#NegrosobreBlanco "Al Nobel le han dado un Dylan. Suya es la gloria, R. A. Zimmerman".

El pasado 13 de octubre Bob Dylan fue reconocido con el Nobel de Literatura por crear "nuevas expresiones poéticas dentro de la gran tradición de la canción estadounidense". Desde entonces hemos escuchado de todo a cerca del galardón para el bardo estadounidense. No obstante, y si el gran crítico musical Julián Ruíz no nos contradice, el músico judío no ha entrado en dimes y diretes. Lo que sí sabemos es que el propio Bob Dylan le comunicó a Sara Danius, secretaria permanente de la Academia, que le sería imposible acudir a Estocolmo a recoger el premio. Compromisos previos se lo impiden. Ya se sabe, el gran poeta del rock vive permanentemente sumergido en su Never Ending Tour. Este amor ilimitado, esta dedicación absoluta hacia su profesión inquieta a vagos y maleantes. La inmensa mayoría de críticos, escritores de tercera y músicos acabados no pueden comprender que Robert Allen Zimmerman no tenga tiempo para ir a Estocolmo. Tanto es así que uno de los miembros de la academia sueca, el escritor Per Wästberg, lo calificaba de "rudo" y "arrogante". ¿Acaso alguien conoce a este señor? ¿Quién es él para insultar al mayor poeta de nuestro tiempo?

Antes de fallecer, el recientemente desaparecido poeta y cantante canadiense Leonard Cohen comentó: "El premio Nobel a [Bob] Dylan es como ponerle una medalla al Everest, a la montaña más alta". A su respecto, la secretaria de la academia, Sara Danius afirmó: "Bob Dylan es un gran poeta. Tan simple como eso. Es un gran poeta en la gran tradición de la lengua inglesa, que va de Milton y William Blake en adelante. Al mismo tiempo, es un autor que abraza la tradición, y no estoy hablando sólo de la alta tradición, sino de la más popular. Así, su repertorio incluye canciones folk de los Apalaches, blues sureño del Delta del Misisipi, hasta llegar a Rimbaud y al modernismo francés. Y maneja esta herencia de esta forma absolutamente original. Nadie ha hecho lo que él ha hecho".

Sí, Robert Allen Zimmerman, más conocido como Bob Dylan, es el poeta más grande de nuestro tiempo. Nadie puede dudar a estas alturas que desde Walt Whitman no asistíamos a un escritor de su magnitud. Las más altas esferas musicales aplauden entusiasmadas el Nobel de Literatura a Dylan. Un Nobel merecidísimo. El esperado encuentro entre el rock y la literatura. Parafraseando a Francisco Umbral, podríamos decir, sin temor al hierro, que al Nobel le han dado un Dylan. Suya es la gloria, Robert Allen Zimmerman.

 

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído