El grupo musical comienza su breve gira gaditana y explica qué busca transmitir con su mestizaje de música "andalusí, medieval, flamenca, jazz, rock, del Renacimiento y barroca".

Ataviados con camisas frescas, pantalones holgados y pañuelos sobre sus cabezas, cinco músicos consiguen meterse en la piel de unos ándalus de la Edad Media. "¿Quieres que toquemos en vaqueros?", pregunta uno de ellos entre risas. José María Cala es la voz, José Cabral a las cuerdas, Andrés Rodríguez golpea las baquetas, Juan Miguel Cabral 'El Coyote' en el bajo y Antonio Torres, profesor de música en el Conservatorio de Jerez, controla los sonidos de viento. Juntos forman La Banda Morisca, una formación musical gaditana que quiere "acercar un poquito esa música ancestral a sus dueños". No son musulmanes forzados a tener que cambiar de religión, son unos músicos que se encontraron casualmente en el Día de la Cobijada, un encuentro musical en Vejer cuya temática era "fusión flamenca con música oriental". Y así, por dicha del destino, surgió la idea.

Era 2011 y desde entonces comienzan a unir sus respectivos gustos musicales: "Nuestro referente era la música que traíamos como bagaje. Cada uno tenía su propio estilo, que sale por la unión de la variedad. Es un caldero donde cada uno echa sus ingredientes", comparte el jerezano José Cabral. Pero el primer disco no se llega a grabar hasta 2013. Tres años después, la banda, con un sonido mucho más lineal y un estilo más sólido, saca su segundo álbum e inicia su primera gira en la provincia: San Fernando, Medina Sidonia, Jerez...  La Banda Morisca es un mestizaje de toda la música interpretada en la zona desde el siglo XV: "Canciones populares andaluzas, influencia fuerte de música andalusí que queda todavía en el norte de África. Y luego música medieval, jazz, rock, del Renacimiento, barroca… todo. Porque todo en realidad está entrelazado", señala Torres.

"Sale por la unión de la variedad. Es un caldero donde cada uno echa sus ingredientes"

¿Si hay de todo, por qué el nombre escogido? "Nuestro nombre no se refiere tanto a la banda como agrupación musical, sino a la banda geográfica de los moriscos, una franja que separaba los reinos de Castilla y Granada", comenta el guitarrista. Todo es un juego de palabras, ya que usan también el término 'morisco' para hacer alusión a la transformación cultural que se hizo de la mano de los Reyes Católicos y llevarlas a su terreno. Plasmarla en un contexto actual de crisis y de variedad cultural. El grupo musical disfruta con la riqueza del lenguaje, ya sea la actual o la de siglos pasados: "en ese marco se fundieron las culturas del Norte con las propias que había en Al-Ándalus; que ya a su vez eran una fusión importante de culturas bizantinas, africanas, europeas. La cultura andaluza es una gran amalgama de culturas", relata uno de los jerezanos.Son mínimamente herederos de Radio Tarifa: “Parte de la formación inicial de esta banda provenían de ese grupo”. Dicen que los orígenes están ahí, pero que como en toda cultura, todo fluye y evoluciona, por lo que a día de hoy La Banda Morisca no es la que fue hace cinco años. La voz es distinta, los elementos integradores están renovados y las inspiraciones son otras. “Visto además desde la perspectiva de 20 años después, porque Radio Tarifa es un grupo de principios de los 90”, indica José Cabral. 

Haciendo justicia a las reacciones que pueden provocar y al sentimiento que buscan transmitir, este banda, colmada de un sinfín de elementos populares de Al-Ándalus, también juega al doble sentido en el título que dibujan en su segundo álbum: Algarabya. ¿Qué es una algarabía? “En realidad es una manifestación de alegría, pero luego la fuente de esa palabra nos encanta: la lengua que se hablaba aquí”, responde Cabral. Y es que esta banda andaluza no deja de estrujarse la cabeza para encontrar palabras que la definan a la perfección. “Los conquistadores, como no entendían el idioma, empezaron a decir: ahí están con la algarabía”, apunta el guitarrista de ellos, a lo que añade: “Y realmente lo que hacían era hablar en su lengua. Hablaban una mezcla fantástica entre el romance, el latín, el galaicoportugués y el árabe. Era una cosa única”.

"Queremos recuperar la música que nos robaron, al igual que nos quitaron nuestro idioma. Es nuestra cultura, la música andalusí es nuestra"

Incomprendidos y despreciados por manejar un idioma distinto -lejos del cristianismo-, La Banda Morisca busca reconciliar una cultura olvidada por los andaluces. Eso sí, sentida entre muchos cuando asisten a los conciertos: “Muchos decimos qué es lo que tiene el flamenco que lo escuchas y te entra por las venas. Pues un poco ocurre con la música que hacemos nosotros. No es flamenco, pero tiene un poco de flamenco, de música andalusí, árabe...”, apunta el profesor de música. La banda, que cumple un lustro, explica que es una música andaluza de hace más de 500 años: "Queremos recuperar la música que nos robaron, al igual que nos quitaron nuestro idioma. Es nuestra cultura, la música andalusí es nuestra", declara uno de los componentes que está más inmerso en la moriscología

El público estadounidense ya ha presenciado "el flamenquito moruno", como algunos lo llaman. No obstante, dicen que cuando acaben con el tour gaditano tienen pensado volver a cruzar el charco para tocar en Canadá y en el festival de Kansas. Antes, actuarán en Plasencia y en Granada. En todos los escenarios, La Banda Morisca intenta que los asistentes interactúen, que bailen, que dancen, que sientan. Y si actúan en Andalucía, "que la gente aprenda que esta música es suya".

Sobre el autor:

Claudia González Romero

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído