Un estudio matemático dice que hay diez veces más infectados que los contados oficialmente

El COVID-19 no mata al 7% de la población, como dicen las cifras españolas, sino que los muertos se dan entre otros muchos casos no diagnosticados por una razonable priorización del análisis solo a algunos grupos de población

Dos sanitarios realizan un traslado en UVI móvil a un hospital.
Dos sanitarios realizan un traslado en UVI móvil a un hospital.

Las matemáticas suelen aportar luz allá donde hay dudas. Por eso, los números ofrecen explicaciones a fenómenos que, de primeras, no se comprenden. Antonio Durán Guardeño, catedrático de Análisis Matemático de la Universidad de Sevilla, está trabajando en un estudio científico para determinar las desviaciones presentes en las estadísticas oficiales de coronavirus.

Estas no es que se oculten deliberadamente, sino que el conteo oficial de infectados se basa en aquellos que han dado positivo oficialmente tras las pruebas realizadas por laboratorio. Éstas no se pueden realizar a todos los casos llamados sospechosos, que son posibles enfermos con dolencias leves a los que se les recomienda aislamiento estricto en el domicilio, sin mantener contacto incluso con las personas con las que convivan.

Mientras los millones de test adquiridos por el Gobierno de España llegan, y con la esperanza que la remesa sea más eficaz que los 9.000 devueltos por ser ineficientes en una primera compra a un laboratorio chino a través de un proveedor español, son la matemáticas las que hablan, despejando dudas respecto a las cifras oficiales.

Tal y como recoge este viernes el diario El País, la proporción de fallecimientos en España a fecha de jueves 26 implicaba una letalidad del virus que ronda el 7%. Esta cifra es enormemente alta y no se corresponde con todo lo que se sabe del coronavirus. Esta tasa se extrae por una operación sencilla, dividir el número de muertes entre el número de contagiados.

Sin embargo, si el número de contagios es mucho mayor, se alcanzan ya cifras propias conocidas de esta enfermedad. Por eso, en lugar de los alrededor de 56.000 infectados oficiales, la corrección realizada por el estudio matemático sitñua en medio millón de realmente afectados por la enfermedad.

Hay que recordar que el COVID-19, a menudo, no presenta más que síntomas leves, dándose también casos de síntomas muy graves que acaban en los fallecimientos, la clave de por qué esta enfermedad pandémica preocupa enormemente a los gobiernos desde hace alrededor de un mes.

Es de esperar que el Gobierno español no quiera entrar en especulaciones respecto a cifras de posibles contagiados, aunque ya ha informado por activa y por pasiva de que los contados oficialmente como infectados son solamente los que son analizados en laboratorio, algo que lleva horas de trabajo y empleo de equipos que haría inviable realizar un estudio continuado a toda la posible población afectada.

Sin embargo, llama la atención que no exista profusión a la hora de declarar abiertamente que los contagios ascienden ya a alrededor de medio millón, puesto que la evidencia científica así lo dice y porque resulta aún más alarmante asumir un 7% de mortalidad como cifra oficial.

Asimismo, el Gobierno francés está notificando como muertes por coronavirus sólo aquellas que se producen en el ámbito hospitalario. Las cifra en este momento son fundamentales para conocer el alcance del problema, algo que las autoridades, a veces, parecen olvidar.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído