Una excavadora y un camión equipado para apoyar la extracción de tierra en el rescate de Yulen. FOTO: CRISTINA MENA.
Una excavadora y un camión equipado para apoyar la extracción de tierra en el rescate de Yulen. FOTO: CRISTINA MENA.

Hace 45 horas que Julen, un niño malagueño de 2 años, cayó a un pozo de 110 metros de profundidad y de 25 centímetros de diámetro. "Nos estamos muriendo, no están haciendo una puta mierda", declaró el padre del pequeño en El Programa de Ana Rosa. La familia está destrozada. "Un día de arroz se ha convertido en una tragedia", comentó una amiga de los padres en el programa Espejo Público. 

“Muchos tuits de apoyo, muchos votos pero medios ninguno. ¿Sabe usted lo que es llevar aquí 30 horas esperando a que saquen a tu hijo de un pozo? ¿Usted se puede creer que esta mañana a las 11:00 se sabía que venía un camión de Cádiz para sacar tierra, y han esperado a que llegara para arreglar el carril?", continuó.

El suceso tuvo lugar el pasado domingo 12 de enero en una parcela que acababa de comprar la familia del pequeño, en Dolmen Cerro de la Corona, en Totalán (Málaga), lugar al que se desplazaron efectivos de los servicios de emergencia de inmediato para tratar de rescatar al menor. No obstante, el pozo todavía no se ha manipulado, con la intención de evitar cualquier derrumbe que afecte a la vida del menor.

Los trabajos han comenzado a las 7:00 de esta mañana, después de que los equipos de rescate llevan horas succionando la tierra bajo la que podría encontrarse el niño de dos años, y dado que las máquinas empleadas han encontrado una masa compacta que no se puede sacar, a unos 73 metros de profundidad. La subdelegada del Gobierno en Málaga, María Gámez, ha explicado que se está trabajando para "acceder desde otro orificio lateral y horizontal" de unos 50 a 80 metros de distancia para poder localizarlo e intentar llegar a la zona donde se supone que se encuentra el pequeño.

Por el momento no se ha podido determinar en qué estado se encuentra el niño, que lleva más de 45 horas atrapado. Los efectivos han seguido trabajando sin descanso en Totalán (Málaga), en la que se han empleado en extraer por succión la tierra del interior del pozo, una prospección de más de un centenar de metros de profundidad y unos 25 centímetros de ancho, en el punto en el que la cámara con la que se pretende visualizar al menor se topó con un tapón de material que impide su avance, a unos 73 metros.

El empresario que realizó la perforación del pozo en el que cayó Julen, Antonio, asegura en El Español que selló “con una piedra” la cavidad abierta, de unos 23 centímetros de diámetro y entre 100 y 110 metros de profundidad. Una perforación que hizo hace un mes, recoge el digital.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído