Fede Collado (Dj Divino Fino), José Crespo (vocalista), Pepe Chilla (saxo) y Kiko Tiburón (guitarra) forman parte de una particular banda que interpreta un estilo que ellos mismos denominan como “electro swing balsámico en 'andalú”.

“Hacemos música para divertir, nosotros abogamos por no dar pena”. Con esa premisa nace La Pompa Jonda, un grupo que, bajo este nombre lleva unos pocos meses, pero cuyos componentes tienen una larga trayectoria en el mundo de la música. “Antes éramos Here & now!, pero eso la gente no sabía decirlo y decidimos cambiar”, dice Fede Collado, más conocido en el mundillo como Dj Divino Fino, encargado de poner la base para que sus compañeros empiecen a improvisar. Así sacan los temas. Componen entre todos, como lo hacían cuando empezaron en las jam session del Bar Cuatro Gatos, donde se conocieron.

José Crespo, el vocalista, aporta la letra, que moldean entre los cuatro integrantes del grupo. “Falta uno y cojea la mesa”, asegura Fede, que junto a Pepe Chilla, al saxo y la flauta, y Kiko Tiburón a la guitarra, interpretan un estilo que ellos mismos denominan como “electro swing balsámico en andalú”. ¿Y qué es eso? La unión de los gustos musicales de cada uno. Kiko es más rockero, Pepe más de jazz, a José le van los ritmos árabes y a Fede el funky y la música electrónica.

"Una ciudad que se dedica sólo a un palo lo que hace es empobrecer culturalmente a la gente”

La Pompa Jonda nace con la idea de romper con el “letargo” musical de la ciudad, dice José Crespo. Él, que viene de otros grupos como Mala espina o Los inestables, lleva dos décadas dedicado a la música, e incluso ha tenido alguna incursión teatral con la parodia Huevos a la flamenca. El grillo de Cuartillo, como le gusta llamarse –aunque muchos le conocen como Palomo–, cree que mantienen el espíritu de las jam session de sus inicios y se muestra partidario de que la ciudad apueste por otros estilos musicales, no sólo el flamenco: “A mí me gusta, lo escucho en mi casa, pero una ciudad que se dedica sólo a un palo lo que hace es empobrecer culturalmente a la gente”.

El saxo, Pepe Chilla, que conoció a Fede en el mismo local, empezó “jugando con la música” de pequeño, con la flauta dulce. “Luego escuché a Jorge Pardo –flautista– y dije: yo quiero eso”. Después llegó el conservatorio, estudió saxofón, y pasó por grupos como Granujazz hasta aterrizar en La Pompa Jonda. La cuarta pata, Kiko Tiburón, pertenece a una familia de músicos. De hecho, el apellido artístico viene del grupo del mismo nombre nacido en los 80, que luego mutó en Piel de tiburón, del que formó parte con tan solo 16 años. Luego, MisterCometa, con quien estuvo “en la Primera división de la música” –de hecho les produjo un disco Warner Music– y ahora compatibiliza su participación en La Pompa Jonda con Niño Libre: “De profesores tuve a mi tío, Pedro Tiburón, el mejor guitarrista del mundo entero, a Diego Pozo El Ratón, y a Luis Balaguer. Casi ”.

“Otra cosa no, pero arte en Jerez hay a raudales”, dice Fede, que cuenta que el comienzo del grupo, como el de todos, va lento, pero seguro. “Nos movemos con la maqueta, los vídeos de Youtube…”, dice, aunque afirma que una vez actúan en algún local, siempre repiten. Él, que también toca la batería en el grupo S.L., asegura que “Jerez no es sólo flamenco”, y eso intentan hacer ver a sus seguidores, que van creciendo poco a poco. En el Primavera Trompetera intentarán darse a conocer más. Éste será su primer festival como grupo, donde intentarán transmitir la alegría que tanto pregonan. Y que desprenden en cuanto sueltan más de dos frases.

Ahora trabajan en su primer disco como La Pompa Jonda. Llevan grabados seis temas, en el estudio La Bodega de Josema Pelayo, y la producción corre a cargo de Lance Quinn, un productor que reside en Florida y que, entre otros muchos proyectos, colaboró durante una temporada con los Ramones y produjo los dos primeros discos de Bon Jovi. “Escuchó la voz de José y se ha enamorado de ella, dice que la que más le gusta es la de Elvis (Presley) y luego la suya”, cuenta Fede entre risas. “Un poco exagerado, pero él flipa con mis quejíos”, resta importancia el propio José.

Desde luego, no pasan desapercibidos. Y no sólo por su música, también por su estrafalaria forma de vestir. Como la que llevan cuando se realiza la visita al estudio en el que dan rienda suelta a su imaginación. José lleva peto vaquero, camisa roja y sombrero cordobés; Kiko posa con gafas de sol blancas, sombrero gris y un pañuelo de lunares morado; Fede con gafas de espejo y jersey de varios colores; y Pepe con un sombrero negro a juego con la sudadera. Una vestimenta que, después de escucharlos, es lo de menos.

Sobre el autor:

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído