10367735_567113296739845_6651695612526523328_n
10367735_567113296739845_6651695612526523328_n

"La música es el primer canal de comunicación que tiene el ser humano", defiende la portuense Aida Marín Laut, músico especialista en educación infantil y responsable de los talleres de música y arte en el museo Carmen Thyssen, en Málaga. "Los bebés empiezan a cantar y bailar antes que a hablar y andar", continúa. Numerosos estudios demuestran que la música es la única especialidad con la que el ser humano puede utilizar el 100% de su capacidad cerebral. Además, cantar libera endorfinas, la hormona de la felicidad. "Por eso dicen que cantar hace feliz". Todo ello, sumado por los pequeños, hizo que hace seis años Marín Laut decidiera emprender —junto a su compañero Francisco Javier del Río Mata— EM3 Educación Musical, su propia escuela de música para menores de tres años y mamás embarazadas, en la capital malagueña. "La música es súper importante. Si supiéramos todos los beneficios que tiene...", incide.

"Cuando uno es pequeño, el cerebro es capaz de hacer mayores conexiones sinápticas gracias a la música, favorece el desarrollo de la memoria, del lenguaje, del pensamiento matemático, la orientación espacial, psicomotricidad, el poder expresarse, la sensibilidad ante sonidos fuerte y piano, el respeto del turno y a los compañeros, porque cuando uno canta, el otro escucha...", enumera sobre los numerosos beneficios de la música en los pequeños de la casa. Si bien ella empezó a estudiar en el conservatorio de su localidad natal "obligada" por sus padres, hoy agradece la iniciativa que sus progenitores tuvieron con ella. Desde que empezó a tocar el piano a los 8 años, Marín Laut no ha dejado de interpretar melodías. "Yo quería ser concertista, que es el sueño que tenemos todos lo que empezamos", confiesa. No obstante, al final encaminó su formación por la educación porque "quería unir las dos cosas que más me gustaban, los niños y la música".

Al acabar la carrera, Aida Marín comenzó a trabajar en una escuela de Granada, con tan solo 22 años. "Allí descubrí lo que era la pedagogía musical activa, que no la había escuchado en el conservatorio y a partir de ahí mi formación como educadora en las primeras edades y canto prenatal". Dos especialidades poco exploradas en Andalucía, según resalta la músico. Sus clases, enmarcadas en la teoría de E. Gordon que pretende enseñar música al igual que el niño aprende el lenguaje materno, están orientadas a crear un vínculo emocional entre los padres y el bebé. Gracias a la música el pequeño interioriza compases y un lenguaje con el que poder expresarse. "Yo por ejemplo lo he podido experimentar como madre, he podido ver el desarrollo del lenguaje que ha tenido mi hijo de dos años. Es enorme. Cuando nos ponemos a jugar con los violines, se va al instrumento, yo le hablo y él me contesta tocando unos acordes. Y él lo hace con una intención", explica.

Los talleres de Aida Marín y Francisco Javier del Río son actividades lúdicas donde la música es la principal herramienta. Clases que sorprenden porque "nadie se espera que un bebé tan pequeñito pueda llegar a hacer música". "Cuando estamos haciendo una canción y un bebé balbucea, el profesor introduce el balbuceo en la canción. Cuando los niños ven que lo que han hecho ha tenido importancia, empiezan a participar más y más. Siempre se le da la bienvenida a todo lo que ellos propongan", relata. En un principio los padres se preguntan si sus hijo pueden hacer desde tan temprana edad, a lo que ella siempre les responde:  "¿Y tú no le hablas desde que es un bebé?". "La música es la principal vía de expresión. Los padres canturrean con los bebés porque es una manera de expresarse cuando ni siquiera los niños hablan", destaca Aida Marín, que también apunta que todos los padres que participan por primera vez en los talleres, siempre repiten.

Con estas clases, los educadores musicales buscan que los pequeños crezcan con oído musical y sobre todo, que cada uno se divierta a través de ritmos africanos, el toque de una guitarra flamenca o la paz que transmite una orquesta. Por otro lado, en EM3 Educación Musical Aida Marín también imparte canto prenatal, una experiencia que realiza con las madres embarazadas para que conecten con su bebé. "Hacemos técnicas de canto con canciones, pero no buscamos educar el oído del bebé, sino liberar endorfinas porque todo lo bueno que le pase a la madre durante el embarazo lo transmite al bebé", explica.

"Los padres canturrean con los bebés porque es una manera de expresarse cuando ni siquiera los niños hablan"

La músico portuense, residente en Málaga, viajará este fin de semana a Jerez para impartir una clase sobre educación musical en los talleres infantiles de la tienda ¡Ya voy mamá!. Esta cita tendrá lugar este sábado 10 de febrero a partir de las 12:00 horas en la plaza del Progreso. Habrá dos talleres, uno a las 12:00 horas para bebés de 0 a 18 meses y otro para bebés de 19 a 36 meses, a las 13:00 horas. El precio para participar en esta cita musical es de 20 euros por bebé y acompañante. Aida Marín informa que ya está todo agotado para este fin de semana, pero que durante la semana del Festival de Jerez habrá un taller dedicado al cante jondo.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído