Manque, por lo ordinario y cien causas, seamos personas pastoreadas en la triste obviedad  -asumida y consentida por nosotros; ciudadanas y ciudadanos andaluces del mundo-, de la omnipresencia incontestable de ESO que se ha dao en llamar post verdad, verlahí: LA MENTIRA; el vacuo bombardeo, ítem más obsceno y pertinaz en aquestos tiempos, del lenguaje político en clave electoral -perpetuo, sin tregua ni descanso; haya o no urnas de por medio-, que por doquier emplean sin pudor alguno profesionales del gremio con ideologías incluso antagónicas pero cómplices en el vicio común de la propaganda falaz; provoca: logra: causa que, cuando se pasan –sin despeinarse- siete pueblos, eso afecta, afecte de manera traumática a uno hasta considerarse próximo inmediato a la tontura y, entonces, diga basta.

Con más de 3.000 metros cuadrados, este espacio mostrará de forma exhaustiva, cercana, interactiva y didáctica un arte que es rico, diverso, múltiple y heterogéneo, convirtiendo a Jerez en el epicentro del flamenco. Así, el Museo hará un recorrido por los orígenes del arte, su desarrollo, cómo se distribuye territorialmente, las músicas, los bailes, el cante, las peñas flamencas o la discografía existente. Además, estará muy presente el papel fundamental que han jugado las mujeres en la transmisión, desarrollo y pervivencia del Flamenco...(*)

¿Os creéis de veras que, gracias a vuestra luminosa iniciativa, vosotros sois quienes vais a convertir a Jerez en el epicentro (sic) del flamenco? ¡¡¡Seréis ilusos!!! ¿Seréis tan engreídamente vanidosos? Jerez es, fue y será centro del flamenco mientras, por sus gentes, sea factoría de compás hasta en las tapias de su cementerio y continúe dando al mundo el “leco” de criaturas tan maravillosas como María Terremoto, por citar un solo de sus brillos últimos.

¿Habría modo más demagógico y pueril de introducir en el relato el asunto de las peñas y el papel de la mujer? Lo de las peñas es una anécdota, lo de la mujer es una categoría. Lo primero, circunstancial y secundario. Lo segundo, capital. Las peñas son un párrafo en la nota del libro. El sitio de la mujer, de las mujeres, aún no se ha terminao de escudriñar lo suficiente, pero -en comparación- serían –son y serán- libros, tratados, enciclopedias.  ¿Dónde la vara de medir? ¿En qué rincón de este discurso errático se pude descubrir una brizna de razón, de pensamiento sólido; endevé de electoralismo populista ramplón, tan mediocre y pueril como barato?

¿Ustedes saben lo que, en verdad, es un museo? ¿Ustedes se han preguntao honestamente si la más necesaria y productiva inversión que  -ahora- el Flamenco y Jerez necesitan es un museo? ¿Un museo de qué? ¿Un museo para qué? ¿Qué Agencia de listos escribidores os ha facturado el panfleto, paradigma de oportunismo ignaro?

De ahí, de todo ello y más, por vuestro impecable y contumaz desafuero; os demando: ¿Cómo pudisteis juntar en siete escuetas líneas tantas pamplinas, sin que se os pusiera la cara una mijita colorá? Miren ustedes, muy señores nuestros Vicepresidente y Consejero de Cultura del Gobierno de Andalucía, en funciones, a más de candidatos por Cádiz en la lista de los seis hospitales y de lo andaluza que es una cómo vosotras y vosotros mis viejos mis niños… Tengan respeto. Atiendan las opiniones de profesionales competentes. Escuchen. Aprendan. Y no reincidan en vicios nefandos.

¿Por qué os empecináis en “imponer” un proyecto, un producto caramelo que no cuenta con el placet de quienes “saben” de museos y de flamenco? Si será porque ignoráis que el Flamenco es más que una ciudad, incluso si esa ciudad es Jerez: bodega de arte interminable; y más que andaluz siendo crecío en su solar atlántico y mediterráneo, más que gitano llevando como lleva  su adn a fuego marcao, y más que afrocaribeño por la mayoría ignorado y más… infinitamente más que de cualquiera y menos tuyo o mío porque es, a ver si lo olvidáis, patrimonio de la humanité.

(*) De la presentación en Jerez el pasado agosto  a los medios. Según fuentes solventes, solo el video promocional del acto costó treinta mil euros. 30000 € en propaganda. Con ese dinero se pueden hacer dos producciones dignas,  y dar trabajo y lustre a profesionales en paro o precariedad laboral permanente.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído