Pepa Parra explicó en su introducción que La voz deseada es un trabajo que viene de lejos, es un proyecto a largo plazo. Este CD es su primera parte, con nueve canciones de poetas andaluces. Pepa Parra nos presentó a Carmen Garrido, la compositora y pianista, a Pilar Moráguez, voz soprano, y a la poeta Inmaculada Moreno. El título del disco procede de un poema de Borges, dedicado a su padre. El productor del CD es Paco Ortega. Ha sido publicado por Producciones Dulcimer Songs y grabado en los estudios Musigrama. Carmen Garrido es pianista y compositora. Ha pertenecido a la plantilla de Ambientación Musical de RTVE desde 1986 hasta 2008, trabajando tanto en la dirección de programas como en los servicios informativos. Ha realizado bandas sonoras para programas y también ha asesorado musicalmente para la selección de músicas y efectos sonoros. Como compositora ha realizado música original para diferentes documentales. Es profesora de piano y ha llevado a cabo numerosos recitales de música clásica. La poeta Inmaculada Moreno, que participa en el disco, nos habló del origen de La voz deseada: “Todo surgió a partir de un fogonazo que Carmen Garrido tuvo con un único poema. A partir de ahí ella quiso componer una serie de canciones para piano y soprano. Pensó en un principio hacerlo sobre Cádiz y La Habana. Pero el proyecto tomó su camino él solo, durante quince años. El proyecto fue creciendo y se fue convirtiendo en un disco de poesía y música a partir de textos de poetas andaluces. Esto explica que haya mayoría de poetas gaditanos en esta versión. El proyecto de Carmen Garrido es muy intuitivo, muy personal. La voz de Pilar Moráguez, una voz de lujo, ha hecho realidad ese proyecto. Le ha dado forma física”. El acto de presentación consistió en dos partes. En primer lugar, Inmaculada Moreno y Josefa Parra leyeron los poemas de Luis García Montero, Felipe Benítez Reyes, Inmaculada Moreno, José Mateos, Josefa Parra, Abelardo Linares, María Márquez y Javier Salvago. A continuación Carmen Garrido y Pilar Moráguez interpretaron las canciones: Dedicatoria, Amanecida, Las ciudades sin ti, Un mal despertar, Razón de Amor, Soleares, Infancia, Más allá de la sombra, Identidad.Los poetas saben que este trabajo de Carmen Garrido aporta una nueva vida a sus poemas, porque realmente se trata de una nueva creación, no de una simple adaptación musical. De hecho, en algunos casos, los títulos de las canciones no son los mismos que los que llevan los poemas. Josefa Parra ha dicho: “Escucho Razón de amor vuelto canción y siento que el poema ha encontrado una nueva vida, reconocible pero a la vez diferente de la que yo haya podido darle. La sensación es de pérdida y recuperación unidas: el texto suena otro, ajeno y sorprendente; y, a la vez, está tan cerca de lo que pretendí al escribirlo… La música confiere un cuerpo aéreo al poema, un velo que por momentos lo cubre y embellece, y por momentos lo deja desnudo, a la intemperie, como recién nacido. Lo vuelvo a descubrir en esta canción”. Según José Mateos, Carmen Garrido “ha logrado acercar esos poemas al silencio significativo de lo que emociona, y ha logrado que, tras escuchar su música, salgamos de ella limpios y mejorados”.

De Luis García Montero: Dedicatoria.

Si alguna vez la vida te maltrata, acuérdate de mí, que no puede cansarse de esperar aquel que no se cansa de mirarte.

De Inmaculada Moreno: Amanecida.

Cuando amanece hace más frío y una no se resiste a aspirar la mañana, abrir de par en par la vida, desordenarla en los pulmones y dejarla en el borde de las horas amplia, llana y azul como un pañuelo.

De Felipe Benítez Reyes: Kasida y Rondó.

Las ciudades sin ti no las recuerdo Son las flores cerradas del mundo Las ciudades sin ti no tienen nombre Las ciudades sin ti no las recuerdo La noche solitaria que parece Tan sólo una tiniebla vagabunda La noche en que no estás tiembla mi noche Si el vacío me mira con tus ojos Vale más el vacío que la vida Si me mira el vacío con tus ojos La noche en soledad corrompe sueños La noche en que no estás tiembla mi noche.

De Josefa Parra: Razón de amor.

He visto la poesía creciéndote en los muslos. He visto por tu carne el eje de mi voz, y las palabras tatuando tu cintura. Ahora comprendo, porque está tan claro, que nunca dejaré de desearte.

De José Mateos: Un mal despertar, canción 15

Muy lenta, al anochecer, entraste a ver mi secreto…

Alma, ¿de dónde has venido? ¿desde el fondo de qué sueño vuelves fría y asustada? ¿Qué es lo que viste por dentro?

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído