Málaga pone en marcha la 'ZAS': nadie podrá abrir nuevos bares en cinco años en el centro y en la zona universitaria

La calle Larios, en una jornada de la feria de día malagueña en 2018.
La calle Larios, en una jornada de la feria de día malagueña en 2018.

La ciudad de Málaga contará desde este miércoles, 22 de enero, con una nueva normativa en materia de control de ruidos, tras superar el último trámite administrativo, la publicación en Boletín Oficial de la Provincia, hecho que se ha producido. Es por ello, que las Zonas Acústicamente Saturadas son ya una realidad y están sujetas a la aplicación de nuevas restricciones un total de 103 calles de la ciudad, en 98 calles del centro y cinco en el distrito de Teatinos. Esta norma prohíbe la apertura de nuevos bares y restaurantes en las vías afectadas.

Así, han detallado que no se podrán abrir nuevos establecimientos de hostelería en locales que no tengan ya ese uso. En concreto, la norma detalla que "no se podrán tramitar nuevos expedientes sobre calificación ambiental para la apertura de establecimientos de primera instalación de ocio y esparcimiento". Ello supone que no se admitirán nuevos expedientes de apertura. La medida tendrá una vigencia de cinco años, aunque se revisará de forma anual para analizar el cumplimiento de los objetivos acústicos.

Respecto a los expedientes que ya están en curso, éstos si tendrán continuidad, se contempla por tanto, la posibilidad de mantener el uso de ocio cuando se trate de un traspaso y se mantengan las misma condiciones y características del anterior, situación que permitiría continuar con la actividad pero sujeta al cumplimiento de la nueva normativa previstas y en el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica de Andalucía en materia de horarios y obligaciones.

Horarios

Por otro lado, han recordado que las terrazas deberán cumplir el horario en otoño/invierno de domingo a jueves hasta las 00:30 horas y viernes y Sábado hasta las 01:00 horas. Asimismo, el horario en primavera/verano es de domingo a jueves a las 01:00 horas y el viernes y sábado a las 01:30 horas.

Estos horarios se verán afectados en fechas como Semana Santa, Navidad, Carnaval y Feria, además de en otros 20 días adicionales en los que la junta de gobierno local podrá establecer dispensas. Del mismo modo todos estos establecimientos deberán cerrar puertas y ventanas a partir de las 23:00 horas todos los días.

Por otro lado, han recordado que con la entrada en vigor del ZAS existe la obligatoriedad de que los establecimientos designen una persona responsable, que tendrá capacidad de denunciar por "infracción administrativa", que vele porque el usuario del establecimiento sea respetuoso y no genere molestias al vecindario, controlando tanto la entrada como la salida de los clientes. Esta exigencia debe cumplirse en horario de 23.00 horas hasta el cierre del establecimiento.

Los hosteleros, en pie de guerra

Por su parte, la Asociación de Hosteleros de Málaga considera "inválidas" las mediciones acústicas en las que se basa el decreto de declaración de Zona Acústicamente Saturada (ZAS) aprobado el pasado 20 de diciembre por el pleno del Ayuntamiento de Málaga y publicado este martes en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP). Además, han anunciado que, en virtud de este hecho, Mahos interpondrá un recurso ante el tribunal de lo Contencioso-Administrativo por lo que califica como un menoscabo de los derechos de los empresarios a desarrollar su actividad.

De acuerdo con la postura oficial de Mahos, las mediciones acústicas "no se han realizado con las garantías suficientes ni tienen en cuenta el factor primordial de que, de las más de cien calles de la ciudad —centro histórico y Teatinos— afectadas por el ZAS, decenas de ellas no se han medido correctamente ni en su totalidad". Así, han afirmado, a través de un comunicado, que la declaración de Zona Acústicamente Saturada publicada por el BOP "carece del suficiente respaldo técnico para su entrada en vigor".

A juicio de Mahos, "la decisión municipal de penalizar con el decreto de ZAS a más de un centenar de calles de la ciudad es, por tanto, rechazable". Además, han añadido, "supone un perjuicio para un sector básico en la creación de empleo, la generación de riqueza y la dinamización económica de Málaga, ciudad que ha experimentado en la última década el mayor crecimiento turístico de España según todas las estadísticas oficiales".

"Culpar a la hostelería en exclusiva de la emisión de ruido resulta un sinsentido, ya que sus fuentes son dinámicas tráfico, transportes, comercio, celebraciones, eventos de ciudad—", han dicho desde Mahos, al tiempo que han señalado que "la aplicación del decreto del ZAS merma la rentabilidad de un sector que mantiene al año, de media, 80.000 puestos de trabajo en la provincia de Málaga".

La Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) ha reiterado que la reducción en el cierre de los establecimientos "resulta inadecuada". Es más, han advertido de que "disminuir el horario de los negocios y su presencia reglada en la vía pública afectará a la economía local y empeorará con total seguridad los datos turísticos de Málaga, ciudad que acude a la Feria Internacional de Turismo (Fitur) de Madrid como un destino líder y con gran oferta complementaria".

Por otra parte, desde Mahos han incidido en que la hostelería "es parte importante de la revalorización de espacios urbanos degradados, y ha abanderado la recuperación para los ciudadanos de zonas deprimidas que hoy son referencias urbanas como el Soho y el centro histórico".

Archivado en:

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído