"Nuestros hermanos rusos nos recibieron con los brazos abiertos", dice una mujer mexicana. Si bien Israel hizo uso de una canción feminista con una cantante del colectivo LGTBI en Eurovisión 2018 para hacer un lavado de imagen, Rusia ha querido aprovechar el Mundial de Fútbol de 2018 para vender a sus mujeres y mostrar ante las cadenas televisivas que Rusia es un país acogedor, turístico y sin ultras nazis que den palizas a otros aficionados. El veto a los hinchas fanáticos y el dispositivo de seguridad ha sido impecable.

Pero en la cartera del Gobierno ruso no solo se trató la violencia durante el Mundial, sino que también se planteó estrategias para mercantilizar a las mujeres rusas. Hay cuatro mujeres por cada hombre en un país  donde una mujer muere asesinada cada 40 minutos, y se estima que hay 9,8 millones más mujeres que hombres. Además, el presidente Vladímir Putin implantó una política de natalidad desde enero de este año para fomentarla con un pago mensual por el nacimiento del primer hijo.

La gran población de mujeres y el descenso de la natalidad en Rusia, sumado a la sociedad machista y heteropatriarcal que sufre el país —como el resto del mundo— provocó que la división rusa de Burger King publicara un anuncio en el que ofrecía hamburguesas gratis de por vida a las mujeres rusas que se quedaran embarazadas por jugadores del Mundial, para así, garantizar "el éxito de las próximas generaciones". La compañía de comida rápida no tardó en retirar dicha "campaña" de sus redes sociales y pidió disculpas. Eso sí, rectificaron tras el aluvión de críticas.

Las mujeres rusas han sido utilizadas como objetos y vientres turísticos durante el Mundial. A lo largo de la competición, la FIFA prohibió a las cadenas televisivas enfocar a las mujeres "guapas" que asistieron a los dos últimos partidos: Bélgica e Inglaterra por el tercer puesto, y en la final entre Francia y Croacia. ¿La finalidad? Según el responsable de Diversidad de la FIFA, "poner fin a las acusaciones de sexismo y machismo" que, al parecer, quitaron toda la atención a lo realmente importante para ellos: el fútbol. Como si el fútbol no fuese una actividad altamente política y mercantil.

La FIFA no solo peca al lanzar el mensaje de: "Vamos a dejar de enfocar a mujeres porque estamos promoviendo que las acosen y vamos a proceder a invisibilizarlas". Si no que, al parecer, conocieron que el Gobierno ruso colocó estratégicamente a mujeres rusas atractivas en los diferentes estadios del Mundial para vender la imagen de que Rusia es un país repleto de féminas bellas. Tratándolas así como objetos sexualizados que atraen al turista, es decir, al dinero.

La división rusa de Burger King publicó un anuncio en el que ofrecía hamburguesas gratis de por vida a las mujeres rusas que se quedaran embarazadas por jugadores del Mundial

Las listas de "las aficionadas más calientes del Mundial", no podían faltar a la cita del sexismo en el siglo XXI. Getty, una agencia de fotografía internacional publicó una galería de fotografías de “macizas”, la cual fue retirada más tarde con una investigación interna de por medio para esclarecer los hechos. No obstante, el digital Código Único, quiso darle otro enfoque publicando la lista de las novias más sexys del mundial: "La atención del mundo girará en torno a un balón y concentrará a los mejores futbolistas del planeta. Pero el atractivo no estará solo en el césped: en la grada, las novias y mujeres de los futbolistas pondrán el punto picante y sexy a la cita".

Días antes de que comenzara el Mundial de Rusia, la Asociación de Futbol Argentino (AFA) organizó unos cursos preparatorios en los que repartieron un dossier donde aparecía un manual machista sobre "qué hacer para tener alguna oportunidad con una chica rusa". Eran dos páginas llenos de consejos para seducir a las mujeres del país anfitrión. Como si mantener una relación sexual o sentimental con una mujer rusa fuese uno de los objetivos de Argentina para la competición.

Algunos de los "consejos" machistas de esa lista argentina son abominables: “Muchos hombres, porque las mujeres rusas son hermosas, solamente quieren llevarlas a la cama. Tal vez ellas también lo quieran, pero son personas que quieren sentirse importantes y únicas. (...) Por supuesto encontrarás chicas que solo ponen atención en las cosas materiales, en el dinero, si eres guapo, tú dime. No te preocupes, existen muchas mujeres bonitas en Rusia y no todas son buenas para ti. Sé selectivo”.

El Mundial ha dejado instantáneas que se han viralizado, como la denuncia masiva de periodistas acosadas durante sus retransmisiones deportivas. Ellas eran besadas, toqueteadas e intimidadas mientras hacían su trabajo. Daba igual la nacionalidad, lo que sí importaba era el género. Según datos revelados por la FIFA, un total de 45 mujeres fueron acosadas durante el Mundial de Rusia, 15 de ellas eran periodistas. “Hasta el momento, hemos registrado 30 casos de sexismo, la mayoría a mujeres rusas que fueron abordadas por parte de aficionados de otros países, y hubo otros 15 casos de acoso a periodistas”, informó Piara Powar, director de Fútbol Contra el Racismo en Europa.

Según datos revelados por la FIFA, un total de 45 mujeres fueron acosadas durante el Mundial de Rusia, 15 de ellas eran periodistas

Las mujeres han sido utilizadas en este Mundial, ya sea como cuerpo sexual, cuerpo publicitario o cuerpo reproductor para make Russia great again. Y es que, según un informe de Amnistía Internacional de 2017 y 2018, se trata de un país en el que el género femenino está "discriminado en la legislación y en la práctica" en relación a cuestiones básicas como "el matrimonio, el divorcio, la herencia, la custodia de los hijos e hijas, la nacionalidad y la libertad de circulación".

Pero... ¿y qué dicen las rusas? El grupo de música punk Pussy Riot, nacido en 2011, cercano al movimiento feminista y contrario al régimen de Putin, invadió el campo en la Final del Mundial, entre Francia y Croacia, en el minuto 53. Tres mujeres y un hombre, vestidos con uniformes policiales rusos, corretearon por el el campo del estadio Luzhniki de Moscú hasta que los cuerpos de seguridad los sacaron del terreno de juego. Según el colectivo, los cuatro representaban “policías celestes que vigilan a los hinchas del Mundial", a diferencia de los “policías terrestres" rusos que “dispersan las manifestaciones” y “lastiman a todo el mundo”.

Con este acto, las Pussy Riot reclamaron "la liberación de todos los presos políticos, que no se encarcele por likes, el fin de los arrestos ilegales en manifestaciones, que se permita una competición política en el país, que no se fabriquen acusaciones penales, que no mantenga a la gente en las cárceles sin motivo, y que la policía terrenal se convierta en la policía celestial", según el comunicado del colectivo. Muchos se preguntan qué pasará con los sublevados contra Putin, y lo que es cierto es que algunas miembros de este grupo ya fueron encarceladas.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído