Los 340.000 test rápidos comprados por el Gobierno a un laboratorio chino no funcionan

El nivel de acierto de estas pruebas es tan bajo que no tiene sentido realizarlos, pues no descargaría de saturación a los laboratorios al ofrecer muchos falsos negativos

Uno de los test rápidos de coronavirus adquiridos por el Gobierno. FOTO: Instituto Carlos III
Uno de los test rápidos de coronavirus adquiridos por el Gobierno. FOTO: Instituto Carlos III

La compra de material para afrontar la crisis del coronavirus ha sido una decisión tomada con urgencia y, por eso, ha acabado teniendo alguna consecuencia negativa. La realidad es que el Gobierno español ha comprado a un laboratorio chino 340.000 test rápidos a un laboratorio chino, Bioeasy, y no da resultados.

Estos test rápidos se realizan con muestras de mucosas de vías respiratorias, y al cabo de unos minutos, como un test de embarazo, ofrece un resultado. La patente de este reactivo creado en pocas semanas en China ha resultado ineficaz. Los expertos hablan de apenas un 30% de sensibilidad, por lo que los resultados que ofrezca no son fiables, como adelanta este jueves El País.

Las pruebas de estos kits realizadas tras su llegada a España han sido todo un chasco. Los encargados de dar fiabilidad a estas pruebas ya han indicado al Instituto de Salud Carlos III de Madrid que estos test comprados con urgencia por el Gobierno de España al decretarse el estado de alarma no serán funcionales. En el vídeo se puede ver cómo el instituto mostraba la forma en que funcionaban los test que han resultado inoperativos.

https://twitter.com/SaludISCIII/status/1242521891526582279

Esto rompe con la intención del Gobierno de comenzar a sondear a toda la población que haya experimentado síntomas, lo cual daría una visión mucho más global de en qué etapa se encuentra actualmente el coronavirus. Hasta ahora, las pruebas de diagnóstico de COVID-19 se realizan en complejas operaciones de laboratorio, que requieren mucha mano de obra y utilización de equipos.

El Gobierno ha realizado una segunda compra mayor de test rápidos de coronavirus, de 5,5 millones de pruebas realizables. Sin embargo, no ha aclarado si son del mismo fabricante. Además, según fuentes gubernamentales, se trataría de un caso concreto en algunos test localizados en la Comunidad de Madrid, por lo que a fin de cuentas no se pierde la esperanza de que estos funcionen.

El problema de esta prueba es que, aunque sí acierte positivos, se deja muchos falsos negativos por el camino. Es decir, en principio, todo aquel a quien le diga el test que tiene la enfermedad, la tendrá en un porcentaje muy elevado, pero al encontrarse con el caso de que existe alto riesgo de que los negativos en realidad no lo sean, esto provoca que no se vaya a quitar apenas trabajo a los laboratorios.

La carrera contrarreloj en el mundo entero ha propiciado que estos test, muchos de ellos en desarrollo aún, sean comercializados por la alta demanda. Existen otros sistemas rápidos que también se están probando. El Gobierno indica que ha pedido al laboratorio que reponga la partida de test de la que ya se conoce su ineficacia, a la espera de conocerse si ésta se dará, como todo apunta, en el resto de elementos adquiridos y presentes ya en todo el territorio en manos de la administración.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído