Una cajera de 'súper' relata lo duro que es trabajar en el sector estos días

Desde su cuenta de 'twitter' lanza una lista de unas 30 cosas que te harán reflexionar sobre la situación que están viviendo

Una imagen de un supermercado lleno, sin problema alguno de abastecimiento.
Una imagen de un supermercado lleno, sin problema alguno de abastecimiento.

La usuaria de Twitter @PerkinsUnkonown es una cajera de supermercado española de una cadena no revelada que estos días se encuentra a pleno rendimiento. En varios mensajes en la red social, ha explicado cómo es trabajar en plena pandemia por el coronavirus, y cómo ha desarrollado su labor desde mediados de esta semana, cuando gran parte de la ciudadanía ha decidido ir a comprar en masa.

"El miércoles me llama mi encargada. Me pide si puedo ir a la mañana siguiente, de 9 a 15, porque, cito textualmente, 'es el fin del mundo'. Digo que sí y voy", comienza a relatar esta profesional de un servicio esencial en estos momentos.

El jueves "el percal es bastante desalentador, pero nada comparado con lo que se nos vino encima los días siguientes. Me entero por el grupo de whatsapp de las compis que una de la tarde está de vacaciones y que la empresa no manda a nadie. Solo son 3 cajeras, así que me ofrezco a cubrirla. Por tanto, mi horario pasa a ser de 9 a 15 y de 17.45 a cierre (sobre el papel). Tal y como ha sucedido todo, ese horario ha pasado a ser desde las 8.20 - 15.15 y 17.15 - 22.00. Y como yo, y peor, a saber cuantos compañeros del sector".

Esta empleada señala que, por los vídeos que han circulado en redes y medios de comunicación estos días, cualquier persona se puede hacer una idea de que no es fácil trabajar en este sector. "Creedme cuando os digo que es una verdadera tortura para nosotros. Estar tantísimas horas de pie, expuesto al virus que ha blindado el país, ya no solo con el cansancio que esto supone", sino también por otras muchísimas actitudes que ha tenido que experimentar pero que pueden cambiar si los clientes actúan con más respeto y responsabilidad. Así, con algunos retoques para eliminar alguna palabra malsonante, aunque no todas, enumera:

"-La poca paciencia de la gente

-Tu propia poca paciencia

-El gilipollas de turno que te viene a toser en la cara a propósito

-Las viejas que no paran de preguntar si van a llegar los yogures Larsa, SEÑORA, CÓMASE UN DANONE

-Los que te preguntan si, literalmente, 'tenemos pensado reponer' a ver, tenemos las estanterías vacías para que les de el aire, sabes

-Las cantidades de mercancía ingentes que llegan pero la imposibilidad de salir a reponer por estar cobrando

-El teléfono sonando sin parar (personas preguntando que si les vamos a llevar su pedido o qué, no señor me voy a comer su papel higiénico)

-La gente que no pesa las cosas en frutería y pretende que vayas tú a hacerlo

-La gente que te dice 'oh pues da gracias que tienes trabajo'

-'¿Pero el súper no cierra, no?' No caerá esa breva, ASÍ QUE DEJAD DE VENIR EN MASA

-La gente que no sabe hacer cola

-El repartidor haciendo 14h diarias, llevando cajas a 5º sin ascensor

-Las ganas de llorar constantes

-Las uñas rotas

-Los comentarios de 'Os subirán el sueldo, ¿no? Jeje'- Jajá, qué cachondo eres amigo

-Las señoras que se empeñan en pagarte 5€ en monedas de 1ct con una cola de 20 metros

-El no poder hacer un descanso porque el súper va a reventar, ni siquiera para ir al baño

-Las líneas caídas (lo que supone que no se pueda pagar con tarjeta) por saturación

-Las manías de la gente para embolsar

-La gente ignorante que insiste en que no pasa nada

-'Uy estamos todos locos, qué histeria'. Mija llevas un carro de 2 metros de altura no me vengas con que es tu compra de la semana (porque lo dicen TODOS)

-La gente que pide cosas de almacén (para no llevárselas luego)

-El abandono por parte de los jefes (un email para todos con un 'buen trabajo chicos, no sé ni como ni cuando pero intentaré compensaros') pero usurero manda GENTE A REPONER

-'Mira no tenñeis pasta en el estante' BAIA SEÑORA ES USTED PERSPICAZ

-El p*** papel higiénico

-El no dormir bien porque oyes el 'clin, clin, clin' de la megafonía en bucle

-Los sarpullidos en las manos de usar guantes

-La nula distancia entre la gente porque entre personas y carros, no se circula".

"Y seguro que me dejo mil cosas más en el tintero", prosigue esta cajera de supermercado. "Pero os juro que estos días están siendo totalmente irreales. Es indescriptible. No sé cómo transmitiros lo que sentimos los trabajadores de supermercado". Y "a pesar de que, como os he contado, la gente es imbécil, hay también muchísimos seres de luz (ya sabéis que se suele notar antes lo malo que lo bueno). Esas personas que te ayudan a montar el pedido. Esas personas que te recogen los carros. Esas personas que te sonríen y te dicen ¡ánimo! Esas personas que te ayudan a embolsar. Esas personas que no obstaculizan tu trabajo, que te disculpan si te equivocas. Os estamos eternamente agradecidos".

Por último, manda un mensaje a la gente. "Solo pediros, aunque sé que la mayoría lo estáis haciendo fetén, que os cuidéis. Que os quedéis en casa. Que luchéis contra el virus, porque si no lo hacemos juntos, el esfuerzo no valdrá de nada".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído