? ¿Es su toque más personal?

Sí, para mí es la manera de expresar la depresión. Es simbólico. A través de la pintura puedo expresar la tristeza, la depresión… Y sí se puede pintar algo que sea divertido, pero cuando estás deprimido… es diferente. Trabajo sobre todo lo espontáneo y algunas veces situaciones divertidas; como una pintura que tengo en el que aparecen personas que convierten la mierda (algo que es muy simple, lo feo) en oro.

De vez en cuando se dibuja a sí misma. ¿Por qué siempre aparece muerta, sola o triste? ¿Qué significado esconde su autorretrato?

Realmente esconder no escondo nada. Son sobre todo momentos en los que estoy exhausta, depresiva. Por ejemplo esta pintura (señala un cuadro que está a su derecha), no me gusta porque es muy personal. Para mí fue muy difícil dibujarlo porque fue una época en la que estaba muy mal, fue justo cuando tuve que ir a terapia. Las tres personas que se ven, aparte de mí que estoy en el medio, son las tres personas con las que vivía y con las que no me llevaba muy bien. Al principio pensé que sería una buena idea vivir en una casa antigua con jardín… pero al final terminó todo bastante mal. Las dos personas que están a la izquierda son una pareja. Luego está el hombre de la derecha y yo en medio. Por eso se llama Trilema, viene de la expresión dilema y significa que tienes tres caminos que tienes que elegir pero ninguno es bueno.

El hombre de la derecha lleva una esvástica en el brazo.

Sí, él lleva una esvástica nazi, pero realmente era una buena persona, me enamoré de él. Pero él no sentía lo mismo por mí, y me lo hacía ver. Me trataba de una manera en la que yo interpretaba que no era la buena persona que yo creía que era. Y un día me dijo que estaba enamorado de Hitler. Para mí fue sorprendente porque no podía creer que aún hubiera nazis, y sobre todo que amasen a esta persona. Y la chica tenía como una doble personalidad. Ella siempre intentaba controlar a los dos y estar en medio de los dos.

De ahí el círculo en el que pinta la cabeza de ella con el cuerpo de una rata. Es una mala y una buena persona.

¡No! es una mala persona intentando ser una buena persona.

¿Qué palabras definirían su modo de plasmar la vida a través del pincel?

Para mí es importante ser honesta y sincera con una misma, y mantener mi propio estilo. Y nunca fingir ser alguien que no eres o tener un estilo que no es el tuyo. Intento que mis pinturas sean auténticas y es de hecho lo que ocurre con el art brut, que simplemente pintas por pintar. No intentas fingir ser algo que no eres. No intentas ser un artista copiando el arte de otra persona, y en eso consiste el arte naif, el arte ingenuo. Pintar porque te encanta la pintura. Pintar por pintar, porque realmente te gusta. 

¿Sigue viviendo en su pequeño pueblo? Hay poco de ciudad en sus pinturas. ¿Piensa que trasladarse a la ciudad cambiaría mucho su punto de vista artístico?

Sí. Lo que pinto ahora es realmente un reflejo de lo que he visto anteriormente en la ciudad. Aunque la ciudad en la que me crié era una ciudad pequeña, cuando estuve en Hamburgo había demasiadas personas, demasiado ruido, anuncios, medios de comunicación… Y cuando estoy en mi pueblo, no pinto lo que veo, no pinto lo que está a mí alrededor, las personas, las casas... Las personas quizás.  Pero tampoco es que haya muchas personas en mi pueblo. Realmente no pinto lo que hay a mi alrededor.

Al exponer mucha naturaleza en sus pinturas, ¿con qué animales se quedaría?

Mi problema es que no pinto lo animales muy bien. Pero mi animal favorito es el hombretopo, el animal que utilicé para mi primer cómic: Beowulf, mitad hombre mitad topo. 

¿Por qué sirenas?

Lo que dibujo realmente son sirenas malvadas. Son una especie de mujeres, pero las pinto simplemente porque me gusta dibujarlas y me gusta dibujar todo lo que esté debajo del agua.

¿Trabaja con música? ¿Qué suele escuchar?

Algunas veces me gusta escuchar música mientras trabajo, otras también pongo la televisión. Mientras estoy trabajando me gusta mucho escuchar algo de fondo en la habitación, y el tipo de música sería folk, o música de los 60s como The Beatles, The Doors, Led Zeppelin…

¿Y encuentra algo de inspiración a través de la televisión?

Antes me inspiraba en los documentales criminólogos sobre asesinos en serie, y eso me inspiraba a pintar, pero luego no sabía cómo usarlo en mis pinturas, no sabía cómo expresar esa inspiración.

¿Cuántas veces ha expuesto en España? ¿Es su primera vez en Andalucía?

Han sido cinco en España. La primera fue en Barcelona junto con Joan Cornellá, luego dos veces en Madrid, y después en Valencia el pasado mes de junio. Y esta es la primera vez que expongo en Andalucía.

¿En qué trabaja actualmente? ¿Cuáles son sus próximas exposiciones?

No hay nada planeado todavía, pero estoy deseando hacer una en Portugal porque hay muchas galerías a las que les encanta mi arte, y otra en Bélgica. También había planeado hacer una de nuevo con Joan Cornellá, pero cambiaron la galería…

Una germana a la que le gusta la cerveza española, eso no sentará muy bien por Alemania. ¿Ha probado ya el vino de Jerez?

(Risas) He estado a punto, esta noche creo que lo probaré. Pero me gusta más la cerveza que el vino y me gusta que en Portugal y en España se comparta una cerveza grande entre todos. Y sobre todo ahora que hace buen tiempo y se puede salir fuera. Cuando fui por primera vez a Barcelona, durante unas vacaciones en 2006, me bebí un litro de cerveza yo sola. Pero no sabía que la gente se reunía y compartía la botella. Simplemente me la bebí yo sola y la disfruté. 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído