"Muchos pensionistas, a final de mes, tienen que elegir entre pagar medicinas o comer"

Teresa Almagro, portavoz de la Marea Blanca Gaditana, protagoniza una charla-coloquio en Jerez organizada por la Marea de Pensionistas de la ciudad en la que alerta de las consecuencias de los recortes

marea blanca gaditana
marea blanca gaditana

“Desde 2008 se han recortado casi 10.000 millones de euros en Sanidad en Andalucía. Teniendo en cuenta que el Presupuesto sanitario anual es de 9.000 millones, en once años se han comido el Presupuesto de un año”, sostiene Teresa Almagro, una de las tres portavoces de la Marea Blanca Gaditana, un movimiento en defensa de la Sanidad pública que se está rearmando para extenderse por la provincia y reclamar mejoras en los hospitales y centros de salud. “No hemos nacido para actuar solo en Cádiz ciudad, sino para extendernos por toda la provincia”, cuenta Almagro, quien protagoniza en Jerez una charla-coloquio organizada por la Marea de Pensionistas de la ciudad.

“A ver si somos capaces de que la ciudadanía de Jerez se dé cuenta de que la salud es un derecho y no un negocio, y que solo se conserva con la movilización ciudadana”, señala la portavoz de la Marea Blanca Gaditana. “Nos han quitado muchos derechos y lo único que nos queda a la gente de la calle es la movilización”, insiste. El colectivo critica que “no se cubren las bajas, por lo que falta personal; el material es escaso y de baja calidad; se derivan enfermos a la privada donde se contratan a los especialistas por cuenta y en precario; y hay listas de espera de hasta tres años y meses para un especialista”.

Los motivos de estos recortes son que la Junta de Andalucía, para la Marea Blanca Gaditana, "busca el enriquecimiento privado en lugar de gestionar bien el servicio de todos”. Almagro añade: “Los objetivos son totalmente economicistas: quién menos derive tiene más puntos, quién menos recete tiene más puntos… Es cierto que muchos profesionales se lo saltan porque consideran que lo primero es la atención, pero la cuestión es que se gestiona la Sanidad pública como si fuera una empresa”.

Almagro alerta de que en Andalucía, y sobre todo en ciudades como Sevilla, Málaga y Jerez, ha aumentado cerca de un 20% en los cuatro últimos años. “Entendemos que es lícito que una persona tenga una empresa y quiera tener beneficios, pero no a costa de los derechos de la ciudadanía”, sostiene. “Nosotras defendemos la Sanidad pública con gestión pública, y ellos —por la Junta— una Sanidad pública con colaboración público-privada. Eso significa privatización”, añade.

La portavoz de la Marea Blanca Gaditana teme que Andalucía siga la senda de comunidades como Galicia o la Comunidad de Madrid, que han experimentado un proceso de “privatización a mansalva del sistema sanitario público en beneficio de entidades privadas”. Por eso anima a “despertar la conciencia de la ciudadanía”, para evitar que eso mismo ocurra en la región. “La técnica para privatizar un servicio público pasa por hundirlo y dejarlo morir. Dejando que se deteriore luego se empieza a derivar a hospitales privados”, señala Almagro.

“El SAS, a la que se llamaba la joya la de corona, se está deteriorando”, señala la portavoz del colectivo en defensa de la Sanidad pública. “Ya no”, añade, “por ejemplo yo llevo un año y dos meses esperando que un médico me mande unas plantillas. Es una tontería en comparación con otros casos, pero hay listas de espera para consultas de primera vez y no sabemos lo que tiene esa persona”. Ella, que ha trabajado en Atención Primaria, considera que esta rama es “la gran denostada de la Sanidad” y donde más “se notan los recortes”.

“He llegado a ver hasta siete pacientes citados la misma hora”, señala Almagro. “Los que hemos trabajado en Atención Primaria, que tendría que ser el mascarón de proa de la Sanidad, sabemos de sobra que los días de más descanso en un centro de salud abarca desde el día 20 hasta final de mes, porque las personas mayores tienen que elegir entre pagarse las medicinas o comer”, apunta Teresa Almagro. “Así de claro”, reseña, en la que es una de las consecuencias de los recortes sanitarios ejecutados en los últimos años.

La portavoz de Marea Blanca Gaditana teme que el decreto que prepara la Junta para la regulación de puestos directivos y cargos intermedios de los centros sanitarios del Servicio Andaluz de Salud, que no exigirá dedicación exclusiva a estos profesionales, termine "pervirtiendo" el sistema. "Entendemos que hay mucha gente honrada, pero si en la pública tienes un sueldo fijo y en privado depende de la consecución de objetivos, ya te cuento lo que va a ocurrir...", apunta. "Esa es la perversión del nuevo decreto".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído