La residencia de mayores de El Cuervo tiene un caso de coronavirus, diez internos aislados y solo recibe dos tests

Las trabajadoras reclaman a las Administraciones que se realicen pruebas para descartar contagios en unas instalaciones donde un tercio de los residentes y dos empleadas presentan síntomas

Dos trabajadoras de la residencia de El Cuervo, con los equipos de protección caseros con los que desempeñan su labor.
Dos trabajadoras de la residencia de El Cuervo, con los equipos de protección caseros con los que desempeñan su labor.

Una mujer de 90 años es la primera en dar positivo por coronavirus en la residencia Nuestra Señora del Rosario, gestionada por Fundación Gerón, en la localidad sevillana de El Cuervo. Las pruebas a las que se sometió en el Hospital de Valme de Sevilla confirmaron el positivo, pero en el centro residencial ya hay una decena de personas mayores con síntomas, aisladas en habitaciones separadas del resto, aunque solo se han realizado tests a dos de ellas. El resto de internos, y la veintena de trabajadoras del centro, siguen esperando que lleguen nuevos tests para descartar contagios o, llegado el caso, tomar nuevas medidas.

Una mampara colocada en mitad del pasillo separa la zona de los posibles contagiados del resto de personas mayores. En estas habitaciones hay residentes que pasan la mayor parte del día entre cuatro paredes, viendo la televisión o leyendo en el mejor de los casos, pero también los hay con problemas mentales, que llevan peor el confinamiento. Un tercio de los residentes presentan síntomas de distinta índole y, de momento, no está previsto que se sometan a tests para detectar si están contagiados por coronavirus.

Las trabajadoras de la residencia reclaman más medios para evitar situaciones límite como las vividas en otras como la de Alcalá del Valle —con tres fallecidos y medio centenar de contagiados, trasladados a hospitales—. Las empleadas de la residencia cuentan con mascarillas, batas y guantes —que usan habitualmente—, y están protegiéndose haciéndose batas con bolsas de basura para cubrirse todo el cuerpo y con pantallas faciales donadas por empresarios de la localidad, a la espera de contar con más medios.

Una empresa contratada por Fundación Gerón desinfectó las instalaciones este jueves, que las propias trabajadoras limpian constantemente. “Ahora no hay auxiliares de geriatría, fisioterapeutas o enfermeras, ahora vamos todas a una”, cuenta una de ellas a lavozdelsur.es. Las visitas de familiares están restringidas desde antes de que se decretara el estado de alarma, aunque la falta de tests y de ayuda por parte de las Administraciones hace que no se puedan descartar nuevos contagios.

De la veintena de trabajadoras de la residencia, dos de ellas se encuentran de baja por supuestos resfriados y constipados, aunque de momento no está previsto que se sometan al test del coronavirus porque solo han llegado dos al centro residencial. La localidad cuenta con otros dos positivos, confirmados por el Ayuntamiento, que asegura “se han hecho las correspondientes peticiones a la Junta de Andalucía y a la Subdelegación del Gobierno para pedir mucho más apoyo, para que los residentes y las trabajadoras estén totalmente protegidos y que estén tranquilos de que se está haciendo el trabajo correctamente”.

El alcalde, Francisco José Martínez, señala que “desde el minuto uno nos hemos puesto a su disposición, hasta tal punto que las primeras pantallas que se han hecho altruistamente por empresarios de nuestra localidad, y que están coordinados por los servicios de Protección Civil y Policía Local, han ido para nuestra residencia”.

El regidor apunta que el Ayuntamiento está colaborando en las labores de limpieza y desinfección —en el exterior del edificio— e intercede ante otras administraciones. “Aunque la residencia sea gestionada por una fundación externa, que no es gestión municipal, es nuestro cometido y es nuestra obligación”, agrega. Y es que el centro residencial, concertado con la Junta de Andalucía, está gestionado por la Fundación Gerón.

“Estamos ante una situación delicada", expresa, ante la que hay que "reforzar y garantizar la seguridad de nuestros mayores, al ser el grupo de mayor riesgo al que afecta la infección del coronavirus”, argumenta Martínez, quien anuncia la entrega de material de protección al personal —guantes, pantallas protectoras, geles y desinfectante—.

CCOO pide que llegue el material prometidon



CCOO Sevilla asegura que los internos y trabajadores de centros geriátricos de la provincia están en “extremo peligro” por la falta de medidas de protección en muchos de ellos. “A pesar de que la Junta de Andalucía anunciaba que iba a distribuir 150.000 mascarillas entre las residencias de personas mayores y con discapacidad de Andalucı́a, la inmensa mayoría de centros geriátricos de la provincia de Sevilla siguen sin que les lleguen esas 32.000 mascarillas que les corresponderían”, apuntan desde el sindicato en un comunicado emitido esta semana.

“Todo ese material es preciso, ya que las normas del Ministerio de Sanidad establecen que los casos de infección por coronavirus que aparezcan en centros geriátricos y que no precisen atención hospitalaria deben permanecer en aislamiento en el propio geriátrico. Atender a esas personas por parte de una plantilla muy reducida —las ratios de personal son de 0,2 gerocultores y de sólo 0,04 enfermeros por usuario, a distribuir entre todos los turnos—, que obligan a que cada profesional, a lo largo de su jornada, tenga que mantener contacto, bastante estrecho si hay que lavarlos o cambiarlos, con al menos 20 internos, exigirıa extremar las medidas de prevención”, critica CCOO.

“Cada contagio que se evite en este grupo de personal salva vidas, y cada contagio que se produzca pone vidas en peligro. Por tanto, es fundamental que el anciano en situación de aislamiento por sospecha o certeza de contagio sea atendido por el personal del geriátrico con batas desechables, guantes y mascarillas para evitar que ese personal se contagie o que en sus ropas trabajo transporte el virus y se convierta en vector de contagio para otros usuarios”, explican desde el sindicato. CCOO pide que se realicen pruebas de coronavirus tanto a los internos como al personal de los geriátricos para tomar las correspondientes medidas de cuarentena y de protección.

“Es indignante la desorganización de las autoridades sanitarias, que anuncian medidas y recursos preventivos en la prensa y los boletines oficiales, pero donde tienen que materializarse esas medias, desgraciadamente no llegan”, se queja Luis González, secretario de Acción Sindical del Sindicato Provincial de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Sevilla. "Este sindicato tiene noticias, desgraciadamente no confirmadas por las autoridades sanitarias, que parecen haber decidido hacer un muro de silencio, de varios geriátricos que ya tienen varios pacientes afectados y donde el personal no tiene medios de protección ni consigue que les haga las pruebas del COVID-19”, agrega.

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído