google-485611_960_720.jpg
google-485611_960_720.jpg

Las posibilidades que tenemos a la hora de contratar un servicio son variadas, así que la mejor manera de conocer qué tipo de conexión necesitamos es haciendo un test de velocidad.

Internet se ha convertido las últimas décadas en algo indispensable en la vida de cualquier persona. Además, es una tecnología que está constantemente cambiando e innovando. Internet ha ido abriendo paso y camino en el mundo de las comunicaciones tanto a metros de distancia como a miles de kilómetros. Una de las maneras de conocer qué tipo de conexión a internet necesitamos es hacer un test de velocidad, ya que así se comprueba la rapidez de descarga de datos de la conexión que tenemos. Una vez analizada la velocidad, tendremos que decidir si el servicio que tenemos se ajusta a nuestras necesidades o si, por el contrario, necesitamos otro tipo de servicio. Para hacer un test de velocidad se recomienda cerrar todas las aplicaciones que necesiten internet y asegurarse de que no hay nadie más conectado a la red que se quiere medir.

Tipos de conexión a Internet

La conexión a internet y la velocidad dependen de diferentes factores, como por ejemplo la zona en la que vivimos, ya que la señal de 3G o 4G llegará antes que la conexión de Fibra óptica. Por eso, se valora por zonas el servicio del que podemos disponer en nuestro hogar y diferenciar si vamos a tener un mejor servicio a máxima velocidad con ADSL o con fibra óptica, al igual que ocurre con la telefonía móvil, donde se puede medir si alcanza el 3 o el 4G.

1. ADSL: es el Bucle de Abonado Digital Asimétrico. La transmisión se aplica mediante bucles de abonado a una red telefónica y permite datos a alta velocidad. El sentido de la transmisión es descendente, lo que indica que va desde la red de telecomunicaciones al usuario. Este tipo de conexión permite utilizar el acceso a Internet basado en sistemas web, donde la información recibida es en grandes proporciones.

2. Fibra óptica: se trata de una delgada hebra de vidrio o silicio fundido que conduce la luz, donde requiere dos filamentos para una comunicación bi-direccional TX y RX. Cada 0,1 milimetros de filamento de fibra óptica lleva tres compontes: la fuente de luz led o laser, la fibra óptica como trasmisor y el detector de luz fotodiodo. La fibra óptica permite utilizar una LAN y ser trasmisor de largo alcance, por lo que la velocidad es más rápida que el ADSL.

Velocidad 4G: es una velocidad que permite la rapidez de búsqueda en los teléfonos móviles, alcanzando hasta los 300 Mbps de descarga y 50 Mbps de subida, dependiendo si es 4G o 4G+. En 4G lo más habitual son 150 Mbps de descarga. Las compañías de telefonía cuentan con tres bandas de velocidad, la de 800, 1.800 y 2.600 MHz, en función de la situación y del lugar. La velocidad varía según la zona donde se encuentra el terminal, depende de las antenas y canales de repetición de donde se recibe cobertura, así como también depende del número de usuarios que utilizan esa red.

Por otra parte, algunos teléfonos más antiguos funcionan con 3G o 3G+, pero a medida que van evolucionando soportan más peso a la hora de convertirse en receptores de máxima velocidad y de utilizar la línea 4G e incluso la 4G,+ que está empezando a funcionar y que, de hecho, algunas operadoras telefónicas ya están ofreciendo como servicio.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído