cronicas_portada_24x17
cronicas_portada_24x17

El jerezano Alberto Belmonte ilustra con sus dibujos, 'Crónicas de Quevedo', el nuevo trabajo del poeta colombiano Álvaro Quintero. El documental de animación 'Oleum' y las ilustraciones del libro 'Aquello era Doñana' son algunos de los próximos proyectos de este artista del dibujo.

Su mano es la encargada de dar vida a cada uno de sus dibujos. Los elementos que diseña sobre el papel o el ordenador, están llenos de sentimientos y movimiento propio. Alberto Belmonte, ilustrador jerezano, ilustra el libro del poeta Álvaro Quintero, Crónicas de Quevedo, una obra que sumerge al lector en un viaje a lo largo de la historia y la literatura, con algunos de los personajes más emblemáticos de la cultura española. 

Belmonte ejerce como profesional en la empresa sevillana Forma Animada, un lugar de trabajo que le ha permitido junto a su equipo, estar nominado tres veces a los premios Goya por los proyectos 30 años de oscuridad, Alfred y Anna y A Lonely sun story. El documental animado Oleum y las ilustraciones para el libro Aquello era Doñana del autor Juan Manuel Suárez Japón, son sus próximos retos junto a otro de producción propia que podría ver la luz el próximo año.

¿Por qué decidió aventurarse con Crónicas de Quevedo?

Todo surgió gracias a Álvaro Quintero, autor del libro. Es un poeta colombiano afincado en Jerez desde hace varios años. Ya he tenido la oportunidad de trabajar con él en otros proyectos. Necesitaba alguien que pudiera ilustrar su historia y al pasarme el borrador quedé cautivado por ella. Por mi trabajo actual, tengo que ser selectivo con los proyectos ya que requieren tiempo. Al final he realizado seis ilustraciones más la portada y creo que ha quedado un trabajo precioso.

¿Qué puede encontrar el lector en este trabajo?

Es un viaje surrealista donde aparecen muchos personajes conocidos, tanto históricos como literarios. La historia, creada por Álvaro, permitirá al lector viajar a otro lugar. Particularmente me parece un sueño hecho realidad haber participado en este proyecto. Aparecen personas como El Quijote, El Cid Campeador, Quevedo…lo más emocionante sin duda es que es una historia disparatada y divertida para poder ilustrar.

¿En quién se ha inspirado para dibujar?

He intentado dar mi visión. A Quevedo no lo he representado tal y como es, lo he estilizado un poco más. He remarcado principalmente su carácter antes que su fisionomía. El Quijote me fascina y lo he ilustrado en ocasiones anteriores. He aportado mi propio punto de vista creando un estilo personal. El resultado final es lo adecuado para el tono de la historia.

Ha realizado ilustraciones de todo tipo ¿Guarda recuerdos de alguna en especial?

Hace cinco años logré sacar una producción propia con una serie de libros que recopilaban los trabajos de algunos ilustradores andaluces. A través de Editorial EH propuse aquel proyecto  y sacamos unas ediciones muy cuidadas. En él participaron dibujantes de la talla de Jesús Merino, que fue dibujante de Superman durante un tiempo. Su participación en la historia de El Hombre de Acero fue llamativa porque con la cantidad de ilustradores a nivel internacional que hay, fue Jesús quien lo llevó a cabo, residente en Estella de Marqués. Participaron otros dibujantes como Carlos Pacheco, Miguel Serrano o Gabriel Hernández. Realmente me siento orgulloso de aquel proyecto, funcionó muy bien y espero retomar la aventura propia algún día.

¿En qué momento de su vida decidió ser ilustrador?

He dibujado desde que estaba en el colegio. A los 15 años decidí meterme en este mundo. Entré en la Escuela de Arte y allí me di cuenta que ese era el camino profesional que quería tomar. He tenido que trabajar en otros ámbitos para conseguir mi sueño pero nunca me ha importado hacer lo que tuviera que hacer para poder dedicarme y vivir del dibujo.

¿Fueron duros los comienzos para abrirse camino?

Recuerdo que cuando trabajaba en Londres, me escondía en los rincones del hotel en el que trabaja para dibujar. Me escondía entre piso y piso o en una escalera, sacaba el lápiz y me ponía a dibujar. También lo hacía cuando vendía contratos de gas natural. Este trabajo hay que tomárselo como una pasión, no para ganar dinero, sino para desarrollarte. Dibujar es lo que me hace disfrutar de la vida.

¿Recuerda cuando le encargaron su primer proyecto?

Había hecho exposiciones mientras estudiaba, pero lo que quería publicar eran ilustraciones o cómics. Fue gracias a Editorial Planeta, en el año 1996. Me fui a Barcelona con un amigo en autobús y mi carpeta de dibujos. La sorpresa fue cuando vieron un dibujo y me lo compraron. Por primera vez iban a publicar una ilustración, aquello fue una recompensa al fruto de años de trabajo.

Hay gente que escucha música por la calle y se imagina cosas. Cuando usted pasea ¿dibuja mentalmente?

Me gusta mucho esa pregunta porque es algo que le comento a mis alumnos. Cuando aprendes a dibujar, o a hacer algo nuevo en tu vida, siempre se produce algo en tu mente. Uno cuando empieza a dibujar, se fija en los pliegos de la chaqueta de alguien, o en la corbata que lleva al trabajo. Cuando te conviertes en dibujante cambias la percepción de lo que te rodea. Descubres nuevos aspectos en los que fijarte. Es ilusionante descubrir cosas nuevas.

Y siendo Jerez una tierra de compás flamenco ¿Qué palo toca su mano cuando dibuja?

Soy un dibujante muy caprichoso. Cada trabajo es diferente y requiere un estilo diferente. Me gusta mucho cambiar, no tengo algo definido. Lápices, tinta china, acuarela…uso elementos diferentes sobre todo en el terreno digital. No he tenido más remedio que adaptarme a lo digital y me encanta, porque te otorga una serie de posibilidades que antes no existían.

Lo digital puede con lo tradicional…

Depende mucho del trabajo. Yo sigo trabajando con lápiz, goma y papel. Sigo haciendo el trabajo con medios tradicionales pero después les aplico color o retoco la imagen con Photoshop. Me gustan los medios tradicionales, borrando papales o rompiéndolos. No pierdo la tradición, no sé si más adelante lo haré porque la tecnología avanza a mucha velocidad. El estilo digital sirve para ampliar el abanico de posibilidades, pero a mí personalmente me gusta tener contacto con el papel o mancharme la mano.

Cada dibujante tiene una firma especial ¿es ese elemento lo que define a un profesional del dibujo?

En mi caso particular, no tengo ese sello que tienen otros compañeros. Particularmente, me ha ayudado mucho trabajar donde estoy actualmente. Soy muy versátil y no tengo un sello reconocible a simple vista. Sé que es importante tener una firma que te convierta en marca pero por otro lado  me divierto mucho como trabajo. Cada firma depende de la personalidad del dibujante.

¿Es muy exigente el público que consume cómics o novelas gráficas?

El público es siempre exigente. En cualquier medio artístico, la exigencia depende de los gustos de cada cual. Hay autores que no están muy dotados pero a lo mejor dan con un estilo personal y les ayuda a vender. Es como todo, la calidad no siempre va de la mano de lo comercial. En el cómic si algo tiene mucha calidad y es bueno, va a vender pero por otro lado también hay ejemplos de poca calidad que venden.

¿Qué características cree que debe tener un buen diseño?

Eso es algo que tengo muy claro desde siempre. Los dibujantes que más me gustan son los que transmiten vida a lo que hacen. Hay dibujantes que hacen casi perfectos los diseños pero sus trabajos carecen de chispa para el consumidor. Yo prefiero un dibujante que no sea perfecto en la anatomía del diseño pero sí que tenga gracia y personalidad.  

Rematemos la historia. ¿Cuáles son los proyectos de futuro de Alberto Belmonte?

Afortunadamente en la empresa en la que estoy no paramos de hacer cosas. Actualmente estamos trabajando en un documental de animación del que todavía no puedo decir mucho. Se titula Oleum y es un recorrido a través de la historia del aceite de oliva desde el principio de su historia. Por otro lado, estoy ilustrando otro libro acerca de las marismas de Coria que se titula Aquello era Doñana, de Juan Manuel Suárez Japón, y el próximo año espero poder sacar un proyecto de producción propia que tengo en cartera.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído