Lo que sorprende en la política del PP es el fundamentalismo interno que impera en este partido. Todos cometen errores pero está comprobado, los últimos casos lo demuestran, que el Partido Popular se lleva todas las medallas. El cerrar filas ante Cifuentes recuerda a otras recientes cuando se atrevían a poner la mano en el fuego por Granados, González, Rita barberá, Soria, Camps, Pedro Antonio Sánchez etc, etc... Al  ser preguntados, ya no se queman, pero siguen apoyándola, defendiendo lo indefendible o como dijo Cospedal, "a los nuestros y lo nuestro". Señora ministra ¿aunque su código de conducta sea inaceptable?

Este grave problema cada vez se enroca más. A pesar de la presunta seguridad y sonrisas con la que ella se presenta a los medios. A pesar de la contundencia con la que expone su defensa. A pesar del abrazo de Rajoy en público o de los "suyos" puestos en pie aplaudiéndola a rabiar... A pesar de todo se ve y se siente acorralada por sus propias mentiras y otras que irán saliendo, más la investigación de la Fiscalia que está en marcha.

Hasta lo que todos sabemos por los propios protagonistas: rector, director del máster, las profesoras que firmaron y hasta la misma Cifuentes con sus contradicciones, el máster ficticio ha sido un regalo. Las prebendas que tienen algunos a diferencia de sus iguales. Hay mucha gente indignada. Los estudiantes porque les cuesta mucho sacar adelante un máster con estudio, trabajo, tiempo. Y nosotros, los padres, el dinero que tenemos que aportar para estos chicos y chicas que en caso de que lo estudien fuera de su ciudad tenemos que desembolsar muchos gastos.

Este despropósito sigue siendo una huida hacia delante y ahora la pelota está en el tejado de Ciudadanos, que de momento la sostiene en la presidencia. Una Comunidad de Madrid en el punto de mira y no precisamente por cosas buenas de su gobierno, sino todo lo contrario a la vista del pasado reciente con Ignacio González, Esperanza Aguirre y ahora la señora Cifuentes. Como señaló Ángel Gabilondo, esta es una situación de emergencia, y visto lo visto así es. Un político utilizándo lo público en beneficio propio tiene que ser penalizado.

Si no dimite habrá que llevar a cabo esa moción de censura que propone el Partido Socialista con el apoyo de Podemos, y al que debería unirse el tibio Ciudadanos para sacar del poder a una mujer que agarrándose a él sigue mintiendo de forma descarada, a los madrileños y a toda España.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído