Un cura en un pueblo de Sevilla tilda de aberración la transexualidad y de depravados a los gays

El cura que ofició la novena de la Asunción, en Cantillana, ha recibido multitud de críticas por sus ataques transfóbicos y homofóbicos proferidos desde la cuna del pintor y activista LGTBI, José Perez Ocaña

El reverendo durante su homilía.
El reverendo durante su homilía.

El sacerdote Fray Francesc Xavier Catalá, invitado a oficiar la homilía durante la novena en honor a la Virgen de la Asunción, atentó desde el púlpito del templo parroquial de Cantillana (Sevilla) contra homosexuales y transexuales en una controvertida prédica el pasado 23 de agosto que fue agradecida por el hermano mayor de la Hermandad de la Asunción de Cantillana, Manuel Pérez, y que está siendo reprobada públicamente por su carácter homofóbico y transfóbico.

Las palabras del prelado han tenido una especial repercusión, dado que los cultos estaban siendo retrasmitidos en directo a través de las redes sociales de esta corporación religiosa que atesora a uno de los iconos devocionales de Andalucía, la Virgen de la Asunción.

En la controvertida homilía del sacerdote invitado, Francesc Xavier Catalá, se tacha de "aberración" la transexualidad como un ejemplo del deseo de la humanidad de sustituir o desplazar a Dios. "El ser humano es Dios. ¿Por qué? Porque es capaz de hacerse a sí mismo. Es capaz de ser lo que quiera. Y ahí vienen todas las aberraciones: que uno nace hombre, pero puede ser mujer; uno nace mujer, pero puede ser hombre. Yo ahora soy hombre, pero mañana me levanto por la mañana y digo: ahora se me ha ocurrido otra cosa. Porque yo me construyo a mí mismo. Y esto es el colmo de lo absurdo, porque no está Dios como referencia", cita el cura, que desde el pasado 30 de septiembre es director espiritual diocesano de la Adoración Nocturna (ANE Y ANFE) de la Diócesis de Asidonia-Jerez.

Antes, en la misma reflexión de la homilía tras la lectura del Evangelio, Catalá no estuvo acertado en los ejemplos que usó para visibilizar las "actitudes que no debemos tomar" y para defender que no se debe "categorizar" a las personas. En un tono distendido, el sacerdote se refirió a los homosexuales como "depravados y viciosos" en su exposición: "Aquí los homosexuales son gente depravada, gente de mala vida, viciosos, y si aquí hay cuatro o cinco se siente ofendidos y ya no vienen más a la novena (...) si yo hablo así, mañana no viene a la novena más, dice "el cura este es un fantoche" y yo no digo nada para no perder clientela, no señor, primero que no es cierto, que no sabes, y luego que está mal hablar categorizando de esa manera a la gente, porque aquí estamos con las puertas abiertas porque Cristo su corral no lo tiene para unos cuantos, lo tiene para ir llamando y no eres tú quién para decir este entra y este no, tú eres quién aquí para mostrar la maravilla de tu fe, para ver y hacer ver a todo el mundo que esto es un gran regalo, que esto es la alegría de tu vida y que, cuantos más seamos, mejor nos lo pasaremos". La homilía continuó luego incidiendo en la premisa de que Dios es amor, y defendiendo que los matrimonios "deben estar abiertos a la vida" porque "los hijos son para el cielo, para la vida eterna".

El hermano mayor de esta corporación religiosa, Manuel Pérez, no ha marcado distancias o reprobado las palabras del prelado alusivas a las personas transexuales que han empañado la celebración de la solemne novena de rogativas en honor a la Virgen de la Asunción. Ante este atentado, tampoco ha salido en defensa de las personas de estos colectivos que son una parte fundamental de la vida de hermandad cantillanera y de su comunidad parroquial. Por contra, Pérez tuvo palabras de agradecimiento desde el altar mayor para el sacerdote por sus homilías: "Gracias al padre Xavier por deleitarnos con su magnífica clase de teología y de vida cristiana estos días atrás, algunos no lo habrán entendido o no lo habrán querido entender", citó.

El presidente de la Red de Municipios Orgullosos de Andalucía, Manuel Rosado, se ha pronunciado valiéndose de unas imágenes del emblemático pintor y activista LGTBI de Cantillana, José Perez Ocaña (1947-1983). En su alusión, pone en valor el papel de Ocaña y su relación con la Asunción, entre las grandes devociones de este municipio sevillano: "Este es el verdadero estandarte de Cantillana. El mejor pregonero que tuvo la Virgen de la Asunción, quien llevó a gala su nombre y puso su imagen en las Ramblas de BCN hasta el día de hoy. Lo de ayer era un ignorante lleno de odio. Viva Cantillana! #SiempreOcaña #StopLGTBIfobia", cita Manuel Rosado en la red social Twitter.

Precisamente un 23 de agosto de 1983 el traje de Sol que lucía el pintor Ocaña prendió en su Cantillana natal causándole quemaduras graves y tres semanas después, el 18 de septiembre, fallecía en el hospital, naciendo el mito en torno a su figura. 37 años después de su muerte, desde diferentes ámbitos se reclama la Medalla de Oro de Andalucía para Ocaña a título póstumo por su contribución artística a la cultura popular andaluza y su activismo en la defensa de los Derechos Humanos y la Libertad Sexual a nivel estatal. No en vano, Ocaña, que emigró en 1971 a Barcelona, participó en la primera manifestación defendiendo la igualdad del colectivo LGTBI el 26 de junio de 1977 en las Ramblas de Barcelona, en una marcha que encabezaron numerosas mujeres transexuales.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído