“Es una enorme pérdida para todos aquellos aficionados al cante jondo, perdemos a una figura única", ha afirmado la alcaldesa, que ha propuesto un reconocimiento al artista en el pleno de este jueves.

La capilla ardiente del cantaor Manuel Moneo Lara, fallecido esta mañana a sus 67 años de edad tras una larga enfermedad, ha quedado instalada en el Cabildo Viejo del Ayuntamiento, desde las 16 horas, y permanecerá abierta al público durante la noche para que familiares, aficionados y allegados puedan despedirse del cantaor. Está previsto que mañana, a las 11 horas, la familia dedique un culto de despedida en la misma capilla ardiente.

La alcaldesa, Mamen Sánchez, acompañada por miembros de la Corporación Municipal, ha recibido su féretro a las puertas del Consistorio donde ha dado el pésame personalmente, ya lo había hecho telefónicamente en las horas previas, a los familiares y amigos que acompañaban al fallecido.

La regidora ha destacado la extraordinaria figura del cantaor de La Plazuela. “Es una enorme pérdida para todos aquellos aficionados al cante jondo, perdemos a una figura única, perteneciente a una saga de grandes artistas gitanos jerezanos, que representaba lo más puro y ortodoxo del flamenco lo que le llevó a recibir numerosos galardones a lo largo de su carrera. Enmudece La Plazuela y enmudece Jerez al apagarse una de sus extraordinarias voces”.

La alcaldesa también ha recordado que en el Pleno de septiembre se aprobó una declaración institucional de reconocimiento al cantaor Manuel Moneo por su extraordinaria trayectoria artística.

Una figura legendaria

Manuel Moneo Lara, nacido en la calle Acebuche del barrio de La Plazuela en 1950, era el patriarca de una gloriosa saga cantaora de Jerez. Una familia los Moneo Lara que han aportado un buen número de excelentes intérpretes al mundo flamenco como el propio Manuel y sus hermanos Juan Moneo 'El Torta' y Luis Moneo. Amén de una siguiente generación cuajada de arte en nombres como los de sus hijos Barullo y Macarena o un buen número de sobrinos

Manuel Moneo Lara siempre ha sido un cantaor adscrito a la más enraizada pureza del cante de Jerez sin salirse nunca de sus lindes interpretativas. Una circunstancia que ha posibilitado que Manuel Moneo haya sido transmisor de las formas más auténticas del cante jerezano para legarlas a futuras generaciones que reconocen en su persona todo un maestro.

Durante toda su vida artística ha paseado con todos los honores el nombre y la bandera de su tierra, Jerez, por todo el mundo. Desde Europa a América ha sabido darle un supremo valor a lo que hoy entendemos como 'Marca Jerez' de la que ha sido un enorme embajador así como de los más altos valores artísticos de la su tierra natal allá donde ha estado.
Nutrido de sangre flamenca y cantaora por los cuatro costados, los Moneos y los Laras, Manuel va a causar sensación cuando debuta en aquellos Jueves Flamencos organizados por el guitarrista Manuel Morao. Será en 1971, cuando aparece por vez primera en el vinilo. La figura del mayor de los Moneos va creciendo y pronto es reclamado por las distintas peñas tanto de Andalucía como del Norte, a las que concurre normalmente acompañado por Parrilla de Jerez.

La destilación añeja de sus sones pronto se va a comprobar en las tablas de los festivales más importantes, destacando sonados éxitos en la Fiesta de la Bulería de su pueblo natal. El Congreso de Actividades Flamencas le va a premiar con la grabación de su primer disco en solitario. En esta ocasión va a estar acompañado por la guitarra de Moraíto.

Significativa resulta su aparición en la película Flamenco de Carlos Saura, bajo la producción de Juan Lebrón, ya que interpreta unos martinetes, mano a mano, con Manuel de los Santos Pastor Agujetas de Jerez, algo que sólo puede realizar un intérprete de sus características.

Manuel poseía una de esas voces que nos pueden transportar muchos años atrás. Su voz de bronce, sus conocimientos y un eco gitanísimo hacen de él un artista de proporciones enormes, lo que le valió el reconocimiento con numerosos galardones como la Copa Jerez a la maestría en 1978, premio que otorga la Cátedra de Flamencología y Estudios Folclóricos Andaluces  y la Palma de Plata concedida por la Sociedad del Cante Grande de Algeciras en 2012.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído