javierfergo_coro-otello_02.jpg
javierfergo_coro-otello_02.jpg

Los integrantes del Coro del Teatro Villamarta viven con inquietud el futuro de la institución.

La incertidumbre les acompaña desde que se anunciara la disolución de la Fundación Teatro Villamarta. Algunos llevan más de diecinueve años como integrantes del coro, otros llevan tan solo unos meses y no han terminado aún el bachillerato. Los miembros del coro de la institución cultural, una de las más importantes de Andalucía, viven con inquietud el horizonte que aguarda al primer equipamiento cultural de la ciudad, que goza de un gran respeto a nivel nacional.

Otello ha sido el penúltimo espectáculo de la programación lírica en la que han participado y ya esta semana han comenzado a preparar las próximas, Cavalleria Rusticana y Pagliacci. La duda y el desconocimiento por conocer el futuro lo tienen tan presente como el optimismo y las ganas por seguir cantando. “Después de 19 años, venir a cantar con mis compañeros y en este teatro, es la mayor ilusión que tengo cada semana. Sigo al pie del cañón como si fuera el primer día y solo pienso irme si me jubilan a la fuerza”, asegura Juan.

De momento no tienen noticias sobre la viabilidad a futuro del coliseo, únicamente conocen la situación por lo que leen en la prensa. Desinformación e inquietud, dos sensaciones que tratan de dejar de lado manteniendo la esperanza por seguir cantando. “Personalmente siempre he mantenido la esperanza. Cuando hablo con los trabajadores del teatro se lo digo, la esperanza es lo último que se pierde. Sería muy triste para la ciudad que no hubiera más teatro Villamarta, un centro tan importante no solo a nivel autonómico sino también nacional”.
El escenario del Villamarta ha recogido multitud de historias no solo de óperas, sino zarzuelas, representaciones teatrales, elementos importantísimos para la cultura, una parte esencial de nuestra sociedad que ha sido castigada cruelmente debido a la crisis económica y los recortes. “Hay tres factores importantes que han provocado la disolución de la Fundación. Una política mal hecha, una economía bastante recortada en factores tan importantes como la cultura y sobre todo desinformación. Hay una parte de la política que no está en contacto con la realidad de los que les han votado. Es una cuestión que tienen que solucionar y nosotros como ciudadanos tenemos la obligación de decirle al político que este lugar lleva muchos años realizando una gran labor”, señala José Ramón.

El teatro es un ente vivo, un lugar donde la magia permite acercar la realidad a todo tipo de públicos. Joan Cabero, director del coro, ha renovado el coro en muchos aspectos, no solo por la calidad que está habiendo en las voces sino sobre todo en la cantidad de gente joven que está entrando. “En Bilbao viví una situación parecida a esta pero no tan dramática. Aquí se cierra la Fundación y no sabemos qué va a pasar. Aunque se diga que van a buscar soluciones nadie sabe cuáles son. El problema no es que el teatro se cierre o no. Esto es un ente cultural que lo lleva gente especializada en todos sus aspectos, hay una programación variada y eso se tiene que manejar con profesionalidad. No se trata de decir que el teatro quede abierto, a mí eso no me consuela. Un teatro que sea mal llevado se viene abajo.

Javier está terminando sus estudios de bachillerato y es una de las voces nuevas del coro. Con Otello vivió una representación mágica y descubrió cómo la gente joven puede disfrutar con la ópera. “Jamás en mi vida había ido a una ópera, pero cuando lo haces y te involucras tanto lo vives de una manera especial, es una experiencia única. Cuando hice Otello creo que fue sin duda la mejor noche de mi vida”.

"No se puede pedir beneficio a una Fundación que tiene déficit y a la que le han quitado todas las subvenciones por parte de todos los organismos"

Teresa es otra de las veteranas del coro que, pese a ser consciente de la incertidumbre que rodea al coliseo, no pierde las ganas ni el optimismo porque todo se pueda arreglar. “Somos conscientes de que el teatro está enfermo, pero se puede curar. Este lugar lleva muchos años con déficit y hemos vivido muchas etapas duras. Hemos aguantado con carros y carretas, ha llegado Joan y el coro ha resurgido. Somos gente con muchas ganas y hace falta más información”.

La economía sin duda es el factor importante como bien señala Juan, el más veterano de todos los integrantes que mira el futuro con la misma filosofía de Simeone. “Particularmente voy ópera a ópera. No se puede pedir beneficio a una Fundación que tiene déficit y a la que le han quitado todas las subvenciones por parte de todos los organismos. Es una culpa económica, porque artísticamente no se puede discutir. Aquí vienen figuras cobrando lo mínimo porque este teatro está considerado como un lugar que acoge, ha promocionado a muchos artistas”.

La música sigue sonando entre los bastidores, el coro calienta sus voces y como bien indica Cabero: “Yo voy a trabajar la siguiente opera como si el teatro siguiera funcionando los próximos 20 años. La desilusión no la va a notar ninguno de los miembros del coro porque no la voy a tener. Esto es una pasión para todos”.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído