Andalucía de hielo y fuego

Una ruta por las localizaciones andaluzas de la serie 'Juego de Tronos': de las Reales Atarazanas de Sevilla al castillo de Almódovar del Río

Un dragón trae a Daenerys a Pozo Dragón (Itálica). IMAGEN: HBO
Un dragón trae a Daenerys a Pozo Dragón (Itálica). IMAGEN: HBO

Escribo este artículo dejándome acariciar por el rumor, lejano pero muy presente, de Piotr Szumlas, un extraordinario guitarrista al que recomiendo escuchar encarecidamente. En ese crisol digital y poliedro audiovisual que es youtube podéis encontrar numerosas muestras de su virtuosismo con el instrumento de las seis cuerdas. Como no podía ser de otro modo, teniendo en cuenta la temática que me apresto a enfrentar en éste artículo, las notas que me rodean son de su cover del tema principal de Game Of Thrones, una auténtica delicia musical…

Porque sí, voy a hablar de Juego de Tronos. Alguna vez tenía que hacerlo. Alguien que se precie de escribir sobre cine y series y no haya hablado jamás de Juego de Tronos (dando absolutamente igual la opinión que exprese) no podría considerarse digno de tal consideración. Aunque en esta ocasión no voy a hablaros sobre su trama, sus personajes o sobre su controvertida (y discutida hasta la saciedad) conclusión. Me apetece hablaros de sus paisajes y localizaciones. Concretamente, de esos escenarios andaluces que podemos encontramos a lo largo y ancho de sus intensas y turbadoras ocho temporadas…

Dejándonos llevar por la dulce y etérea, a la vez que épica, melodía de Szumlas, vamos a recorrer esos Siete Reinos soñados por la imaginación de George R.R. Martin y levantados bajo ese cielo refulgente tan nuestro, tan del sur…

Dándonos igual el orden por el que comencemos, podríamos iniciar este viaje por el Alcázar de Sevilla, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1987, convertido en los Jardines del Agua del Reino de Dorne, refugio y residencia de la familia Martell y que se asoma ante nuestros ojos en varios episodios de su quinta temporada. La Galería del Grutesco, el Pabellón de Carlos V, el Estanque de Mercurio, los Baños de Doña María de Padilla, el Cenador del León o el Salón de Embajadores son protagonistas de varias escenas protagonizadas por los Martell y algunos de los miembros de la Casa Lannister.

Hay un tour por los recovecos del castillo de Almodóvar donde se rodaron escenas de la serie.

En la misma ciudad de Sevilla se sitúan otros escenarios que también emergen por la serie, y que nos resultan perfectamente identificables a pesar de los decorados añadidos, como las Reales Atarazanas, convertidas en un sótano lúgubre y misterioso bajo los suelos de Desembarco del Rey, capital de los Siete Reinos, lugar dónde se reencuentran Tyrion y Jaime Lannister, o dónde la pérfida Cersei descubre, gracias al anciano Qyburn, un arma que podría asegurarle la victoria frente a las amenazas y peligros que se ciernen sobre su disputado trono…

No tenemos que desplazarnos muy lejos para sobrevolar, cual dragones flameantes, las ruinas romanas de Itálica, en el pueblo de Santiponce, trasunto de Pozo Dragón, el antiguo nido de Dragones de los Targaryen, para ser testigos de la reunión más grande jamás contada, la reunión en la que se ven las caras los principales personajes de la serie durante su séptima temporada y en la que debaten sobre la inminencia de la invasión de Poniente por los Caminantes Blancos. En su anfiteatro, cargado de historia secular, tiene lugar una de las escenas más grandiosas, en la que Jon Nieve pronuncia, de forma solemne y marcial, una de las frases más recordadas: “La única guerra que importa es la Gran Guerra. Y está aquí”

Un momento de los Reales Alcázares de Sevilla en 'Juego de Tronos'. FOTO: HBO

Siguiendo nuestra ruta, nos encontramos, dominando la campiña cordobesa, a orillas de un Guadalquivir que serpentea grácil en su camino hacia su destino crepuscular en Sanlúcar de Barrameda, al Castillo de Almodóvar, una fortaleza inexpugnable originada en el siglo VIII, fortaleza casi de leyenda, lugar idóneo para emplazar Altojardín, bastión de la familia Tyrell, que es ocupado en el capítulo tercero de la séptima temporada por el pasional y complejo Jaime Lannister, suceso que conlleva la muerte de Olenna Tyrell y dónde ésta le descubre uno de los grandes secretos de la trama. La majestuosidad del enclave es fotografiada con gran acierto en la serie, sobre todo sus balcones, torres y murallas. 

Casi a medio camino entre Sevilla y Málaga, llegamos a Osuna, en cuya plaza de Toros se reproduce la Fosa de Daznak, escenario de uno de los momentos culmen de la quinta temporada. Rodaje que generó muchísima expectación en la comarca y que para el pueblo ha supuesto un impulso económico y turístico en toda regla, multiplicando el número de visitantes que buscan, ávidos, conocer y descubrir los lugares dónde se grabó la serie o que recorrieron sus personajes favoritos.

La Alcazaba de Almería.

En la Alcazaba de Almería también se ubica en la ficción el Reino de Dorne, representando otro de sus jardines, colmados de fuentes y vegetación en un espectacular entorno. En otros parajes de la provincia almeriense se sitúa la ciudad de Vaes Dothrak, en la zona conocida como El Chorrillo y la rambla del Búho, en el inconmensurable desierto de Tabernas; las puertas de Meereen, la ciudad libre de las pirámides, en la cantera de yeso de Sorbas, o la Torre de Mesa Roldán, en Cabo de Gata, dónde se produce la heroica batalla de Meereen. 

No puedo terminar sin citar la aparición del Puente Romano de Córdoba, transformado, gracias a un excesivo pero efectivo “tuneo” de efectos digitales, en el Puente Largo, la unión de la ciudad libre de Volantis, a través del Rhoyne.

La belleza paisajística y monumental de nuestra tierra ha servido de inspiración para recrear algunos de esos mundos de Hielo y Fuego creados por la imaginación de George R. R. Martin y los creadores de la serie, David Benioff y D. B. Weiss. Belleza sin par que ha servido también de escenario para muchísimos otros filmes y series de TV, y que ha convertido a Andalucía en uno de los destinos de rodaje más importantes del mundo. Sintámonos orgullosos del patrimonio que poseemos y descubrámoslo. Nuestra tierra sigue siendo una gran desconocida para muchos, y aún nos quedan muchos de sus rincones por descubrir… 

Sobre el autor:

Joaquín Díaz Cáceres

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído