El 'macrofestival' más madrugador del año en España se prepara para batir sus mejores marcas: reunir en el Circuito de Jerez, en apenas dos días, a unos 60 artistas en cartel y más de 50.000 espectadores.

Solo hay que ver a Miki Gutiérrez para corroborar que solo le mueve la pasión. En un primer intercambio de impresiones, a poco más de una semana vista para que arranque una nueva edición de su criatura, este joven productor de eventos culturales jerezano se muestra cual capillita mirando al cielo un Martes Santo. Su máxima preocupación ahora mismo es la climatología y que la procesión de grandes nombres que reunirá la cuarta edición del festival Primavera Trompetera, el más madrugador de los macrofestivales españoles y que él impulsó de la nada, pueda desfilar sin inclemencias meteorológicas. El café-bar Damajuana ha sido el escenario elegido para la puesta de largo del cartel en la ciudad, con políticos y artistas celebrando el éxito de organización y auge del certamen. Una muestra que empezó en una discoteca con unos 2.500 espectadores y poco más de una docena de artistas, y ahora aspira a batir su propio récord y reunir en el Circuito de Jerez a más de 50.000 personas convocadas por un cartel con más de 60 nombres, entre ellos algunos tan significativos como los jamaicanos The Wailers (la banda mítica de Bob Marley) y el castizo Rosendo, que acaba de anunciar que deja la carretera.

“Tiene un meritazo hacer esto en Jerez”, ha sintetizado durante la comparecencia ante los medios Goli Supersummer, alter ego de Juan Villarreal, 50% de Furia Trinidad, uno de los grupos efervescentes que tocará en el Trompetera. Sí, tiene un meritazo. Porque en una tierra tan dada al sota, caballo y rey, también culturalmente hablando, este festival ha consolidado y redoblado su apuesta a base de tesón, buena organización y respuesta de público. “Siempre hay dificultades para organizar algo de estas dimensiones, pero al final siempre se logra el éxito gracias a la coordinación”, ha reconocido, al hilo de lo anterior, Paco Camas, responsable municipal de Cultura, y que ha apostado de lleno por incluir al festival entre los eventos de relumbrón que ofrece Jerez cada año. No en vano, el año pasado logró ocupar más del 95% de la plazas hoteleras y volvió a generar movimiento económico en la zona en una época yerma a caballo entre el Festival de Jerez y la Semana Santa. “Eventos así ayudan a desestacionalizar el turismo y a promocionar la provincia más allá de la temporada alta”, corrobora Jaime Armario, diputado provincial de Cultura, “festivalero”, y representante de una institución pública que este año entra de lleno en el patrocinio del evento musical.

Con cuatro escenarios (uno exclusivo para exhibir el talento de los artistas locales), espacio gastronómico, zona para artesanos, un dub córner y un área de descanso vigilada las 24 horas y con acceso para autocaravanas y furgonetas, el Primavera Trompera promete emociones fuertes, espacio para todos los gustos musicales posibles (del rock al trap, pasando por el flamenco-rap y la electrónica) y, sobre todo, ese espíritu de buen rollo a camino entre Woodstock, el Espárrago y cualquier celebración millennial que se precie. El Canijo de Jerez, Marcos del Ojo, que de alguna manera se ha convertido en el embajador artístico del festival y que repetirá en un evento que lleva por título el himno-soniquete de su grupo de siempre, Los Delinqüentes, ha expresado su alegría porque la ciudad acoja este tipo de iniciativas que “dan vidilla”, y ha avanzado que “volveremos a pasarlo en grande; ya están los goteros de JB preparados”.

Rosendo, que ha anunciado su adiós a la carretera, una de las grandes apuestas de la cuarta edición

“Es un festival cargado de buen rollo”, ha expuesto su director, Miki Gutiérrez, quien también ha valorado la repercusión que tiene el evento a la hora de atraer a público nacional y extranjero, de ahí su apuesta por seguir “trayendo a más bandas internacionales”. En dos días, viernes 16 y sábado 17 de este mes, el Primavera Trompetera reunirá bajo su cartel a otros nombres como Mala Rodríguez, Juanito Makandé, Miguel Campello, Natos y Waor, C. Tangana, SFDK, La Raíz, Morodo, Tote King, Riot Propaganda, Green Valley, Carlos Jean, El Kanka y Dellafuente, entre otros muchos. Una oportunidad de vivir en directo la música de artistas más consolidados con otro puñado selecto de nuevos talentos que quieren ser escuchados y a los que hay que oír.

Con abonos desde 39 euros (49 euros si incluyen zona de acampada), la organización incluye pack con autobús desde puntos de origen como Madrid, Sevilla, Córdoba o Almería, y otro abono que incluye noches de hotel que, a día de hoy, ya está agotado. Y es que cada vez falta menos para que estalle el Primavera. Un año más.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído