Argüez: "Ángel sería un gran detective de novela negra"; Subiela: "Miguel Ángel me conoce bien"

Con motivo de la presentación de la biografía del director de comparsas, ambos han pasado por El Patio de lavozdelsur.es. "Nunca he visto a un componente de pregonero, no nos dan la importancia que tenemos. Con todo el respeto, las medallas son para los autores"

Ángel Subiela, en la imagen de la portada del libro, con García Argüez en un documental de su comparsa, FOTOS: Libros de la Herida / Murrico Producciones
Ángel Subiela, en la imagen de la portada del libro, con García Argüez en un documental de su comparsa, FOTOS: Libros de la Herida / Murrico Producciones

Miguel Ángel García Argüez (La Línea, 1969) es el autor de las comparsas que dirige en los últimos años Ángel Subiela. Ángel Subiela (Cádiz, 1963) es el director de las comparsas que escribe Argüez, conocido como El Chapa. Uno, historia del carnaval, multipremiado, polémico a veces, guerrillero que lleva años sin dejar indifernete. El otro, literato carnavalero, que ha crecido en los últimos años hasta ser uno de los grandes con su pluma, a la que solo le falta el simbólico primer premio, si bien más de una y de dos ya han sido favoritas a todo para el público, lo que vale más, dicen algunos, que cualquier premio de jurado.

Lo último que protagonizan juntos no es una comparsa, sino un libro, la biografía carnvalesca y también algo personal de Subiela. El corazón del Ángel (Ed. Libros de la Herida) explicita la trayectoria del director con lectura armoniosa, con su voz y la de muchos de los suyos, construyendo un relato a base de entrevistas y confesiones. “Quien quiera sacar de contexto alguna frase, lo puede hacer”, dice Argüez, pero el libro está pensando para contar, no polemizar ni envenenar. Al contrario, Subiela reconoce errores en muchos aspectos. “Dice quien lo ha leído que abro el corazón, y es así”, señala el protagonista. Ambos han pasado por El Patio de lavozdelsur.es, el programa de entrevistas que puede verse en redes sociales.

https://www.youtube.com/watch?time_continue=858&v=kBZq80q4zb8&feature=emb_logo

“El libro se retrasó por una cuestión técnica y cuando iba a presentarse, después del carnaval, vino el confinamiento”, explica Chapa, que tuvo que compatibilizar los últimos meses de la comparsa Los Listos, que concursaba en enero, con la entrega del libro, en diciembre. “Hubo un momento de más agobio, tenía que dedicarme prácticamente 24 horas”. En todo esto, Subiela reconoce que no ha leído aún su propia biografía. "Tiene que pedírmelo el cuerpo", viene a decir, porque como dice Chapa, eso lleva un proceso emocional para el que el director, quizás, aún no se siente preparado. Eso sí, repasando su trayectoria no ha sentido epifanía alguna, sino más bien, recuerdos, pero nada de conocerse más a uno mismo. "Me ha llamado muchísima gente, que les ha encantado el libro. Miguel Ángel es un máquina para esto". Dicho esto, sí ha habido algún momento de "arrepentimiento y también de orgullo", porque "cuando se me ocurre una idea, a veces otros han querido otorgárselas".

Y con Subiela, la persona, da también para pensar en un Subiela personaje literario. "Ángel sería un estupendo protagonista de una novela negra, un detective, que se movería con soltura y astucia por los bajos fondos buscando en un antro cutre a las cuatro de la mañana o en las altas instancias políticas de enchaquetados". "Miguel me conoce bien", responde el protagonista. En ese paralelismo, si arriba o abajo, Ángel dice que se siente verdaderamente "bien en el local de ensayo. Y me encantaba el concurso, pero hace años que no me gusta. Los mediocres, que parece que han inventado esto... Los grandes se dan menos importancia".

Por último, el libro deja una gran enseñanza y reflexión sobre la importancia que tiene en carnaval y en cualquier otra muestra cultural el ejecutor de ideas de otros. Como director, ha sido más que un mero transmisor de músicas y letras pensadas por otros. "Es la importancia que no nos dan. Con todo el respeto, las medallas son para los autores. Y sus premios. Nunca he visto un premio importante para un componente. Nunca ha sido un componente pregonero. Yo reivindico al grupo. Eso sí, mi autor que no lo toquen. Yo muero con él. Pero los que estamos en un cuarto metidos, y los del autobús, que no los toquen tampoco. He estado con compañeros que han aportado tanto y tanto, que cuando la gente lea el libro se va a dar cuenta de todo lo que había ahí".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído