'El Selu': "Mucha gente cree que tienes que estar siempre haciéndote el gracioso"

José Luis García Cossío, autor de chirigotas con tres décadas de experiencia, atiende a lavozdelsur.es tras participar en el XXI Congreso de la Fundación Caballero Bonald titulado 'El humor en la literatura'

'El Selu', posando para la entrevista con lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA
'El Selu', posando para la entrevista con lavozdelsur.es. FOTO: MANU GARCÍA

Es el autor de una de las chirigotas más esperadas cada año desde que en 1989 empezara con Los sanmolotropos verdes, un debú con el que logró un tercer puesto. Dos años después vino el año que marcaría su vida y su carrera chirigotera, 1992, cuando El que la lleva la entiende, conocida como Los borrachos, sorprendió a todos con su estilo irreverente y surrealista, con el que ganó el primer premio del Concurso Oficial de Agrupaciones del Carnaval (COAC) de Cádiz, en el que en 2020 cumplirá 21 ediciones consecutivas subiendo a las tablas con su chirigota. Durante estos años ha interpretado a marujas, lacios, titis, calzonazos, banqueros, pesaos, pepis, enteraos, y un largo etcétera.

José Luis García Cossío, El Selu (Cádiz, 1962) es uno de los autores más reconocidos de la fiesta y uno de los pocos que puede decir que vive de su chirigota, aunque también ha sido durante muchos años guionista de Los Morancos, colaborador de programas de radio como El Pelotazo de Canal Sur Radio e incluso ha hecho sus pinitos en el cine, participando en películas como El mundo es suyo, de los compadres Alfonso Sánchez y Alberto López, o en Antes de la quema, de Fernando Colomo, rodada en Cádiz. El Selu, además, ha sido uno de los invitados al XXI Congreso de la Fundación Caballero Bonald, titulado El humor en la literatura.

¿Qué pensó cuando lo invitaron al congreso?

Agradezco mucho a la Fundación Caballero Bonald que invite a representantes del Carnaval de Cádiz porque nunca se nos ha tenido en cuenta a ciertos niveles. Ahora se están interesando más, se están escuchando las letras y se está viendo que detrás hay algo más que simple guasa.

¿Se siente raro actuando, por ejemplo, en eventos como el Festival Flamenco de Madrid?

Yo me dejo invitar. No creo que el Carnaval esté fuera de contexto. Era un festival flamenco que dura un mes y en uno de los teatros actúa una chirigota, que además fue la que colgó el cartel de no hay billetes. Solo lo conseguimos nosotros y El Cabrero. Me da un poco igual que fuera un festival flamenco. Yo respeto al flamenco y lo admiro, pero si en un festival de Carnaval meten a un cantante flamenco no me molestaría.

Hay muchos tipos de Carnaval, cada uno hace el que quiere, y yo intento hacer un Carnaval muy internacional, con personajes que se entiendan en todos sitios"

¿Qué hubiera pensado si hace unos años le hubieran dicho que iban a actuar en el Liceo de Barcelona?

Eso era impensable. Hasta estuvimos en Costa Rica hace seis o siete años. Hay muchos tipos de Carnaval, cada uno hace el que quiere, y yo intento hacer un Carnaval muy internacional, con personajes que se entiendan en todos sitios.

Hay quien cree que ese tipo de Carnaval es menos puro…

El Carnaval de Cádiz puro era localista y hemos intentado abrirlo para que todo el mundo lo entienda. El Carnaval lo primero que tiene es libertad. Cada uno que haga lo que quiera, si lo prefieres puedes seguir siendo clásico, con un repertorio muy localista, e intentar actuar por España.

Hay otras chirigotas veteranas, como la del Love o la del Sheriff, que se han retirado o actúan de forma intermitente, ¿se sienten unos supervivientes?

Seguimos porque nos mantenemos ahí. Cada año intentamos mantener el nivel, una vez decaemos algo y otros años tenemos un subidón, o sea que no tenemos motivos para dejarlo. Estamos muy ilusionados.

Hay chirigota para rato…

Si Dios quiere, sí. Cada año es una ilusión nueva, una nueva película que montamos. La gente te quiere y te espera y para nosotros es un orgullo llevar a Cádiz por bandera allá donde vamos.

José Luis García Cossío, 'El Selu', en la Fundación Caballero Bonald. FOTO: MANU GARCÍA

¿Le influye a la hora de componer la expectación que genera su chirigota?

Es bonito, lo malo sería que se olvidaran de ti. Llevo 30 años con mi chirigota y he intentado crear un estilo. Ha sido aceptado y es esperado, más no puedo pedir. Intento estar lo mejor posible y hacer bien lo que sabemos hacer.

¿Ese es el secreto? ¿Ser fiel a un estilo?

Es el secreto de todo el mundo (risas). Hay que ser coherente y hacer lo que te gusta. Y arriesgar un poco. Yo hice una chirigota diferente, porque para triunfar hay que arriesgarse. Siempre he sido arriesgado a la hora de crear, me gusta ir un paso por delante. Eso nos ha supuesto un reto que los primeros años era muy difícil. La gente no se hacía a este estilo.

Su chirigota ha interpretado a lacios, borrachos, enteraos, calzonazos, marujas… ¿hay algún personaje con el que se identifique especialmente?

Muchos de ellos son autobiográficos. El primero, el de Los Titis de Cai. Me gustaba estar en una esquina y observar mucho. También he sido muy lacio, muy maruja, algo que sale del entorno familiar… Si no soy yo, mis personajes están alrededor mía. La cuestión es hacer muchos casting.

¿Por la calle hay quien ha confundido alguna vez a la persona con el personaje?

Al principio, cuando no sabían que estábamos interpretando, nos pasaba. Una vez, con Los ricosCon el sudor del de enfrente, primer premio en 1993— me preguntó una señora que adonde íbamos. Le dije que íbamos a cenar a un restaurante (con voz engolada) y me contestó: Qué de rollos tienes desde que te has llevado primer premio… Le tuve que decir, no señora, es que estoy interpretando.

Muchos de mis personajes son autobiográficos. El primero, el de 'Los Titis de Cai'. Me gustaba estar en una esquina y observar mucho. También he sido muy lacio o muy maruja"

¿Al Selu se lo toman en serio?

Mucha gente cree que tienes que estar siempre haciéndote el gracioso, pero también tienes que hacer vida normal. Me ven la cara de cachondo y ya están esperando que pase algo.

España es un país idóneo para un chirigotero, ¿no cree?

Incluso muchas veces la realidad es más cachonda que lo que puedas escribir. Hay situaciones políticas, que se han normalizado, que en otros lados serían un escándalo. Es tan surrealista lo que pasa en la política que está de más lo que puedas escribir.

En el siguiente COAC va a ser difícil encontrar una agrupación que no le dedique una letra a Franco…

Llevamos muchos años dedicándole letras, ya se le cantaba en la Transición. Dicen que tragedia más tiempo es igual a comedia, pero ahora se ha convertido en una comedia y en un circo.

'El Selu', durante su intervención en el congreso de la Fundación Caballero Bonald. FOTO: MANU GARCÍA

Vivimos en la era de los ofendiditos, ¿qué ofende a El Selu?

Me ofende la intolerancia, la falta de respeto y la hipocresía. Intento evitar esas cosas en mi vida, y también los comentarios destructivos. Como siempre intento que mi vida gire en torno al positivismo, esas cosas me ofenden.

¿Se autocensura? ¿Dónde están los límites de su humor?

Mi humor tiene límites, que están intrínsecos en mí, ya que respeto los defectos físicos y todo lo que sea ofensivo lo evito. Intento hacer una chirigota amable, graciosa, picantona. Que nadie se sienta ofendido. El poder es el que se tiene que sentir ofendido.

¿Le siguen afectando los cajonazos?

Yo voy a lo mío, hago mi chirigota, que me gusta hacerla bien, y que a la gente le guste mucho. Intento que se quede en la memoria de la gente, ese es el verdadero premio, que se recuerde.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído