Varios estudios indican que el calor reduce el contagio a la mitad

Tras analizarse la situación en varias ciudades chinas, la conclusión es que en territorios con media de temperaturas superior a 20 grados, se producen muchas menos infecciones

Niños refrescándose contra el calor, en una imagen de archivo.
Niños refrescándose contra el calor, en una imagen de archivo.

La climatología jugaría a favor de la disminución de la capacidad expansiva del Covid-19 en Cataluña, según un informe del Servei Meteorològic de Cataluña (SMC) y el Hospital Clínic de Barcelona en el que han analizado diversos estudios publicados para profundizar en el posible peso del componente climático.

El elemento climático siempre se ha apuntado como un aspecto que podría jugar un papel de ahora en adelante, pese a que "secundario" en contraposición con otros como los hábitos sanitarios, densidad y flujos de población o la capacidad de respuesta del sistema de salud, han informado el SMC y el Clínic en un comunicado.

En las últimas semanas han aparecido diversos estudios preliminares que analizan la relación de la expansión de Covid-19, con la temperatura, especialmente en China, y uno de estos está basado en 100 ciudades chinas, en el que se constata que la temperatura y la humedad relativa se asocian significativamente con las reducciones de casos.

Otro estudio más reciente ha desarrollado una serie de 200 modelos de nicho ecológico para proyectar la variación mensual de la idoniedad climática para la difusión del coronavirus a lo largo de un año climatológico típico y, fruto del análisis, parece que la temperatura del aire, junto con la humedad, son los predictores que explican mejor la distribución de los brotes de virus, siendo las zonas demasiado frías y las demasiado cálidas y excesivamente húmedas las que tienen menor exposición, aunque existen otros estudios que no atribuyen a la humedad del aire un papel tan preponderante.

Uno de los estudios identifica una franja óptima entre los -3 y los 15 grados de temperatura media mensual para la expansión del virus, a partir de los 15 grados disminuye y por encima de los 20 la respuesta o probabilidad de la expansión decae a la mitad.

Tomando los valores indicados en el estudio y considerando solo el factor climático, los dos próximos meses podrían ser "claves" para amortiguar la capacidad expansiva del virus, ya que se estará en la fase de transición hacia el verano y diversas comarcas alcanzarán progresivamente estos umbrales de 15 y 20 grados de temperatura media.

El SMC y el Clínic afirman que si bien es probable que el aumento de la temperatura y de la humedad ayude a una reducción del riesgo de contagio indirecto, no disminuirá significativamente el directo de persona a persona, y las medidas de protección individual se deberán mantener.

También señalan que el aumento del índice de radiación ultravioleta puede tener un efecto de reducción en la viabilidad y persistencia del virus en determinadas situaciones.

Los investigadores sostienen que el calor y el sol pueden ayudar pero "por si solos no reducirán lo bastante significativamente la transmisión" del Covid-19, por lo que las medidas básicas de higiene y protección son el factor más importante para reducir contagios.

La atribución del papel del elemento climático en la expansión de la pandemia es un campo de estudio en continua evolución, por lo que es necesario tomar estos resultados "con cautela", han señalado el SMC y el Clínic.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído