La integración que se ejerce: una mañana con trabajadores de limpieza con discapacidad

UTE Jerez, la concesionaria formada por FCC, Cointer y Equal, tiene contratadas a unas 90 personas con diversidad funcional procedentes de programas de la ONCE y de otras organizaciones

discapacidad UTE10
discapacidad UTE10

Son las seis de la mañana cuando comienza la actividad en la nave industrial que sirve como almacén a Equal, una de las empresas que forman la UTE que gestiona desde mediados de 2019 el servicio de limpieza viaria de Jerez. Joaquín carga en una de las pick up los materiales que le servirán durante su jornada laboral: contenedores, cepillos, recogedores, rastrillos, bolsas de basura… “Mi trabajo consiste en el mantenimiento de las calles de Jerez. Me gusta porque nunca estás quieto. Es un trabajo muy dinámico”, dice Joaquín Ruiz, un joven de 30 años de Sanlúcar, que sufrió una parálisis cerebral con apenas diez años tras padecer una meningitis. “Estuve en coma y se me quedaron estas secuelas, dificultad en el habla y demás, pero aun así cada día voy mejorando algo”, explica.

Joaquín es uno de los 90 empleados con diversidad funcional contratados por la UTE formada por FCC, Cointer y Equal, la concesionaria encargada del servicio de limpieza viaria y recogida de basura de Jerez, gracias a un convenio suscrito con la Fundación ONCE. “He tenido otros trabajos, en hostelería, repartiendo publicidad, de relaciones públicas y poco más”, añade Ruiz, quien relata las dificultades que ha sorteado para encontrar un trabajo. “La accesibilidad laboral es un poco limitada”, expone. “Me parece una iniciativa bastante buena, de dar oportunidad para integrar a personas con discapacidad”.

Una vez que está todo el material en los vehículos, los trabajadores se reparten por equipos y se dirigen a las zonas asignadas cada día. Cuando lavozdelsur.es visita las instalaciones, se dirigen hacia la Unión de San José, en unas viviendas situadas en San José Obrero y Guadalcacín. Allí están Joaquín, Juan Carlos y Francisco Javier. El inspector José Miguel Perdigones, que lleva 16 años en la concesionaria de limpieza, es el encargado de repartir el trabajo. “Hemos tenido en cuenta sus capacidades para ver qué lugar era mejor para ellos, por eso se han ubicado en zonas donde puedan terminar la función que se les manda. Todo el mundo trabaja igual, pero siempre teniendo en cuenta que habrá gente que tenga menos posibilidades en algunas situaciones y otras”, explica.

Joaquín Ruiz, uno de los trabajadores con diversidad funcional que trabaja en UTE Jerez. FOTO: JUAN CARLOS TORO

Francisco Javier Cano empezó a trabajar como electricista con apenas catorce años, aunque también ha ejercido de controlador de acceso y es técnico superior en primeros auxilios. “Llevo trabajando muchos años y antiguamente se trabajaban muchas horas”, dice, añadiendo que tiene problemas cervicales y daños en los escafoides y el menisco. “Antes no había cursos de riesgos laborales y los sacos eran de 50 kilos…”. Francisco Javier dice que ahora está “muy contento” —“lo que me gusta es trabajar, estando trabajando estoy contento”—, antes de continuar con su tarea, que realiza a gran velocidad. “Yo soy una persona activa. Eso viene conmigo de fábrica. Yo no corro, lo que pasa es que soy así”, dice a modo de explicación.

Muy cerca suya está Juan Carlos Salcedo, un carpintero hebanista de profesión, con una discapacidad del 67% debido a sus problemas de visión provocados por la diabetes, que sufrió un corte en la carpintería, “pero gracias a Dios bien, conduzco y todo”, explica a lavozdelsur.es. Ahora forma parte de la cuadrilla de desbroce de UTE Jerez. “No había trabajado de esto antes pero es un trabajo bueno”, dice. “Me gusta el buen ambiente que hay entre los compañeros y el trabajo en sí”. Juan Carlos es de los que piensa que el cambio de concesionaria de limpieza ya se nota en las calles: “La gente nos lo comenta y hay quien te lo agradece”. Eso sí, cree que “el civismo tiene que reinar, es una ciudad que es de todos, cuanto más a gusto vivamos, mucho mejor”.

Rosario, cambiando la bolsa de una papelera. FOTO: JUAN CARLOS TORO

“Es evidente que hay mucha gente con discapacidad que no solo tiene ganas, sino que realiza sus servicios de un modo excepcional. Están dando el callo todo lo que pueden”, señala José Miguel Perdigones, inspector de limpieza de UTE Jerez que gestiona la zona Sur de la ciudad. Con 16 años entró como eventual, cubriendo vacaciones y bajas, y posteriormente promoción para optar a la plaza de inspector, que ostenta desde hace cuatro años. “Hay gente a la que se le ha caído una venda de los ojos porque pensaba que las personas con discapacidad no estarían preparadas para este servicio, pero no es así”, añade Perdigones. “Tienen muchas ganas y se demuestra que están preparados para realizar el servicio”.

Rosario sufrió un accidente de tráfico, algo que “te corta la vida”, por lo que tuvo que reinventarse. Era teleoperadora, pero una operación de descentralización provocó que la compañía para la que trabajaba abandonara la ciudad. “La empresa se movió y me quedé sin trabajo”, señala. El accidente le provocó secuelas y ahora tiene una discapacidad del 65%. “Después de algo así te lo replanteas todo”, apunta Rosario Santiago, “te cuesta mucho esfuerzo conseguir un trabajo, pero siempre tienes la esperanza en encontrarlo y lo encontré gracias a Dios”.

“El objetivo de FCC Equal CEE Andalucía y UTE Jerez es conseguir, por un lado, la transición de los trabajadores con discapacidad al empleo ordinario, a través del reconocimiento social, apostando por la transparencia, la innovación, por la adopción de prácticas avanzadas de gestión y por el desarrollo personal de las personas que forman parte; y por otro lado, un servicio de calidad formado por profesionales perfectamente capacitados para su puesto de trabajo”, expresan desde la empresa.

“Hagas lo que hagas tienes que ser el mejor. Si te toca barrer calles, que esa calle quede reluciente”, se puede leer en un cartel pegado en el almacén de la empresa, junto a la cara de Will Smith. Una frase motivacional que leen cada mañana Rosario, Joaquín, Juan Carlos, Francisco Javier y el resto de empleados del servicio de limpieza.

Sobre el autor:

Francisco Romero

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla. Antes de terminar la carrera, empecé mi trayectoria, primero como becario y luego en plantilla, en Diario de Jerez. Con 25 años participé en la fundación de un periódico, El Independiente de Cádiz, que a pesar de su corta trayectoria obtuvo el Premio Andalucía de Periodismo en 2014 por la gran calidad de su suplemento dominical. Desde 2014 escribo en lavozdelsur.es, un periódico digital andaluz del que formé parte de su fundación, y con el que obtuve en 2019 una mención especial del Premio Cádiz de Periodismo.

… saber más sobre el autor

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído