El tren Barcelona-Cádiz se queda sin aire el día de más calor: la gente comenzó a quitarse la mascarilla

El tramo entre Albacete y Córdoba se convirtió en un infierno dentro de los vagones, pero lo peor fueron los incumplimientos, señalan testigos

Un tren de Renfe, en una imagen de archivo.
Un tren de Renfe, en una imagen de archivo. Candela Núñez

Decenas de pasajeros de un tren que cubría la ruta Barcelona-Cádiz han presentado o prevén presentar hojas de reclamaciones a Renfe por circular sin aire acondicionado durante al menos cuatro horas y media, en el tramo de Albacete hasta Córdoba, este viernes, jornada en la que se alcanzaron más de 45 grados centígrados en algunos puntos de Córdoba provincia, como Montoro (46,2), o cerca de esos niveles en Jaén, como Andújar (44,8), ciudad por donde de hecho hizo parada el tren.

Así lo han señalado en declaraciones a Europa Press varios pasajeros, quienes también prevén solicitar la indemnización económica por retraso acumulado, de al menos una hora hasta Córdoba, donde debían llegar a las 18,48 horas y lo hicieron sobre las 19,50 horas. El tren que registró esta incidencia es el Intercity Torre del Oro, que cubre diariamente la ruta Barcelona Cádiz.

Natalia García, que se montó en Albacete, ha explicado que al subirse notó "el ambiente cargaillo" y ha criticado que no avisasen de la incidencia las interventoras del tren en persona o por megafonía, sino que se enteraron del problema por los pasajeros. Así pues, cuando se montó ya solo funcionaba el aire en el vagón uno (había cinco) y en la cafetería, reconociendo que ella misma estuvo un rato de pie en la misma cuando fue a comprar un refresco hasta que volvió a su asiento por la cantidad de gente que se juntaba.

"Llegó un momento en que mucha gente se empezó a mover, mucha sin mascarilla", pues, aunque estuvieran en su asiento, "veías que se le bajaban" o iban "directamente sin ella", ha explicado, lamentando que "ellas mismas, tanto la supervisora como la que limpiaba los asientos, incitaban a que nos moviéramos a otros vagones".

Las horas iban pasando y llegó un momento en que el aire no funcionaba en ningún vagón, pues a las seis Natalia regresó a la cafetería y "ya no estaba tan fresquita como al principio", un problema, el del aire, al que se sumó el del retraso porque "varias veces" hicieron paradas en mitad del campo porque "el tren no tiraba".

Misma situación o peor es la que ha contado Pedro, que se montó con sus amigos en Castellón y ha señalado que el aire fallaba desde las dos de la tarde, una media hora antes de llegar a Albacete. Otro testimonio es el de María, que ha criticado mucho el "incumplimiento de la normativa covid" por permitir que la gente se moviera de sus asientos y por la falta de ventilación. "Prefiero morirme de la calor que del covid", ha asegurado. De hecho, un turista llamó al 091 (teléfono de emergencias de la Policía Nacional) para denunciar lo ocurrido.

Todos ellos y muchos otros pasajeros vieron empeorar la situación cuando el tren volvió a parar media hora en Alcolea, cerca de Córdoba capital, para el cambio de ancho de vías, pausa que se alargó porque reiniciaron el tren para intentar recuperar el aire acondicionado, algo que se logró con éxito.

Así pues, con alrededor de una hora de retraso ya en Córdoba, los pasajeros que iban hasta Sevilla completaron el trayecto en un Avant, mientras que los que continuaron hasta Cádiz siguieron en el mismo tren, aunque ya con la avería solucionada y pudiendo recuperar algo de tiempo al no tener que parar en la estación de Santa Justa.

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído