Tercer arreglo de urgencia para restablecer la luz en San Juan de Dios. "Es una chapuza, se irá otra vez"

Los vecinos consiguen arreglar el contador que salió ardiendo la noche del miércoles, pero avisan que el problema es estructural

El bloque afectado por el último corte de luz en San Juan de Dios. FOTO: MANU GARCÍA
El bloque afectado por el último corte de luz en San Juan de Dios. FOTO: MANU GARCÍA

El bloque 2 de San Juan de Dios que volvió a quedarse sin luz en la noche del miércoles restableció la electricidad pocas horas después, en la mañana de este jueves. En este caso, el arreglo ha sido algo más que provisional, pues se ha cambiado el fusible del edificio que ardió, en una caja exterior que conecta con la toma general de Endesa.

Sin embargo, la sensación de los vecinos es que este tercer arreglo en dos semanas no es más que "una chapuza, nos vamos a volver a quedar sin luz". La razón es sencilla. Los problemas de los que derivan los problemas eléctricos de la barriada siguen sin solucionarse. Según los vecinos, los técnicos tienen en mente dos razones: los enganches ilegales y la antigüedad de la instalación eléctrica.

El arreglo del cableado general, que se pagaría en una derrama común, ascendería a alrededor de 3.000 euros, según explican en San Juan de Dios. El problema viene de que muchos de los residentes son alojados por Emuvijesa como alquiler social, debido a la falta de recursos a urgencias familiares. Esto implica que cualquier arreglo de las zonas comunes es complicado, toda vez que ni todos los vecinos pagan ni para todos es fácil desembolsar 20, 30 o 50 euros. "Vamos a reclamar, porque los pisos son propiedad del Ayuntamiento".

Con el último arreglo, la sensación en el barrio es que se inicia una cuenta atrás para que vuelva a irse la luz. En esta ocasión, el suministro volvió tras una noche a oscuras. El anterior, se alargó durante todo un fin de semana. A la tercera, quizás, sea la vencida y San Juan de Dios pueda volver a disfrutar de un bien básico.

Como se explicó recientemente, en los bloques, cada uno de 60 viviendas, existen situaciones que obligan a los vecinos a estar conectados a aparatos eléctricos, como el caso de un vecino que sufre de problemas respiratorios y necesita, durante el día, oxígeno, y en la noche, un respirador.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído