Varios grupos de familias se rebelan y no llevarán a sus hijos a clase a pesar de las amenazas de la Junta

Educación ya ha avisado de que aplicará el protocolo de absentismo ante quienes teman que las medidas frente al covid sean un riesgo

Varias activistas de Escuela de Calor, en una de sus protestas contra la Junta. FOTO: Escuela de Calor
Varias activistas de Escuela de Calor, en una de sus protestas contra la Junta. FOTO: Escuela de Calor

Varias grupos de progenitores se están organizando en Andalucía para declararse en rebeldía respecto a la vuelta de las aulas, a pesar de que la Junta ya ha amenazado con aplicar los protocolos de absentismo si los padres y madres decidieran no llevar a los pequeños al colegio por la falta de medidas frente al covid.

"A medida que avanza el mes de agosto y la maquinaria de propaganda de la Consejería de Educación invierte recursos en vender su no-plan de vuelta a la educación presencial, crece en las familias la certidumbre de que en estas condiciones la vuelta al colegio es un riesgo para la salud de sus hijos e hijas y para su entorno familiar", explican desde la plataforma Escuela de Calor, radicada en Sevilla. "Cada vez son más las que deciden no incorporarlos al curso 2020-21 sin seguridad", señala la asociación, que explica que "en esta semana ha nacido en Málaga un colectivo de familias de la Educación Pública que ha seguido la línea de la plataforma sevillana".

"AMPA En Pie, nombre de las malagueñas, surge por la necesidad de las familias de organizarse y luchar por un objetivo común: exigir a la Consejería que planifique la vuelta al colegio en septiembre con seguridad", añaden. "En Cádiz empieza a haber movimientos de familias en este mismo sentido y en Córdoba la plataforma Niñ@s del Sur comparte la misma idiosincrasia de empoderamiento de familias al margen de estructuras como las Federaciones provinciales de AMPA, que bajo el marco de la Confederación andaluza tienen siempre posturas menos contundentes". Otras familias de Huelva y Almería continúan en la misma línea.

Respecto a los refuerzos de profesores, indican que "no hay más que hacer la cuenta para saber que 6.000 docentes a repartir entre todos los centros educativos andaluces (incluyendo los privados concertados), no llega ni de lejos a la necesidad de plantilla actual para bajar ratio o recuperar los aprendizajes perdidos. ¿Qué es un docente más en un centro con una media de 600 o 700 alumnos y alumnas?". Respecto a la limpieza se preguntan: "¿Cómo limpiar cada cambio de clase las aulas que cambian de grupo? Simultáneamente. O todas las mesas del profesorado. Los baños, ¿cómo se lavan 10 veces las manos 600 alumnos en 3 baños (con suerte) sin aglomeraciones y en los cambios de clase o recreo? ¿Qué pasa con las aulas de apoyo? No tiene ningún sentido.

En un escrito, acusan al consejero de Educación, Javier Imbroda, de ir buscando "titulares para convencer a la sociedad y la comunidad educativa andaluza que ha trabajado y que lo ha hecho bien, cuando lo que ha hecho es perder el tiempo y generar el mayor consenso frente a ella de la historia de la defensa de la Educación Pública andaluza".

Si no hay cambios en los planes de la Consejería, las familias andaluzas "nos veremos obligadas a elegir salud a costa de la educación. Y no incorporaremos a nuestros hijos e hijas a sus centros educativos, no somos absentistas, queremos presencialidad pero con unas garantías de seguridad que la Consejería no nos ofrece". Y van más allá, pues dicen que "solo la Consejería es la responsable. Las comisiones covid no dejan de ser la herramienta que Javier Imbroda se ha sacado de la manga para que trabajen las comunidades educativas y sean las responsables de lo que pase. Invitamos a las personas miembros de tales comisiones que firmen mostrando su disconformidad con el procedimiento establecido. Es la única manera de no ser cómplices del despropósito".

Las AMPAS ya hablan de movilizaciones

La federación andaluza de AMPAS Codapa ha mostrado su preocupación "por la inseguridad con la que se llevará a cabo la vuelta al cole en la comunidad y exigen, en consecuencia, al Gobierno andaluz más recursos para garantizar la seguridad y salud" en el regreso a las aulas en septiembre, en lugar de plantear el curso “con total normalidad, como si no existiese una pandemia”.  Plantean movilizaciones “si las administraciones siguen mirando hacia otro lado”, advierten.

"Los llamados grupos burbujas no cumplirán su objetivo en aulas atestadas, que pueden transformarse en un foco de infección. Como ya denunciamos desde la Codapa, se siguen recortando líneas de la escuela pública en plena pandemia, en lugar de aprovechar la bajada de la natalidad para reducir el número de estudiantes por clase, garantizando así la distancia de seguridad que recomiendan las autoridades sanitarias para evitar nuevos rebrotes por Covid19”, señala la presidenta de la Confederación, Leticia Vázquez.

Desde junio, la Codapa y sus ocho federaciones asociadas "venimos trabajando por una vuelta

segura a las aulas. Con este propósito nos hemos reunido con sindicatos, con los directores de primaria, secundaria o la inspección, entre otros muchos colectivos, para consensuar propuestas".

También "hemos mantenido distintos encuentros y enviado reiterados escritos a Educación, que ha desoído la mayoría de nuestras propuestas, y presentamos ante el Consejo Escolar de Andalucía (CEA) un completo documento con medidas para garantizar la seguridad que igualmente cayó en saco roto”, recuerda Vázquez.  Así, añade: “Hasta ahora siempre hemos mantenido la senda del diálogo, pero nos planteamos movilizaciones ante la ceguera de las administraciones. Si la Junta y ayuntamientos siguen mirando hacia otro lado, tendremos que adoptar medidas más contundentes".

 

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído