Lo que una el flamenco, que no lo separe el hombre

Jesús Méndez y Pedro El Granaíno abren el ciclo flamenco del Teatro Soho en Málaga con un mano a mano, donde el principal vencedor fue el público asistente a una cita en la que ninguno de los dos artistas se dejó nada en los camerinos

Jesús Méndez y Pedro El Granaíno, mano a mano por martinetes, tonás y deblas, abriendo 'Metales' en el Teatro del Soho
Jesús Méndez y Pedro El Granaíno, mano a mano por martinetes, tonás y deblas, abriendo 'Metales' en el Teatro del Soho David Montes

Jesús Méndez y Pedro El Granaíno - Espectáculo Metales - Flamenco en el Soho (Málaga)

Ficha técnica:
Espectáculo: Metales – Ciclo: Flamenco en el Soho – Artistas: Jesús Méndez y Pedro El Granaíno – Lugar: Teatro Soho Caixabank (Málaga) – Fecha: 9 de febrero de 2024 – Cante: Jesús Méndez y Pedro El Granaíno – Toque: Pepe del Morao y Antonio Patrocinio (hijo) – Palmas: Diego Montoya y Carlos Grilo – Aforo: Tres cuartos

Los esfuerzos de Green Cow por establecer de forma permanente un festival de flamenco en el Teatro Soho en Málaga parecen estar dando sus primeros frutos. Y el espectáculo Metales que protagonizaron en la jornada de apertura Jesús Méndez (Jerez, 1984) y Pedro Heredia El Granaíno (Granada, 1973) no hizo más que refrendar las ganas que tiene el público, en cualquier época del año, de disfrutar del principal embajador cultural que tiene la Marca España en el mundo: el flamenco.

Tan es así, que ni la lluvia, ni el fuerte temporal que azota el país durante el fin de semana, ni siquiera la más que justa huelga de transportistas y agricultores, pudo con una cita que, gracias a que todo el mundo puso de su parte, se pudo desarrollar sin problema alguno. Agricultores y transportistas incluidos.

Si para los propios malagueños fue complejo llegar hasta el espacio escénico — con la que estaba cayendo—, aquellos que llegaban desde más allá de las fronteras de la capital de provincia andaluza tenían doble mérito aún. La jornada tenía de forma intrínseca todos los elementos necesarios para que todo hubiera salido al revés, pero afortunadamente no fue así y disfrutamos de una magnífica noche de cante, donde ambos artistas no se dejaron nada en el camerino.

Y como las ganas le pueden a cualquier adversidad, y de eso había mucha tanto en el escenario como en el patio de butacas, desde el primer segundo los artistas pudieron notar en primera persona que en "el Teatro de Antonio Banderas" pasan cosas y los duendes que se hacen de carne y hueso para disfrute de todos encarnados en los técnicos, hicieron que la velada fuese un placer para los sentidos.

Así, desde las tonás, martinetes y deblas iniciales a la limón entre Jesús Méndez y El Granaíno, hasta la pataíta de Diego Montoya con la que se despedían hora y media después, dos universos cantaores diametralmente opuestos buscaron darse la mano bajo los metales del cante más clásico e imperecedero.

Jesus Méndez en el Teatro del Soho de Málaga
Jesús Méndez remataba en pie su actuación por bulerías.

Jesús Méndez fue el primero en quedarse solo ante el peligro, con Pepe del Morao como escudero a la bajañí y el soniquete de metrónomo que tienen en sus manos Carlos Grilo y Diego Montoya. Soleá por bulerías, que no es lo mismo que bulerías por soleá o bulerías pa' escucha — aunque lo parezcan—, fue el cante escogido por el heredero de la Casa Paquera para mostrar sus cartas credenciales. Manuel Torre y las pérdidas que aguardan ganancias. Las duquelas terremoteras, con el bordón Morao de Pepe siempre al quite. ¡Qué grande esa casa tocaora!. Los rincones por los que se rebuscaba Tomás Pavón. La voz plena que deja el regusto a Chocolate en los negros anuncios del alba. O cerrar con ese recuerdo al Sordo La Luz y lo buena que era su madre, capaz de empeñar su mantón con tal del bienestar familiar, ponía el listón a una cota importante.

Sin abandonar la tierra que le vio nacer, incluso hasta por malagueñas, se agarró de nuevo a la mano del loco de La Plazuela y genio primigenio de lo jondo, para encontrar quien le quisiera. Y de Manuel Torre, al Mellizo para el remate. Dos grandes en el recuerdo. Como grandes había en el escenario.

Y como es de obligación en el terruño que respiran cada día los Méndez y los Morao, cerraron por bulerías una actuación redonda, con un claro recuerdo a Luis de la Pica y Juan Moneo El Torta — que nunca caen en el olvido en la voz de Jesús— así como las falsetas morenas de una casa tocaora fundamental para el cante en Jerez.

Jesús Méndez, por bulerías, en el ciclo Flamenco en el Soho - Canal YouTube Flamencomania TV

Dos colleras de fandangos al aire terminaban de poner al público en pie y dejar el patio de butacas calentito para que, acto seguido, El Granaíno y Patrocinio hijo cogieran el relevo a través de la vidalita de Marchena (versión Morente) que remataron de forma magistral con las letras de Pedro Peña, dedicadas a la particular forma que tuvo su tía Ana de aguardar el regreso de su marido, bordando en el balcón hasta el último de sus alientos, después de que este fuera apresado en tiempos que mejor no recordar.

Y dedicando el cante por seguiriyas “a los técnicos que están detrás de nosotros” que hacen posible que se produzca el milagro cada vez que se sube el telón, un inspiradísimo Patrocinio Hijo hizo que el de Granada se tuviera que apretar fuerte en la silla. Juego de poder a poder. Uno agarrado a Tomás Pavón hasta los últimos momentos, donde buscó cobijo en Santiago y Santa Ana encomendándose a Manuel Torre y el otro con una pulsación digna de mención aparte.

Pedro El Granaíno y Patrocinio hijo por seguiriyas pusieron al público en pie.
Pedro El Granaíno y Patrocinio hijo por seguiriyas pusieron al público en pie.

Como lo fueron los postreros tangos, donde el universo cantaor de Pedro El Granaíno juega en casa y los domina como el que disfruta de un café en una tarde de invierno, pero con un aguacero menos intenso que el de ayer. Remedios Amaya, Camarón y Morente, sobre todo estos dos últimos, son junto a la genia de Sevilla su santo, seña y guía. Desde el famoso Turu Turai de Remedios hasta el estribillo del Lenguaje de las Flores morentiano “ojalá estuviera un mes lloviendo y no nos pudiéramos ir de aquí”, tal y como le vitorearon desde el público.

Vidalita de Marchena según Morente de Pedro El Granaíno con Patrocinio hijo al toque - Canal YouTube Flamencomanía TV

Un público que durante una hora y media disfrutó de un recital que tuvo de nuevo a los fandangos como epílogo, por parte de los encargados de la clausura, así como un pasaje donde en el fin de fiesta por bulerías dejaron momentos de arte y mucho ángel con los replantes de Carlos Grilo y Diego Montoya, que pusieron la guinda a un espectáculo en el que quedaba patente que el universo flamenco, en su vertiente más clásica y de raíz, no es excluyente ni hay límites, sino más bien necesidades de ofrecer diferentes visiones. Todas buenas, todas interesantes, todas con metales preciosos como el que ofrecieron Jesús Méndez y Pedro El Granaíno en esta inauguración del ciclo Flamenco en el Soho.

Sobre el autor:

Captura de pantalla 2022 11 06 a las 16.43.02

David Montes

Comunicador, flamencólogo.

...saber más sobre el autor

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído