Aquel que rellena un formulario habitualmente se encuentra con un apartado para que la persona se identifique. A algunos documentos no les basta con nombre, apellido y DNI, sino que también quieren que el solicitante indique su género. Pero, ¿qué pasa cuándo este se encuentra con dos casillas (Hombre y Mujer) y no ninguna más? La sociedad está viciada por el sistema binario: hombre o mujer, heterosexual u homosexual, masculino o femenino, hasta incluso amigo o enemigo. "Pero hay mucho más. Entre hombre y mujer puede haber un intersexual (persona que nacen con características biológicas masculinas y femeninas), entre hetero y homo puede haber un bisexual (atracción afectiva o sexual hacia el género opuesto y el mismo), un polisexual (atracción afectiva o sexual hacia personas de más de dos géneros y sexos), un pansexual (atracción independientemente del género) y también un asexual (que no siente deseos sexuales)", destaca Luis Alfonso Caravaca, jerezano del barrio de San Miguel y premio nacional al mejor TFG (Trabajo de Fin de Grado) sobre diversidad afectivo sexual. "Ese tipo de cosas, la gente no las ve. Y lo que es invisible parece que no existe", añade.

Luis Alfonso lucha por visibilizar el mar de posibilidades de género y sexualidades que existen, porque "conocer es respetar". Y por este motivo, este joven jerezano de 33 años ha impartido una jornada formativa sobre la diversidad afectivo sexual, organizada por Ganemos Jerez, a concejales del Consistorio jerezano en el Centro Social Blas Infante. "El mensaje principal es que a nadie le debe importar lo que haga el vecino de enfrente, tu familiar, tu hijo o tu padre en la intimidad. Por tanto, la rumorología de este es bi, este es hetero, preguntar por la sexualidad... Es algo que debe de empezar a quedar obsoleto. Segundo, dejar de estereotipar, imponer género. Y tercero es romper la presunción heteronormativa que es creerse que todos los de nuestro entorno son heterosexuales. No todo el mundo es heterosexual, hay que romper esa presunción. Hay que tener en cuenta que hay muchas sexualidades y mucha gente que todavía no las conoce".

"No todo el mundo es heterosexual, hay que romper esa presunción"

Para entender la teoría moderna de la diversidad afectivo sexual, primero "hay que abrir la mente". La terminología es cambiante, y las teorías continúan, mutan y se reemplazan. Luis Alfonso parte de que el género es un concepto social. "Es parecer hombre o parecer mujer, con los roles asumidos de hombre y de mujer". Y resalta la necesidad de comprender que hay un tercer género. "El tercer genero no tiene una estética, puedes decir: soy el tercer género y diseñarte y crearte uno. La gente no conoce que existen tribus que tienen varios géneros, actualmente en la Polinesia hay una que tiene tres". ¿Por qué no crear una casilla donde poder marcar "Otro"? "En esa casilla de 'Otro' puede estar el tercer género, un intersexual o un agénero, un bigénero, un intergénero (géneros no-binarios que entran en el colectivo queer, ideología que defiende que el género no existe y que es algo impuesto). En esa casilla de 'Otro' pueden sentirse identificadas muchísimas personas", comparte. Luis Alfonso Caravaca cursó Diseño de Moda en Jerez y luego inició el grado de Educación Primaria en la Universidad de Cádiz. En su último curso, escogió hacer su TFG sobre la diversidad afectivo sexual, donde trató las ilustraciones de los cuentos infantiles como herramienta didáctica, con la intención de analizar las imágenes típicas de príncipe y princesas, papá y mamá, y promover que existen familias de dos madres, de dos padres y otro tipo de imágenes. "Lo hice sobre esto porque durante mi vida he estado sufriendo injusticias con respecto a la diversidad de todo tipo: racial, de movilidad, sensorial, de sexualidad… Y justamente ha sido en la universidad cuando más he sufrido la homofobia, la transfobia, la ignorancia hacia la amplia gama que nos ofrece la diversidad. Todo ello me alentó y me inspiró para llevar a cabo el TFG", expresa.

"Ha sido en la universidad cuando más he sufrido la homofobia y la transfobia"

Confiesa que ha sido víctima de varios delitos de odio en Cádiz y de su paso por el grado de Educación Primaria de la UCA, este jerezano afirma que "lo más injusto o lo más llamativo es que es una carrera donde se están formando futuros profesores y profesoras. Esos profesores y profesoras trabajarán, enseñarán la asignatura que les toque, pero llevan un currículum oculto". Expone que el currículum oculto son los pensamientos, las emociones, los valores éticos y sociales, las inclinaciones políticas... lo que lleva dentro cada persona. "Y eso, a veces de manera consciente o inconscientemente, se transmite en clase. Por ello, si el profesor es homófobo, en algún grado, esa homofobia la absorben los alumnos".

Para finalizar, Luis Alfonso destaca que en la actualidad los bisexuales son los que están más excluidos en la sociedad. "Son rechazados por los hetero, los homosexuales y también incluso por los bisexuales. Porque si obligas a un heterocurioso a denominarse bisexual, estás diciendo: Vente conmigo, vente al lado oscuro, y eso polariza, eso aparta", concluye. Cada cual teoriza, y promueve un discurso diferente. Hay quien concibe al colectivo LGTBI, o como Luis Alfonso, que prefiere denominarlo LGTBIQAD+ (Lesbianas, gais, bisexuales, intersexuales, queer, asexual, demisexual —atracción sexual por una conexión emocional fuerte— y demás). Pero la cuestión, siempre, es no poner barreras a la identidad de una persona.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído