Temporeros en Francia: 10 euros por hora a 1.600 kilómetros de casa

José Juan y Agustín han vuelto a subir al campo francés a ganarse el jornal en la temporada de recolección de manzanas. Miles de andaluces emprenden cada año la ruta hasta el país galo para llevar oxígeno económico a sus hogares

José Juan y Agustín, en primer término, en el campo francés donde recolectan manzanas.
José Juan y Agustín, en primer término, en el campo francés donde recolectan manzanas.

A sus 46 años, el jerezano José Juan Rojo, licenciado en Comunicación Audiovisual y con diversa experiencia en el sector durante años, ha vuelto a probar suerte en el campo francés. El día empieza temprano en Louvaines, cerca de la Bretaña, y todos los días es lo mismo: la cuadrilla de cuatro compañeros se sube a la furgoneta y se desplaza a una plantación cercana, en Chambellay, para recoger manzanas. Ha sido una de sus últimas salidas para escapar del paro de larga duración y la falta de oportunidades en su tierra. Como él, casi 300 jerezanos suben al país vecino a ganarse el jornal recolectando fruta. Solo en la vendimia francesa han participado esta temporada unos 10.400 jornaleros andaluces, según los datos facilitados por los sindicatos UGT y CCOO, que han alertado del incremento de temporeros contratados por empresas de trabajo temporal.

No es el caso de Rojo, como tampoco de su compañero Agustín Sánchez, con 40 años, y que suele viajar a Francia para poner redes en los manzanos, sembrar menta, coger cerezas, descargar los árboles en busca de melocotones, albaricoques y nectarinas… “El salario mínimo de Francia en el campo son casi 10 euros brutos la hora y las horas extra se justifican y solemos irnos a 40 horas semanales”, explica uno de los recolectores andaluces. A 1.600 kilómetros de casa, Rojo no duda en considerar que esta faena agraria es “una buena oportunidad”. “Se me agotaba todo el paro en España y no veía nada, ni salía nada, me enteré y me fui a probar, me fue bien, sin problemas”, cuenta, agradecido por la oportunidad que le brindaron desde la asociación solidaria Torrecera por el empleo.

Rojo, subido a un tractor en plena faena.

“Era un reto trabajar en el campo, son buenas condiciones y cuando vuelves a España, como aquí cotizas en régimen general, puedes sumar y que te den hasta algo de paro”, agrega. Agustín, que le acompaña cada mañana a recolectar manzanas, ha trabajado un poco de todo: teleoperador, en la construcción, en un almacén de piensos… todo temporal y casi siempre precario. “A finales de 2015 vine por unos amigos con la idea de trabajar un mes y a última hora me quedé tres”. Desde entonces, el viaje desde su tierra hasta Francia ha sido anual, incluso un par de veces al año. “La mayoría de la gente te suele tratar bien, hay gente hasta que nos pone de desayunar, y aunque escuchas a otros hablar en francés diciendo españoles, españoles, y no les entendemos mucho, no se portan mal”, cuenta.

La jornada laboral en Francia es de 35 horas semanales y, al superarlas, se cobran horas extraordinarias. Como explican desde CCOO y UGT, las horas trabajadas que superen las 35 horas semanales mejoran en un 25 por ciento el salario, y las que superen las 43 horas semanales, lo hacen en un 50 por ciento. Otro reclamo lo constituyen las prestaciones familiares que se generan por cotizar en Francia. En el caso de la vendimia, los jornaleros andaluces han permanecido en el país vecino entre 20 y 25 días desde finales del pasado agosto, pero hay otros grupos que luego se han trasladado a zonas con recogida tardía, permaneciendo en territorio francés entre 40 y 50 días.

“Dependiendo de la climatología, que este año está bastante bien, la campaña puede durar hasta mediados de noviembre”, sostiene José Juan Rojo, a punto de subirse al tractor para una nueva jornada en el campo francés. Como José Juan, como Agustín, miles de andaluces y andaluzas emprenden cada año la ruta hasta el país galo para llevar oxígeno económico a sus hogares. No queda otra en una comunidad que ha vuelto al grupo de las regiones más pobres de Europa y donde el paro de corta, media y larga duración unido a la precariedad y los abusos laborales sigue lastrando más a quienes menos tienen.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído