Un mago jerezano, premiado en el Congreso Nacional de Magia: "El mentalismo tiene un puntito de realidad"

'Magic Samk' es galardonado en la especialidad de Mentalismo con un espectáculo donde 'juega' tentando a la suerte

José Manuel Camas, tercer premio en metalismo en el Premio Nacional de Magia. FOTO: MANU GARCÍA.
José Manuel Camas, tercer premio en metalismo en el Premio Nacional de Magia. FOTO: MANU GARCÍA.

Acompañado de un diploma y trofeo, José Manuel Camas (Jerez, 1979) aparece por la alameda del Banco. No es una ilusión, ni es producto de alguno de sus trucos. Este jerezano, que se inició en la magia poco después de cumplir la mayoría de edad, ha sido galardonado con el tercer puesto en la categoría de mentalismo en el Congreso Nacional de Magia, celebrado en la ciudad de Murcia el pasado fin de semana.

Carpintero de profesión y trabajador de una empresa de cocinas en el polígono industrial de El Portal —CDC Cocinas para los más curiosos—, espera algún día dedicarse casi profesionalmente a la magia, aunque se siente orgulloso de su trabajo actual, en el que incluso le dejan alguna que otra máquina para fabricar sus cosas. "Son geniales porque cuando me hacen falta unos días para ir a un certamen o lo que sea, siempre me permiten compaginar el trabajo con la magia", explica alegre sobre una carrera en la que poco a poco ha ido progresando.

El mago jerezano con su baraja de cartas. FOTO: MANU GARCÍA.

"Fue hace tan solo unos años cuando decidí dedicarme más a ello", recuerda. En aquel momento y pese a haber hecho un curso de magia con 19 años en Sevilla, cogió el toro por los cuernos —o el sombrero y la varita, si se me permite el símil— y se acercó a una tienda de magia ubicada en el extinto Zoco de Artesanías de Jerez, en la plaza Peones. "Mi mujer me dijo que allí vendían cosas y me animé", comenta, sin esperar que aquella vuelta al mundo de la magia fuera llegar tan lejos. De ahí a conquistar un premio local de magia en Jerez en 2017, el segundo en la Quedada Mágica Andaluza de Sevilla, y el segundo también en el Encuentro Internacional Almussafes Màgic de Valencia.

El jerezano, que se llama Magic Samk, y Samk porque es su apellido al revés, empezó como otros muchos. "Empecé cuando era pequeño con la cajita de magia borrás", ríe, recordando sus años de infancia y pensando en su pequeño de seis años, que desea conocer sus trucos. "Intento no decírselos pero al final todo queda en familia", sonríe. Precisamente sobre el mundo de la magia de hoy destaca que es mucho más fácil y al mismo tiempo más difícil, con videotutoriales en YouTube o las posibilidades que ofrece internet. "He visto a mucha gente que hace magia pero sólo copiando, antes con un libro tú hacías las cosas a tu propia forma y eso creaba tu estilo", recalca sobre esa posible perdida de la originalidad, a la que él tuvo que acudir prácticamente por imperativo al aprender entre libros, y sobre la que aún sigue en continúo progreso, fijándose en maestros como Javier Botía y Anthony Blake, a quienes admira.

El jerezano se inició en la magia cuando era un adolescente. FOTO: MANU GARCÍA.

"¿Queréis que os haga un truco?", pregunta para acto seguido sacar una alfombrilla negra improvisada de una maleta. Sobre ella, unas cartas con todas las letras del abecedario —sin la ñ— y dos montones de 13, que pide que lavozdelsur.es baraje. El fotógrafo y redactor de este medio se miran, eligen una carta —la que más coraje os de, dice— y se la intercambian. Pero en el mentalismo ya se sabe, se sabe que él lo sabrá y así es. Tras barajar en varias ocasiones, los montes quedan en su sitio y el mago José Manuel hace que ambos pronuncien letra a letra. La H y la W. Lo sabía. En cambio, su truco en Murcia tuvo algo de diferente... y de peligroso, en teoría.

"Hablo de la suerte", resume con cuatro palabras. ¿La suerte? "Visto de amarillo, paso por debajo de una escalera, aparece un gato negro, dejo una tijera abierta y rompo un espejo. El que sea supersticioso se tira de los pelos viendo esto", cuenta entre risas. Hasta ahí todo bien, pero ahora viene la peor parte. "Juego con alguien del público a que pruebe su suerte. Esa persona no lo sabe pero hago que meta su mano en cuatro cajas del escenario, va a ver que no tiene nada y en la quinta no va a meter la mano, se la enseño yo", explica. El secreto está en esa quinta. Con una fotografía y ocultándoselo previamente al protagonista elegido entre el público, que no oye nada al tener puestos unos casos, enseña lo que hay dentro: un cepo. En cada elección, se palpa la tensión, que el conejillo de indias desconoce. Una a una, con el miedo de que se quede manco. En la quinta mete un instrumento y salta el cepo. ¡Ya está! Era un regalo. "Te he regalado tu mano, no la apreciamos pero mira, ahora ya con las dos manos", comenta. "¡La madre que te parió! me dicen todos, asustados".

El redactor de lavozdelsur.es participa en uno de sus trucos. FOTO: MANU GARCÍA.

Pero no es su único truco. Otra máquina, inventada por él mismo, hace algo parecido poniéndose en riesgo a él mismo y donde el público decide. Se trata de cuatro carriles, una máquina que se abre de madera y esconde un cuchillo en uno de ellos. Allí José Manuel se descalza, mete el pie debajo de cada uno y pregunta a la gente si quiere que suelte el perno. " Ellos deciden. Si no hay nada no pasa nada, pero si está el cuchillo me corto el pie", dice tajantemente. "El público elige tres de cuatro, y en ese último es donde se esconde el cuchillo; soy yo lo que expone el pie y ellos deciden por mí, en eso se basa la suerte... las cosas pasan porque pasan, y como sigo con los dos pies de momento bien", ironiza con mucho arte, en un mundo en el que no siempre considera que sea así. "En el mentalismo hay gente que parece muy seria pero soy andaluz y no puedo evitarlo".

El mago jerezano, que además de en la categoría de mentalismo se ha presentado en la de invención, se especializó en mentalismo aunque "haga de todo" porque es lo que más le ilusiona. "El mentalismo tiene ese puntito de realidad, en las grandes ilusiones es todo muy mágico", cuenta en esa línea, huyendo de las "grandes ilusiones. "Si parten alguien por la mitad sabes que no se puede partir alguien por la mitad. Lo ves, alucinas, no das crédito pero hay algo que te dice que no puede ser, que no puede recomponerlo. En el mentalismo no, está esa parte de... ¿y si?", hace una pausa. "¿Y si yo soy capaz de pensar una palabra, meterte en mi mente?", se pregunta. Es la magia... la magia del mentalismo. "Pase lo que pase siempre está la posibilidad de que sea posible". Palabra de mago.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído