La sala Distopía, en Cádiz, exhibe la primera serie de trabajos del artista jerezano Eugenio Tapia, compuesta por 14 obras donde abundan los bodegones.

En pleno centro de la capital gaditana, la sala Distopía Café, abierta desde mediados de mayo en la calle Enrique de las Marinas, acoge la segunda exposición de su historia tras la de Luz Marina Garrido. En este caso, los cuadros mostrados pertenecen a Eugenio Tapia, profesor de instituto de profesión y artista por vocación. Autodidacta, su gusto por el dibujo le viene desde su niñez, cuando casi sin darse cuenta “estaba en clase haciendo garabatos en el cuaderno”.

Años más tarde ha inaugurado su primera exposición, compuesta por la mayoría de las obras que ha desarrollado hasta el momento. Lo hizo durante la tarde del jueves, en un evento en el que no faltó la buena compañía y en el que afirmó sentirse “nervioso al no estar acostumbrado a tanta atención”. Sin embargo, el artista jerezano se mostró tranquilo y seguro de que sus trabajos serían del agrado de los asistentes.

En su obra destacan los bodegones y una gama alta de colores, tratando de hacer olvidar lo dramático y presentando un ambiente sosegado y relajante, aunque también hay espacio para cuadros abstractos, influenciado todo ello por algunos rasgos del expresionismo. Tapia define su pintura como “amable, ornamental y con una paleta de colores lo más amplia posible”, aunque reconoce que algunos de sus trabajos “son oscuros”.

En la exposición, además, se presentan obras desarrolladas sobre diversos materiales: desde el cartón al papel, pasando por el lienzo y algún collage. Una serie “ecléctica” en el sentido de que se manejan “varios soportes y lenguajes, tanto el abstracto como el figurativo”, como reconoce el propio autor de Celosías, denominada así porque “aúna lo geométrico de las figuras que se repiten bajo un mismo patrón y que a su vez recuerda al mundo vegetal al simular una enredadera”.

En el mundo de la pintura, el profesor jerezano tiene como referencia “la pintura amable de Mattise, los rasgos coloristas y sueltos de Dufy o el trazo del expresionismo de Kirchner, que usa el color, la línea y crea obras figurativas y expresivas”, además del “cubismo de Juan Gris por delante del de Picasso, porque integra la figura y el cambio de perspectiva con mucho colorido”, definiéndose como un artista colorista a la hora de desarrollar sus trabajos.

A pesar de no buscar una reflexión específica en la mayoría de sus obras, recalca que los bodegones representan el mundo interior y la intimidad de la casa y los sitúa, de esta forma, como “un ejercicio estupendo para practicar la pintura por el reparto de volúmenes que hace”. Cuadros, en definitiva, decorativos, coloristas y que no pretenden ser vehículo de ningún mensaje concreto, y es que la polivalencia del autor le permite recrear con soltura diferentes escenarios y estilos que describen un mundo sencillo y agradable a los sentidos.

De cara al futuro, Tapia pretende ir absorbiendo rasgos tanto de artistas antiguos como de la gente nueva y espera continuar desarrollando sus obras y contar con un mayor número de oportunidades para exhibirlas. Celosías, la primera exposición de Eugenio Tapia tendrá un mes de duración y estará en la sala Distopía hasta el 6 de noviembre.

Distopía Café se encuentra en Enrique de las Marinas, 1. Abierto al público de 8:30 a 20:30 horas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído