Miedo a despidos en Correos Express: "Nos pasan a oficina, pero a la larga no hará falta tanta gente"

Inmaculada Caravaca, delegada sindical de CCOO en la filial de la compañía pública, critica que los planes de Correos pasan por desprenderse de personal de aquí a unos años. La empresa lleva semanas repitiendo que no habrá despidos

Una cartera de Correos durante la pandemia, en una imagen de archivo.
Una cartera de Correos durante la pandemia, en una imagen de archivo. MANU GARCÍA

Desde hace unos meses se oye el mismo runrún en delegaciones de Correos Express de todo el país. El pensamiento generalizado es que la empresa matriz, Correos, está dando pasos para desmantelar la filial en los próximos años. Una idea que cobra fuerza tras los últimos movimientos ejecutados por la compañía pública.

En Jerez, por ejemplo, después de más de tres décadas, Correos Express —antes llamada Chronoexprés— ha dejado su sede en la Ciudad del Transporte de Guadalcacín para trasladar a su plantilla al nuevo Centro de Tratamiento Postal (CTP) ubicado en el Parque Empresarial jerezano, un movimiento que los sindicatos temen que sea el primer paso de una "privatización encubierta" de la filial, a la que quieren "desmantelar".

Desde que empezó la pandemia, en la delegación de Jerez de Correos Express pasaron de gestionar menos de 5.000 paquetes diarios a asumir un volumen de entre 7.000 y 10.000 al día, ampliando contratos de media a jornada completa a algunos miembros de la plantilla existente, y pasando de medio centenar a unos 80 repartidores, asumiendo toda la carga de paquetería. Con su traslado al CTP, los empleados de la filial serán derivados a trabajos de oficina.

“Las instalaciones para las dos plantillas van justas de espacio”, advierte Inmaculada Caravaca, delegada sindical de COOO y miembro de la sección estatal del sindicato en Correos Express, en declaraciones a lavozdelsur.es. “Ahora nos prohíben tocar la mercancía, no podemos hacer trabajo de almacén, y pasamos a la oficina”, donde habrá el doble de empleados que hasta ahora. “A la larga no hará falta tanta gente”, vaticina.

Correos está inmersa en un plan de modernización y “transformación” para convertirse en un operador logístico integral, según la propia compañía, dirigido por su presidente, Juan Manuel Serrano, quien fuera jefe de gabinete de Pedro Sánchez. “Cuando la actual dirección de Correos llega a la compañía en 2018, recibíamos once millones de cartas al día, actualmente estamos recibiendo cuatro. Lo que nos queda es diversificar el negocio y ahí es donde vemos una oportunidad en el ecommerce y en la paquetería”, asegura Serrano en una entrevista reciente en El Economista.

"En 2024 vendrá la limpia, con ERE, ERTE y prejubilaciones, para vender la empresa un año después", asegura Inmaculada Caravaca, delegada sindical de CCOO en Correos Express

“Creo que nosotros tendremos los negocios consolidados y en rentabilidades muy probablemente en 2025”, insiste Serrano en la citada entrevista. Una fecha que los sindicatos temen que sea sinónimo de despidos, ya que detrás del plan estratégico, al que se oponen UGT y CCOO, se encuentra la consultora Deloitte. CCOO es muy duro por los "más de 400 millones en pérdidas y préstamos por valor de 1.038 millones de euros que hay que devolver, consecuencia directa de la catastrófica gestión de Serrano". 

"En 2024 vendrá la limpia, con ERE, ERTE y prejubilaciones, para vender la empresa un año después", asegura Inmaculada Caravaca, delegada sindical de CCOO en Correos Express, donde temen que haya despidos. "A la larga los habrá. Nos han prometido que los puestos indefinidos están asegurados, pero hay mucho contrato por obra y servicio...", cuenta. En reuniones recientes con la dirección han trasladado sus dudas, como qué pasará con el patrimonio de la filial, qué funciones tienen los nuevos puestos de oficina (back office) y si la plantilla de Correos Express se considera parte del grupo, "porque entonces no pueden despedir, sino reubicar". 

Por estos y otros muchos motivos, CCOO y UGT han convocado una huelga general en Correos para los días 1, 2 y 3 de junio y una manifestación para el 1 de junio frente al Congreso de los Diputados en protesta por el "desmoronamiento económico, laboral y de servicio público" de la compañía. Los sindicatos dicen que Correos está "al borde de la quiebra técnica" y con unos "niveles inaceptables de empleo basura". En los últimos tres años se han perdido 7.000 empleos y hay más de 10.000 contratos a tiempo parcial.

"Correos presenta déficits por todos lados, está al borde de la quiebra técnica", insiste Inmaculada Caravaca, delegada sindical de CCOO en Correos Express. "Nos han vendido que íbamos a aprovechar las sinergias dentro de Correos, que nos uniríamos en la delegación que tuviera mejores infraestructuras para no pagar dos alquileres", dice, pero ella no se cree esta versión. Para el reparto de paquetería, Correos usará a personal procedente de su bolsa de empleo. "Hemos propuesto que subrogue a nuestra plantilla, pero no quieren", apunta. 

Las condiciones laborales entre las plantillas de Correos y Correos Express son "abismales", según Caravaca. "En Correos tienen un convenio único, nosotros tenemos uno por provincia", explica. El de Cádiz, que está en vías de actualizarse, es de 1994. "Estamos cansados de solicitar un convenio único pero no les conviene. Hay mozos que llevan más de diez años haciendo trabajos de superior categoría", recalca. 

"En Correos tienen su puesto muy delimitado, hacen 30 entregas diarias. En Correos Express hemos llegado a 150 al día", cuenta Caravaca, quien cree que con esta nueva política el atasco en los envíos será mayor. En un comunicado, la compañía estatal aseguraba que "las reorganizaciones internas y de adecuación de las estructuras de la compañía para ser más eficientes, sin merma de la calidad, es una obligación como operador público y no produce ningún desmantelamiento ni debilitamiento y la calidad de su servicio está garantizada".

IMG 20220516 WA0008
Acampada de CCOO y UGT frente a Correos en Cádiz. 

Esta decisión "forma parte del proceso de transformación del modelo de negocio de la compañía para generar los ingresos que le permitan hacer frente a la caída de los envíos postales agravada por la crisis sanitaria —en 2021, 212 millones menos que en 2020, año en el que se enviaron 500 millones de cartas menos que en 2019—". según decía Correos en un comunicado en el que apuntaba a tres ejes: "La diversificación de servicios, la internacionalización y la mejora de la eficiencia".

CCOO y UGT, en la convocatoria de huelga de junio, denunciaron el "caos en la gestión" del presidente de Correos, Juan Manuel Serrano, además del "despilfarro en gastos megalómanos, ocurrencias sin contrastar y proyectos fracasados", en referencia al lanzamiento de una market place —al estilo de Amazon— para vender productos de la España vacía, la apertura de oficinas en China o Portugal o el lanzamiento de Correos Cargo, una compañía de transporte áereo de mercancías. 

Acampada frente a Correos en Cádiz

En la oficina principal de Correos en Cádiz, los sindicatos CCOO y UGT también protagonizan una acampada desde este lunes bajo el lema Salvemos el servicio postal, que ha visto recortada su financiación un 50% en los últimos años. Durante el tiempo que dure la acampada, realizarán una campaña de recogida de firmas, entrega de octavillas y asambleas explicativas a la ciudadanía.

"Los ciudadanos y ciudadanas tienen que soportar diariamente la pérdida de calidad y regularidad del reparto a domicilio del servicio postal público —que incluye mayoritariamente las cartas, certificados, notificaciones y los paquetes postales hasta 20 kilos— por los recortes financieros y de plantilla que Correos como operador designado por Ley debe prestar de forma accesible, circunstancia que se está viendo afectada por el cierre de oficinas, centros de reparto, supresión de puestos en el ámbito rural  y por el recorte de los horarios de atención a la ciudadanía", censuran los sindicatos.

"La normativa establece que el servicio postal universal debe ser también asequible en su precio, pero a pesar de ello, el presidente de Correos ha incrementado las tarifas postales de forma desproporcionada y continuada los últimos años, afectando especialmente a productos postales públicos del servicio universal, que sufren las pequeñas y medianas empresas, los comercios y sobre todo las capas de la sociedad con menos recursos económicos", señalan CCOO y UGT.

Los sindicatos también critican el recorte de más de 7.000 puestos de trabajo en tres años, el objetivo de recortar otros 8.000 más —15.000 en total— y llegar a casi 20.000 puestos precarios a tiempo parcial —un 40% de la plantilla— antes de 2025, decisiones que "ponen en cuestión la prestación de calidad que tiene encomendada Correos hacia los ciudadanos". Por ello animan a secundar la huelga del 1, 2 y3 de junio, para "salvar el servicio postal del desguace y el abandono y su repercusión para el correo público".

Sobre el autor:

Francisco Romero

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Archivado en:



Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Lo más leído