¡Y lo que podría ser el barrio de San Miguel si la planificación urbanística fuera otra!

Allí nació Lola, dicen que en el número 45, donde una placa la recuerda... y nadie se acuerda, aunque precisamente este año el Ayuntamiento de Jerez rinda homenaje a la jerezana más universal. La calle del Sol, una de las más largas del centro histórico de la ciudad, también fue una de las más populosas en la primera mitad del siglo pasado. De ella y de muchas de las calles de la histórica Plazuela, han salido numerosos genios del arte flamenco. A un lado y a otro de su paralela, la calle Empedrada, la Paquera y la propia Faraona, aguardan inmortalizadas el espíritu del barrio de San Miguel.

Históricamente tenemos constancia de la existencia de la calle del Sol y de la propia Plazuela desde comienzos del siglo XVI, como extensión del arrabal de San Miguel. Y en ella el sol da como en ninguna. Camino de las playas de San Telmo y del Jerez más salino, si se me permite el término, la calle del Sol es una de las más especiales de nuestra ciudad y una de las grandes olvidadas. Su belleza no tiene parangón. En las fotografías antiguas, en blanco y negro, la calle del Sol toma un tinte épico, de cuadro, de película...Pintoresca y vivaz, la calle Sol podría ser un auténtico trajín de jerezanos, como antaño. Y es que pese a todo, la calle Sol guarda tesoros como algunas corralas, casas de vecinos, que hace no mucho eran testigos de la vida en comunidad, como hace poco ha recordado Claudia González Romero en este mismo periódico. Una vida en comunidad que se ha perdido en pos de la vida moderna. ¡Y lo que podría ser el barrio de San Miguel si la planificación urbanística fuera otra!

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído