Un bar de Triana precintado por su escasa higiene y por saltarse las medidas de seguridad

En el interior, los agentes vieron que las condiciones higiénico sanitarias eran deficientes, apreciando bastante suciedad y abandono en prácticamente todas las estancias del local

Imagen de un vehículo de la Policía Local de Sevilla.
Imagen de un vehículo de la Policía Local de Sevilla.

La Policía Local de Sevilla ha precintado en la madrugada de este sábado un establecimiento ubicado en el barrio de Triana al detectar varias irregularidades higiénico-sanitarias y de seguridad, además de incumplimientos al decreto de alarma y venta de alcohol fuera de la zona permitida.

Según concreta en una nota de prensa el Ayuntamiento, agentes fueron durante la madrugada a este bar y comprobaron que expendía bebidas alcohólicas a cinco personas fuera de las zonas habilitadas.

Una vez en el interior, vieron que las condiciones higiénico sanitarias eran deficientes, apreciando bastante suciedad y abandono en prácticamente todas las estancias del local.

En la cocina, la patrulla localizó un congelador y un frigorífico y otro congelador más en el salón anexo al bar repletos de productos alimenticios sin registro sanitario o etiqueta alguna, desconociendo entre otras cosas fecha de elaboración, consumo preferente, ni ingredientes, y se encontraban dentro de bolsas de plástico en las que se apreciaba nieve o agua cuajada.

Ya la semana pasada lavozdelsur.es lanzó el vídeo viral de un camarero de un establecimiento de la calle Feria, en el distrito centro, que limpiaba uno de los veladores con la fregona mientras hablaba con un cliente.

Además, denunciaron otras infracciones detectadas, como la existencia de un solo extintor caducado desde 2018, además de 18 clientes en el interior incumpliendo las medidas de seguridad impuestas por el decreto de alarma.

Así las cosas, en aras de evitar las posibles intoxicaciones alimentarias debidas a la mala conservación de los alimentos que se venden en el local, los agentes procedieron a precintar el establecimiento tras denunciar las infracciones detectadas.

Los alimentos en cuestión quedaron depositados y custodiados en el lugar y los agentes advirtieron al propietario de la prohibición de su destrucción o uso hasta no sea autorizado por el Servicio de Consumo del Ayuntamiento.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído