Pepe Peña, la nueva generación del rastro de Jerez: "No podía quedarme de brazos cruzados"

El joven lleva 10 años desde que pisó por primera vez el mercadillo de los domingos. Ahora da una segunda vida a esos objetos que creías inservibles

Pepe, en su puesto del rastrillo de Jerez, este domingo.
Pepe, en su puesto del rastrillo de Jerez, este domingo. MANU GARCÍA

Cada domingo, desde hace diez años, Pepe Peña (Jerez, 28 años), realiza la misma rutina, se ha convertido casi en un ritual: se levanta temprano con la ilusión de un crío y, con todas sus cosas en el coche preparadas con sumo cuidado del día anterior, conduce hasta el rastro de Jerez para montar su puesto. Peña recoge lo que la gente no quiere de casi cualquier sitio de la provincia de Cádiz y le da una segunda vida. Casi cualquier cosa le puede valer, le busca un nuevo sitio en el mundo a lo que otros creían basura.

Peña empezó con 18 años, siendo muy joven. “Mi padre estaba parado y yo no podía quedarme de brazos cruzados. Me dije a mí mismo que tenía que hacer algo para no estar en casa metido”. Fue entonces que, en su proceso para buscar trabajo, un amigo le dijo que él tenía un puesto en la Escuela de Idiomas, que fuese a probar: “Fui y me gustó el ambiente”, cuenta. Entonces con dificultad intentó conseguir un puesto propio en el rastro de Jerez: “Me llevé una semana buscando dónde tenía que inscribirme”.

 Cuenta que cuando lo consiguió miraba hacia los lados y era el más joven de los puestos. Sin duda, ser vendedor de segunda mano no es el trabajo juvenil más solicitado. “Cuando puse mi puesto era el más joven. Yo miraba a mi alrededor y lo que había eran muchas personas mayores. Gente que tenía su paga, pero para complementar vendía cosas en el rastro”, relata Peña.

PEPE PUESTO RASTRILLO
Sobrevivir en el rastro.  MANU GARCÍA

Cada año pone un anuncio en diferentes sitios de Facebook, se ofrece a viajar a cualquier sitio para recoger lo que a otros ya no les vale: cargadores, electrodomésticos, móviles, muebles, películas, bisutería, etc.  “Lo que sirve lo vendo en mercadillo, lo que no, lo cojo para chatarra. Sea por A o por B intentamos sacar algo de lo que me ofrecen”, narra.

“Hay veces que no me compensa. Hay muchos días que a lo mejor me gasto 20 euros en gasoil en el coche para ir a recoger cualquier cosa y gano solo 15 euros de ello”, confiesa, pero son riesgos del oficio: “Yo siempre cumplo con la gente que me llama, aunque no me salga rentable”. Eso sí, “solo hay un Pepe”, dice a lavozdelsur.es entre risas, por lo que a veces le es imposible ir, por ejemplo, hasta Algeciras, para recoger solo un mueble.

Peña se promociona en redes sociales desde hace mucho tiempo y la colaboración de la gente le ha ayudado a seguir adelante. “Puse el primer anuncio hace diez años y no esperaba que tuviese tanta repercusión. Lo suelo poner solo una vez o dos y la gente se vuelca conmigo. Estoy muy agradecido de que la gente me llame. Si no fuera por la gente no tendría nada, ni siquiera para cubrir mis gastos”, cuenta y añade: “Me han dado desde el más rico hasta el más pobre”.

En plena crisis climática, el trabajo de este joven es clave en eso que llaman economía circular. Una segunda vida a lo que creíamos inservible. La venta de segunda mano conforma un sistema económico de reutilización que promueve la optimización de los materiales y residuos, alargando su vida útil. De este modo se huye del actual sistema lineal de usar y tirar y se apuesta por otro respetuoso con el medioambiente y basado en la prevención, la reutilización, reparación y reciclaje.

“Es muy fácil, si una persona tiene en casa una lámpara que no le gusta y me la dona a mí, puedo encontrar a otra persona que le encanta. Así le doy una segunda vida”, narra, pero también intenta aprovechar cualquier cosa, aunque esté rota: “Si un electrodoméstico no tiene más usos, los desmonto y saco lo que puede para chatarra. Es otra forma de ganar dinero. Se recicla en venta y en chatarra”.

PEPE PUESTO RASTRILLO 3
Pepe, en su puesto, este domingo.   MANU GARCÍA

“Esto abierto a críticas, pero hay personas que dicen que me aprovecho de la gente. Yo estoy aquí para ayudar a la gente a quitarse las cosas que ya no quieren. Si no tienen manera de bajar un televisor, yo estoy allí para hacerlo y darle otro uso”, cuenta. Desde su puesto en el rastro solo vende donaciones, no le compensa comprar cosas de segunda mano para revenderlo.

No es oro todo lo que reluce. Aunque el rastro se haya convertido en un medio de vida para Peña, como cualquier persona, desearía ir creando un proyecto de vida lejos de esta incertidumbre. “Todo el mundo quiere tener una vejez tranquila, pero como está la situación en Jerez lo veo imposible ahora. No hay nada que salga adelante: ni proyectos ni cursos”, narra Peña.

Su estabilidad, por ahora, depende del rastro; es su medio de vida. Se ha enamorado de esta profesión de tendero, pero su sueño es montar una tienda de segunda mano. El día de mañana espera que, aunque le salga un nuevo trabajo, lo pueda seguir compaginado con el mercadillo. “Es mi pasión, una vez que lo probé fue amor a primera vista”, finaliza Peña.

Sobre el autor:

WhatsApp Image 2021 10 18 at 21.02.22

Lucía Velázquez

Natural de Sanlúcar de Barrameda, estudió periodismo en la Universidad Complutense de Madrid. Aprendió el oficio entre las paredes de la redacción de Europa Press y luego pasó a seguir creciendo en el diario Público. Especializada en temas de feminismo, migración y fake news, cree en un periodismo comprometido con el derecho a una información veraz a través del respeto de testimonios, las fuentes y la empatía.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios (1)

Juan Antonio Hace 3 meses
Tiene la base para ser un gran empresario, pues esta aprendiendo la carrera universitaria del publico, el saber que quiere el cliente, el trabajar para el cliente, el ser eficiente y gracias a un esfuerzo. Empezar desde cero y conseguir, !!!el gran reto es mantener rentable y autosustentable la empresa en el mercado y en el tiempo!!!. Si vale de algo nosotros nacimos del mercadillo y somos números 1, después de 9 años. Adelante y recuerda que solo el miedo es lo que te impide llegar.
Ahora en portada
Lo más leído