Hallan en el fondo del mar una de las máquinas Enigma que usaban los nazis para enviar mensajes secretos

Buzos alemanes que buscaban redes de pesca abandonadas peligrosas para la vida marina encuentran este objeto histórico en la Bahía de Gelting. Creen que fue arrojada por uno de los submarinos que se hundieron en esta zona durante la Segunda Guerra Mundial

Máquina Enigma que usaban los nazis para enviar mensajes secretos.
Máquina Enigma que usaban los nazis para enviar mensajes secretos.

Un grupo de buzos alemanes han encontrado en el fondo del mar Báltico una de las máquinas Enigma que utilizaron los nazis durante la Segunda Guerra Mundial mientras exploraban la zona en busca de redes de pesca desechadas  que ponen en peligro la vida marina. Al principio, pensaron que habían descubierto una máquina de escribir en la Bahía de Gelting, sin embargo, rápidamente, el arqueólogo submarino Florian Huber se percató de la relevancia del objeto. 

El buzo jamás pensó que fuese a encontrarse con la legendaria máquina que ha plagado estudios y libros sobre la época pese a que asegura que ha hecho "muchos descubrimientos emocionantes y extraños en los últimos 20 años". Estas máquinas fueron usadas por el ejército nazi para enviar y recibir mensajes durante la guerra como estrategia para mantener en secreto sus pretensiones. pero los criptógrafos británicos descifraron el código y, los aliados obtuvieron una ventaja en la lucha. Concretamente, el equipo liderado por el informático Alan Turing fue el que interpretó el mensaje oculto desde la instalación militar de Bletchley Park y logró acortar la guerra, salvando así a miles de vidas.

Antes de la rendición de Alemania en mayo de 1945, unos 50 submarinos obedecieron la orden de hundir sus naves en la Bahía de Gelting, cerca de la frontera danesa, para evitar que los capturaran los aliados, y destruyeron las máquinas. Por eso, los buzos creen que esta máquina fue arrojada al mar desde uno de esos submarinos que se estaba sumergiendo. En general, los alemanes hundieron más de 200 en los mares Báltico y del Norte al final de la guerra.

La empresa Submaris, con sede en Kiel, a la que pertenece Florian Huber, ha localizado un objeto de gran valor histórico que estaba formado por un teclado y ruedas que codificaban mensajes. Aunque se produjeron varios cientos de miles de máquinas, solo se sabe que existen unos pocos cientos, que se venden en subastas por decenas de miles de euros. Los buzos han entregado este artículo al museo de arqueología de Schleswig.

Sobre el autor:

lavozdelsur.es

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído