unicas-valientes
unicas-valientes

Un grupo de afectadas cree que Antonio González pretende obtener beneficios del proyecto 'Únicas y valientes', nacido con la idea de retratar a víctimas de esta enfermedad, algo que niega el denunciado.

Únicas y valientes es el nombre de un proyecto que nació de una muy buena idea: fotografiar a mujeres que han sido víctimas de cáncer de mama, mostrando orgullosas las cicatrices de las intervenciones a las que han tenido que hacer frente para abordar la enfermedad. El fotógrafo gaditano Antonio González fue el artífice y es al que ahora, un grupo de mujeres que posó ante su cámara, acusan de lucrarse a costa de ellas. Fue en julio de 2015 cuando González comenzó a fotografiarlas, llegando a acumular más de una veintena de participantes. Luego nació la asociación, del mismo nombre del proyecto, creada con el único fin de poder cobrar una subvención municipal que financiara el coste de la exposición organizada para darlo a conocer y que, finalmente, se sufragó con la venta de calendarios, pulseras y diplomas solidarios.

Ahí empiezan los problemas. Un grupo de mujeres que formó parte del proyecto solicitó al autoproclamado presidente de la asociación, Antonio González, el saldo de la cuenta bancaria creada para canalizar los donativos recibidos con la venta de merchandising. La petición, realizada mediante un burofax, propició la respuesta tajante del fotógrafo asegurando que no reconoce a ninguna socia solicitante, ya que tras la última reunión se había producido una bronca. “Ante estos acontecimientos nos desvinculamos totalmente de la asociación y proyecto Únicas y valientes, al ser utilizadas como mujeres y enfermas de cáncer de mama para presuntos fines personales”, señalan a través de su portavoz, Ezequiel Arauz.

Las mujeres que posaron para formar parte de Únicas y valientes fueron nombradas socias honoríficas —incluso una de ellas como vicepresidenta—, aunque no sobre el papel. Es González quien critica que “se autodenominaron socias de una asociación que nunca había celebrado una asamblea”. Las afectadas piden ahora que se aplique la Ley de Protección de Datos y exigen a González que no difunda los archivos fotográficos en los que aparecen —existe un grupo de Facebook en el que se van subiendo las imágenes—, además de pedir a distintas administraciones que no subvencionen el proyecto.

El fotógrafo gaditano niega que la asociación haya recibido ayuda pública alguna, ni haberse lucrado con el proyecto. La venta de calendarios, pulseras y diplomas solidarios hace sospechar a las mujeres que González miente. Los carteles difundidos por Cádiz publicitando actos solidarios incluían un número de cuenta que las afectadas aseguran que está a nombre de la mujer del fotógrafo, a la sazón tesorera de la asociación Únicas y valientes.

Antonio González señala, en declaraciones a lavozdelsur.es, que no existe cuenta bancaria alguna ligada a la entidad. “¿Dónde está mi bien personal?”, se pregunta ante las acusaciones recibidas: “Comprendo los enfados, pero esto así no se hace. Habíamos quedado este jueves para presentar las cuentas”, añade el fotógrafo, que cuenta que se vendieron 780 calendarios, a razón de cinco euros cada uno, aunque tuvieron un coste de 2,90 euros por unidad —lo que da como resultado más de 1.600 euros de superávit—. El fotógrafo señala que este dinero viene a sufragar gastos relacionados con el proyecto, como viajes a otra ciudades para fotografiar a nuevas mujeres o la organización de exposiciones. “Es penoso que jueguen con la dignidad de una persona, llevo dos años trabajando en esto”, apunta.

“Entendemos que la asociación debe de ser una herramienta para el empoderamiento de las mujeres afectadas por esta enfermedad, apoyo social, solidaridad con las afectadas y su entorno”, señalan las afectadas, por eso estas mujeres, desvinculadas ya de Únicas y valientes, aseguran que están ante una “agresión machista”, ya que entienden que “esta no es solo sexual o física, también es psicológica, como la sufrida en este caso”, pues se sienten “engañadas, utilizadas y víctimas emocionales por el impulsor y presidente de esta asociación”. Antonio González señala que "es muy injusto esto que nos han hecho”. El fotógrafo gaditano asegura que seguirá adelante con el proyecto, “ahora con más ganas”, y anuncia que interpondrá la correspondiente denuncia contra lo que considera que es un atentado contra su honor.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído