charla_policia_nacional_blas_infante_01
charla_policia_nacional_blas_infante_01

Ciber-acoso escolar, 'grooming', secuestros virtuales, 'sexting'… todas son posibles amenazas a las que se enfrentan hoy en día los menores que accedeen a internet: ¿Las conoces?

¿Son los menores realmente conscientes del peligro que entraña compartir datos personales y fotos privadas en las redes sociales? ¿A qué edad es razonable que un menor tenga acceso a internet? ¿Sabemos detectar los padres las señales de una posible amenaza a nuestros hijos? Estas son algunas de las preguntas que se han planteado en la jornada informativa sobre delitos que afectan a la infancia y a la juventud, en la que han participado la alcaldesa de Jerez, Mamen Sánchez Díaz; el subdelegado de Gobierno de Cádiz, Javier de Torre; el comisario jefe provincial del Cuerpo Nacional de Policía, Antonio Rodríguez; el delegado de Participación Ciudadana de la Policía, Antonio Padillo Piñero; y el Jefe de la Comisaría de Jerez, Francisco J. Álvarez.

Esta jornada se enmarca en el plan director para la convivencia y mejora de la seguridad en los centros educativos y sus entornos, que tiene como principal objetivo estrechar la colaboración entre las fuerzas de seguridad y los centros educativos, AMPAS y profesorado, difundiendo información mediante charlas dirigidas a padres y alumnos para concienciar sobre las nuevas amenazas y aportar a los jóvenes un mejor conocimiento de los recursos policiales.

Nieves Múñoz, coordinadora del Plan de Seguridad en la provincia de Cádiz, alertaba de los principales problemas a los que se exponen los menores hoy en día: acoso escolar, consumo de drogas y alcohol, bandas, amenazas en internet y discriminación sexual.

“Los padres tenemos un papel crucial a la hora de proteger a nuestros hijos, pero a veces desconocemos los riesgos a los que se enfrentan”, afirmaba el subdelegado de Gobierno de Cádiz. "El año pasado la Policía llevó a cabo más de 10.700 vigilancias en centros educativos para evitar la introducción de drogas en los colegios y la captación de los jóvenes para la venta de droga”.

Mamen Sánchez se dirigió a los asistentes al comienzo del acto para transmitir que “no se trata de alarmar pero cuando hablamos de la seguridad de los niños hay que doblar los esfuerzos. Cada vez existe más violencia de género en la juventud y cada vez a edades más tempranas, así que es importante estar alertas y escuchar los consejos de los profesionales de la seguridad”.

En esta jornada se hizo especial hincapié en dos amenazas a las que se enfrentan a diario los menores: el uso indebido de Internet y nuevas tecnologías y la violencia de género.

Uso indebido y abuso de las redes sociales por parte de los menores

Las redes sociales han evolucionado muchísimo en los últimos años. Internet es una herramienta poderosa y los niños aprenden a usarla cada vez a edades más tempranas. Los agentes de Policia explicaban a los padres y maestros presentes que, en la mayoría de las ocasiones, los menores no son conscientes de la cantidad de datos personales e información privada que publican en internet, información que puede ser utilizada por depredadores sexuales y delincuentes que suelen mantener una vigilancia bastante amplia de menores en la red, a la espera de obtener datos suficientes para poder acceder a ellos, como fotos de la residencia del menor, lugar de vacaciones, colegio, estatus socio económico, etc.

 "La mayoría de niños y jóvenes no son conscientes de la cantidad de información personal que comparten en las redes y que puede ser usada con fines delictivos o captada por depredadores sexuales"

“Es crucial tener una comunicación honesta con nuestros hijos y ser coherentes. No podemos acusarles de pasar demasiado tiempo en internet cuando nosotros pasamos más tiempo con el móvil que hablando con ellos. No podemos concienciarles del peligro de subir fotos privadas a las redes sociales cuando nosotros también somos adictos a las mismas y compartimos todo lo que hacemos. No hay mejor enseñanza que el propio ejemplo” explicaba el Jefe de la Comisaría de Jerez.

“Y es que ¿es lógico que una niña de 9 años maneje un smartphone valorado en 500 euros con acceso ilimitado a internet? ¿Es recomendable que un niño de 12 años se encuentre chateando en su habitación a las 2 de la madrugada mientras sus padres duermen? ¿Es razonable que un niño tenga más de 2.000 amigos en facebook? Estas son algunas de las situaciones con las que nos encontramos hoy en día y es vital que empecemos a poner límites razonables y a decir NO”- explicaban los agentes, “muchos niños han perdido la noción de la intimidad, retransmiten su vida a través de twitter para evitar perder la sensación de pertenencia al grupo”.

Una de las prácticas de las que más alertan las fuerzas de seguridad es el grooming: acciones deliberadamente emprendidas por un adulto con el objetivo de ganarse la amistad de un menor de edad. Suelen acercarse a ellos en las redes sociales con perfiles falsos, se ganan su confianza y comienzan a pedirles fotos comprometidas, que una vez consiguen utilizan para seguir chantajeándoles de manera indefinida, llegando en muchas ocasiones a acceder al menor para abusar sexualmente de él, traficar con material pornográfico o introducirlo en  redes de prostitución infantil. "Recientemente fue detenido en Cádiz un depredador sexual que en las redes sociales se hacía pasar por una niña de 14 años con la intención de contactar con menores y abusar de ellos sexualmente. También en Jerez hubo un caso de un pedófilo que se hacía pasar por entrenador del Betis y proponía a los niños quedar para hacerles una prueba para convertirlos en estrellas de fútbol" explicaban los especialistas dela Policía a los asistentes.

Otro nuevo concepto surgido a raíz de las prácticas en la red es el sexting: envío de fotografías o vídeos de tipo sexual, producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles. “A estas edades es normal echarse un novio, pensar que estás perdidamente enamorado, se envían todo tipo de contenidos privados de carácter sexual sin ser conscientes de las consecuencias” explican los agentes “y en cuestión de dos semanas esa relación se acaba y se pasa del amor al odio, donde uno de los dos empieza a compartir públicamente esas fotos y vídeos comprometidos con el ánimo de hacer daño a la otra persona”.

Otro de los delitos derivados del uso de las nuevas tecnologías cada vez más frecuente es el secuestro virtual. Consiste en que el delincuente recaba información del menor publicada en las redes sociales: nombre y apellidos, colegio, apariencia, datos de sus padres… y una vez conseguidos estos datos informan a los padres de que su hijo está secuestrado y morirá a menos que se ingrese una determinada cantidad de dinero. Este mismo año hubo un caso de secuestro virtual en Jerez: una madre recibió una llamada en la que se alertaba de que su hija, residente la urbanización El Bosque se encontraba secuestrada.

El ciber-acoso escolar o ciber-bullying también es una práctica cada vez más frecuente que preocupa especialmente: “Antes el acoso terminaba cuando se salía del colegio, pero ahora con internet se extiende las 24 horas. Los insultos y contenidos ofensivos se transmiten a través de los grupos de whatsapp y redes sociales para ridiculizar y amenazar a la víctima, lo que puede tener consecuencias brutales”.

Violencia de género en menores de edad

Alicia Gómez, Jefa de la Unidad de Violencia de Género de la subdlegación de gobierno de Cádiz, también se dirigió a padres y profesorado para advertir de las posibles señales que nos pueden hacer sospechar de que nuestros hijos están siendo víctimas de violencia de género o se están adentrando en una relación peligrosa: “Debemos estar atentos a los síntomas de control por parte de la pareja de nuestra hija: si la vemos nerviosa por tema de celos, disputas sobre la foto del perfil, petición de contraseñas, control sobre los amigos en las redes sociales, control sobre las horas que está conectada o cuanto tiempo tarda en contestar… debemos concienciar a nuestras hijas para que no cedan jamás a ningún chantaje de este tipo y que se alejen cuanto antes de una relación así”.

Asimismo, afimaba Alicia Gómez que la mejor prevención pasa por varias pautas fundamentales: “En primer lugar desmitificar algunas ideas erróneas y machistas sobre el amor romántico: debemos quitarles de la cabeza que todo se justifica por amor, la vinculación entre amor y control, ayudarlas a identificar una relación que no es sana”. Y sobre todo: “educar en la igualdad desde casa, sin caer en roles, evitando los juguetes sexistas y los estereotipos basados en el género”.

La mejor prevención: los límites, la comunicación y el diálogo

Poner límites para proteger a nuestros hijos es algo fundamental. Tal como explicaban los agentes: “si no queremos que los niños accedan a internet no lo pongamos continuamente a la vista, limitemos espacio y horario; los niños son niños y van a entrar en contenidos inapropiados si éstos están a su alcance: pornografía, páginas de incitación a la anorexia y a la bulimia, contenidos violentos explícitos… debemos restringir el acceso a internet según la edad, limitar los horarios de uso y establecer controles en los móviles y ordenadores, hay aplicaciones gratuitas muy útiles con este fin”.

Las herramientas de prevención más importantes según la Policía  son la comunicación, el diálogo y la empatía con nuestros hijos: “La educación en valores es fundamental: debemos transmitirles que todos somos iguales, animarles a romper el silencio si son espectadores de casos de acoso, a no compartir contenidos inapropiados sobre terceros, y sobre todo: nunca, bajo ningún concepto quedar con un desconocido sin consultar previamente con los padres”.

Y para terminar, animaron a los padres y a los centros educativos a acudir inmediatamente a la Policía ante situaciones que no puedan solucionar, porque lo principal es proteger a la víctima lo antes posible: “Es importante que los jóvenes vean a la policía como algo próximo, alguien a quien acudir ante un problema” advertían, “por favor, no asustéis a los niños con la policía, sobre todo los abuelos suelen decir cosas como 'cuidado que viene el guardia' o 'como no te portes bien viene a policía a llevarte', y se han dado situaciones de niños extraviados que han visto a un policía acercarse y han salido corriendo. Los niños no deben tener miedo de la policía, sino todo lo contrario, debemos inculcarlos que pueden confiar y acudir a nosotros cuando tengan un problema”.

Los colegios pueden solicitar estas charlas de la Policía de manera totalmente gratuita a la subdelegación de Gobierno de Cádiz durante el mes de Diciembre.

Sobre el autor:

Yolanda Rosado

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído