Un año del incendio de Doñana: tres imputados y una regeneración de entre 60 y 100 millones de euros

Al desastre medioambiental, uno de los mayores de los últimos años, se suma el gran coste económico que supuso su extinción y las pérdidas económicas derivadas del fuego

Pinos afectados por el incendio en Doñana, un año después de la catástrofe, donde realizan una inversión de más de tres millones de euros. FOTO: ECOLOGISTAS EN ACCIÓN
Pinos afectados por el incendio en Doñana, un año después de la catástrofe, donde realizan una inversión de más de tres millones de euros. FOTO: ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

Las pavesas de unos hornos de una carbonería situada en el término municipal de Moguer fueron, según la Fiscalía de Medio Ambiente de Huelva, las causantes de uno de los mayores incendios en Andalucía en las últimas décadas, afectando a parte del Parque Nacional de Doñana y quemando 8.486 hectáreas de pino y matorral, además de casas y un camping.

La alarma se daba hace un año desde la torre de vigilancia de La Laguna, del plan Infoca. En la zona de Las Peñuelas, poco antes de las nueve de la noche del 24 de junio se divisaba una columna de humo que alertaba de la existencia de un fuego. El fuerte viento de levante avivó unas llamas que alcanzaban los 20 metros de altura y que se fueron extendiendo poco a poco. A las 22:15 se activaba el Plan de Emergencias, que se desactivaba casi tres días después, tras controlarse el fuego.

Hasta entonces se vivieron situaciones de terror por parte de bañistas de las playas de Mazagón y Matalascañas, así como de los usuarios de un camping, que quedó completamente arrasado y que precisamente ahora, tras 365 días, acaba de reabrir sus puertas después de una millonaria inversión. No faltó también un cierto grado de polémica, tras las denuncias de los bomberos de que no se estaba contando con el personal necesario para sofocar las llamas, ni siquiera con aquellos que, fuera de servicio, querían también colaborar en las labores de extinción.

Un año después, Doñana se regenera lentamente. Los estragos del incendio aún son visibles en las zonas afectadas, donde todavía predomina el color negro, a pesar de los brotes verdes que empiezan a pulular por el terreno. La organización Ecologistas en Acción calcula que la restauración de este entorno sobrepasará con creces los 50 millones de euros, que se sumarán al millón y medio que costó la extinción y a los 9,8 millones de pérdidas en valores ambientales, recreativos y económicos como la piña, pastos, madera, caza o plantas aromáticas. De hecho, según publica el diario El Mundo, los cálculos de la Fiscalía de Medio Ambiente, Urbanismo y Patrimonio Histórico de Huelva apuntan a un coste cercano a los cien millones de euros.

camping_donana_miguel_angel_ramirez.png El camping de Doñana, hace un año, tras ser devastado por el fuego. FOTO: MIGUEL ÁNGEL RAMÍREZ

El colectivo ecologista realiza dichas afirmaciones a la luz del documento de directrices para la restauración que ha sido entregado a los grupos de trabajo del Consejo de Participación de este espacio protegido, previo a su presentación en el próximo pleno de este órgano. El documento, en el que ha colaborado una comisión de entidades públicas, prevé un plan de restauración “diverso y heterogéneo en atención a los numerosos hábitats y ecosistemas, y teniendo en cuenta la respuesta de la vegetación y el banco de semillas”.

Aun así, Ecologistas en Acción pide cautela a pesar de las “buenas expectativas del documento de directrices” y solicitará que junto a la erradicación de especies exóticas prevista, apostando por las especies propias de Doñana y previo a la tarea de eliminación de árboles quemados, los ejemplares afectados sean marcados por el equipo del espacio protegido “cumpliendo exhaustivamente con los requisitos que se describan para las cortas”. “La administración ambiental debería de realizar una selección exhaustiva para una primera actuación de corta de árboles completamente calcinados y podas en los ejemplares algo más afectados. Posteriormente, el seguimiento del arbolado afectado irá marcando la necesidad de nuevas labores y las pautas para avanzar en la restauración al ritmo de la naturaleza, evitando así una posible tala masiva que sólo beneficiaría a fábricas que se dedican a la producción de energía a partir de la biomasa”, considera la organización ecologista.

De otro lado, para la organización ecologista, Doñana y su entorno “están viendo disminuidos o devaluados los espacios forestales” y no basta responder con modificaciones presupuestarias que favorezcan las restauraciones que haya que hacer, sino que es fundamental comenzar a paralizar los proyectos que supongan la pérdida de arbolado y de monte público”.

Mientras tanto, prosigue la instrucción de un caso en el que la Fiscalía de Medio Ambiente imputó por incendio forestal por imprudencia grave a tres personas, los responsables de Carbones Fergón, la carbonería donde el ministerio público considera que se originó el fuego. Son estas personas los que deberían hacerse cargo de los costes de extinción y de restauración del entorno, algo prácticamente utópico ya que las coberturas del seguro de la carbonería no superan los 500.000 euros.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído