Zahira, despachar pan y elaborar dulces con una enfermedad rara

Una joven jerezana realiza prácticas en la panadería Santa Clara de Jerez gracias al programa de empleo impulsado por Aspaym Cádiz en colaboración con la Fundación ONCE

Zahira, atendiendo a un cliente en la panadería Santa Clara. FOTO: MANU GARCÍA
Zahira, atendiendo a un cliente en la panadería Santa Clara. FOTO: MANU GARCÍA

Zahira se levanta, cada mañana, con la ilusión de ponerse su bata blanca, su redecilla en el pelo y colocarse detrás del mostrado de la panadería donde está cursando prácticas desde principios de año. Allí se encarga de atender a los clientes, de cortar pan y de elaborar todo tipo de dulces, desde bizcochos, hasta carmelas, pasando por magdalenas o tartas. “La repostería me encanta”, dice. Y lo demuestra cada día. Zahira Vargas (Jerez, 1998) veía a su madre, de pequeña, cocinar en casa y elaborar dulces, por lo que poco a poco, casi sin saberlo, se fue enamorando de la repostería, a la que quiere dedicarse profesionalmente.

“Me gusta el trabajo, todo lo que sea movimiento, como esté parada me entra sueño”, expresa la joven, que está realizando prácticas en la panadería Santa Clara de Jerez gracias al programa de empleo impulsado por la Asociación de personas con lesión medular y otras discapacidades físicas (Aspaym Cádiz), en colaboración con la Fundación ONCE, que permite que tres jóvenes con diversidad funcional estén realizando prácticas en diversos negocios de Jerez. Zahira nació con discapacidad intelectual y padece una enfermedad rara de la que aun no tiene diagnóstico. “No dan con ella”, explica María Gil, trabajadora social de Aspaym.

La joven jerezana, durante la formación recibida en el programa de empleo de la asociación, ha aprendido a elaborar su currículum, a comportarse en una entrevista de trabajo y a desenvolverse, en definitiva, en un mundo laboral que le es hostil. Anteriormente, la única experiencia laboral de Zahira fueron unas prácticas en las que la mandaban a “partir papeles”. “No quería ir, estaba cuatro horas haciendo lo mismo”, explica ella misma, quien ahora en la panadería Santa Clara se siente más realizada.

Zahira, detrás del mostrador de la panadería Santa Clara. FOTO: MANU GARCÍA

Zahira, que cursó un grado medio de Cocina en el IES Alvar Núñez, tiene claro que quiere dedicarse a la repostería. “Estoy deseando trabajar, mientras que sea cocina, me gusta todo”, señala. En la panadería donde cursa las prácticas, la propietaria, Amparo Rodríguez, la anima a mejorar. “Me ayuda a manejar el dinero, que me cuesta un poco”, dice, “pero ya le voy cogiendo el tranquillo”. Cuando lavozdelsur.es visita el negocio, Amparo no se encuentra en la panadería porque está convaleciente tras sufrir una caída. Zahira vio el incidente y la ayudó a contactar con su familia.

“Amparo quiere que Zahira sea cada vez más independiente”, cuenta María Gil, de Aspaym Cádiz, quien añade que “el otro día hicieron un bizcocho”. “Ella —por la joven— quiere hacerle ver a la gente que puede trabajar y lo está demostrando”. Gil, trabajadora social de la asociación, asegura que está muy agradecida a las empresas que han acogido a personas con discapacidad en prácticas, como Celia, que está en Hermanos Grimaldi, algo que “también sirve a los empleados para valorar las cosas”.

Juan Carlos Mateo, marido de Amparo y copropietario de la panadería, explica que aceptaron la invitación de Aspaym porque el trabajo en su negocio “no necesita especialización y es perfectamente asimilable y adaptable. No hay justificación para negarse”, dice, aunque hubo muchos negocios que sí lo hicieron cuando escucharon la propuesta de la asociación. “Zahira y las personas con discapacidad son parte de la sociedad y han demostrado que son capaces de muchas cosas”, dice Juan Carlos. Para ello, cree que el Gobierno “tiene que ayudar a que estas personas se terminen de integrar y que sean rentables para las empresas”.

Juan Carlos Mateo, copropietario de la panadería, Zahira Vargas y María Gil, trabajadora social de Aspaym. FOTO: MANU GARCÍA

Juan Carlos cuenta que “para que Zahira sea rentable lo mismo necesita unos meses, y sé que ahora no la podría dejar sola en el despacho, pero no dudo que de aquí a seis meses pueda, es perfectamente capaz”. El propietario de panadería Santa Clara dice de la trabajadora en prácticas que “es una persona muy abierta y meticulosa”, que se ve capaz de realizar las labores que se le encomiendan. “Si no me hubiese servido o no funcionara, diría que no puede ser, esa opción la tiene todo el mundo, pero allá cada uno con sus decisiones”, añade.

La panadería Santa Clara, que gestionan Amparo Rodríguez y su marido Juan Carlos Mateo, es un negocio familiar —fundado por el padre de ella— nacido hace más de 50 años que, desde hace tres, regentan en solitario. “Hemos reducido la estructura e informatizado el negocio”, cuenta Juan Carlos, pero la base sigue siendo la misma: elaborar pan de calidad. ¿Su especialidad? El pan blanco. “Lo hacemos en horno de leña”, explica, “y mantenemos la misma calidad de siempre”. Eso sí, la competencia es dura: “El pan industrial, que venden cuatro barras por un euro, es malo y se consume, quien lo coma allá él. El precio del pan no es para escatimar dinero”. Zahira, al terminar la entrevista, atiende a un cliente que le pide un par de barras de pan. Y es que nada le hace perder la concentración.

Sobre el autor:

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído