Despedida a lo grande con un Viernes Santo pletórico

La Piedad abrió la jornada pero le faltó fuerzas al palio; El Loreto, espléndido, La Viñas plena de orgullo, El Cristo es el Cristo y La Soledad enamoró

Monumental: El Descendimiento por calle Ponce, ayer, rodeado de una multitud
Monumental: El Descendimiento por calle Ponce, ayer, rodeado de una multitud ESTEBAN

Se acabó la Semana Santa procesional. A las tres menos diez de la madrugada, La Concepción Coronada cerró en Las Viñas siete jornadas procesionales, aunque en este 2022 volveremos a tener una prolongación mañana con el regreso de las cuatro hermandades que se refugiaron por lluvia el lunes y el martes; sin olvida que a las cuatro de la tarde, en un horario novedoso, la Hermandad del Resucitado saldrá en procesión.

Una imagen cargada de nostalgia: las sillas recogidas al paso, de regreso, de La Exaltación.   ESTEBAN
Una imagen cargada de nostalgia: las sillas recogidas al paso, de regreso, de La Exaltación.   ESTEBAN 
Representación de hermandades en el Santo Entierro, ayer.   ESTEBAN
Representación de hermandades en el Santo Entierro, ayer, con cofrades de mantilla.  MANU GARCÍA

El núcleo de todo ha finalizado. Adiós a una Semana Santa que ha tenido claros y oscuros. Sin profundizar ahora -hay tiempo por delante para evaluar- solo poner de manifiesto los dos dias de lluvia en las que pudo las ganas reteñidas sobre la razón. Y el fracaso absoluto de una hermandad señera, antigua nacida de la sabiduría cofrade de algunos de los más grandes, Las Cinco Llagas, que gracias a a la despreocupación, desidia, irresponsabilidad de quienes la gobiernan suspendieron-cortaron su estación de penitencia porque los costaleros del palio ‘entregaron la cuchara’; se veía venir desde hace algunas madrugadas y en este 2022 sucedió. ¿Qué debe pasar internamente? ¿Echar las culpas a otro como si no fuera con ellos la película? Sencillamente vergonzoso. Ni los faroles de la cruz de guía se acordaron de encender a la salida. ¿En qué planeta cofrade viven? Si Paco Barra, Martínes Arce, Pepe Raposo y muchos más levantaran la cabeza….

Costaleros del Loreto esperando el relevo.  CANDELA NUÑEZ
Costaleros del Loreto esperando el relevo.  CANDELA NUÑEZ

La jornada fue pletórica de publico en las calles. Hubo mucha gente, menos tal vez que en días precedentes. Los cuerpos estaban cansados y era el día de cerrar para muchos en dirección a otras opciones. No obstante, transitar por las calles o entrar en un bar a tomar algo se hizo complicado. La hostelería lo ha vendido todo y los empleados del sector agotados después de tres días, con su madrugada, de verdadera locura.  El Viernes Santo lo abrió el Santo Entierro por primera vez. La experiencia suponemos que habrá sido muy positiva para los hermanos de esta cofradía, que desde hace muchos años no tenía tanta gente siguiéndola. No es para menos.

La Piedad entrando en la Carpintería Baja aún con la luz de la anochecida. MANU GARCÍA
La Piedad entrando en la Carpintería Baja aún con la luz de la anochecida. MANU GARCÍA
La Urna, restaurada este año, a su paso por Aladro.   MANU GARCÍA
La Urna, restaurada este año, a su paso por Aladro.   MANU GARCÍA

La Piedad es la Piedad y su palio es la quintaesencia del cofradierismo; sublime desde el palio hasta el final con el duelo al pie de la maravillosa dolorosa. Todo es de un sabor decimonónico casi perdido en las modas reinantes. Enamora sin duda, pero ayer no llegó a la gente que estaba necesitada de ver a La Piedad arriba, con fuerza desde abajo, aguantando las marchas, deleitando…. No, no fue así porque otro año fallaron bajo un palio que fue a empujones, buscando la recogida, al trote, sin mesura. La Piedad no enamoró y eso que todos deseaban ser atrapados por el encanto que transmite por sus cuatro costados. Se vio una amplia representación de la hermandad de La Viga, con carta de hermandad con la del Calvario. Unos 40 nazarenos de elegante túnica cardenal y negro formaron un tramo completo. Salieron 14 hermandades en representación corporativa; muy pocas. Sí estuvo el Consejo, el obispo acompañando de canónigos de la Catedral y hermanos de la Hermandad Nazareno con su túnica en recuerdo de la vinculación que tienen desde tiempos pretéritos.

El diputado de cruz de guía de La Piedad firmando, por primera vez, la primera del viernes en el palquillo.   MANU GARCÍA
El diputado de cruz de guía de La Piedad firmando, por primera vez, la primera del viernes en el palquillo.   MANU GARCÍA
Nazarenos del Loreto con la cera alzada.  MANU GARCÍA
Nazarenos del Loreto con la cera alzada.  MANU GARCÍA
El Loreto dejando atrás la Catedral e iniciando la entrada en calle Barranco.   MANU GARCÍA
El Loreto, en su paso nuevo, dejando atrás la Catedral e iniciando la entrada en calle Barranco.   MANU GARCÍA
El Loreto accediendo a la Carpintería Baja; en primer plano el grupo coral y el realejo que lo acompaña.  MANU GARCÍA
El Loreto accediendo a la Carpintería Baja; en primer plano el grupo coral y el realejo que lo acompaña.  CANDELA NÚÑEZ​

El Loreto nos sorprendió. Y no fue solo por el paso nuevo, que es digno de destacar. Fue por su cortejo. Ha crecido en número y en belleza. Es la consecuencia de un trabajo de años en la transformación de una hermandad que pasaba desapercibida ; ahora hay que pararse a su paso y guardar silencio y admiración. La Exaltación fue pura esencia de ella misma. Cómo quieren a su hermandad; cómo lo ponen de manifiesto en la calle sin remilgos, con fuerza, pasión y orgullo. El palio dejó a las claras el rumbo que ha tomado. Será el de La Concepcion sin equívocos. De la primera coronada canónicamente. Ayer vimos esos primeros apuntes serios y contundentes del estilo totalmente acorde con el de la cofradía.

La Exaltación en calle Larga en una nueva demostración de fuerza costalera y de estética de barrio.   ESTEBAN
La Exaltación en calle Larga en una nueva demostración de fuerza costalera y de estética de barrio.   ESTEBAN
Saeta a la Virgen del Valle, ayer, acercándose al campillo. MANU GARCÍA
Saeta a la Virgen del Valle, ayer, acercándose al campillo. CANDELA NUÑEZ​
El Cristo en la Cruz Vieja, lugar neurálgico para esta hermandad y de muchedumbres.    CANDELA NUÑEZ
El Cristo en la Cruz Vieja, lugar neurálgico para esta hermandad y de muchedumbres.    CANDELA NUÑEZ​​​​​​​
El Valle en plaza Aladro con la fuente emanando agua. ESTEBAN
El Valle en plaza Aladro con la fuente emanando agua. ESTEBAN​​​​​​​

El Cristo es el Cristo con todo su peso histórico, de tradición y de jerezanía. El palio del Valle fue de lujo como debe ser para otra de las coronadas; embrujó, especialmente a su paso por Rivero donde llovió y mucho en colores de pétalos, agolpando en el lugar a un gentío que disfrutó enormemente. Una exaltación a la Virgen en la calle con todas sus letras. La Flamenca del santo rojo, la piropeó don Antonio Gallardo Y La Soledad. Qué mejor cierre del Viernes Santo. La Dolorosa de las manos unidas al clavo anduvo de categoría con su manto como si fuera estrenándolo tres cuartos de siglo después de crearlo Elena Caro. Este añilo no falla. Estar alrededor de la Dolorosa es garantía de que sí enamorará al espectador. Es lo que tiene hace las cosas con garantías y sabiduría, teniendo en cuenta que hace mucho por la Victoria aprendieron a que La Soledad tiene que pasearse y no limitarse a cumplir. Delante el portento del Descendimiento que nunca falla debajo y en su monumentalidad. El mejor prólogo para preceder el paso de la Señora de la Porvera.

La Soledad en su plenitud en su palio reestrenado el manto 75 años después.   ESTEBAN
La Soledad en su plenitud en su palio reestrenado el manto 75 años después.   ESTEBAN​​​​​​​
Detalle del soberbio canasto del Descendimiento, rematado con flores moradas.   ESTEBAN
Detalle del soberbio canasto del Descendimiento, rematado con flores moradas.   ESTEBAN​​​​​​​
Acólitos y nazarenos precediendo al paso del Descendimiento.  ESTEBAN
Acólitos y nazarenos precediendo al paso del Descendimiento.  ESTEBAN​​​​​​​

En 2023 volverá la Semana Santa otra vez en abril pero más temprano: el día dos será Domingo de Ramos. Será otra historia, diferente pero igual en sus actores. Queda tiempo para corregir desatinos y posiblemente el año en el que dé tiempo ha reflexionar si el tema costaleros merece más atención. Este año han habido muchas debilidades que ciertamente preocupan. Todos lo saben. Hay que ser conscientes de a lo que se va cuando un hombre de ciñe la molía o el costal a la trabajadera. O, ¿estamos en el umbral del regreso de cuadrillas asalariadas?

Sobre el autor:

KIKO ABUINA 1

Kiko Abuín

Periodista.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído