La profesora con Covid-19 y de baja por ansiedad es obligada a trabajar cuando debería estar en aislamiento

Ustea critica el "desprecio absoluto" que la Seguridad Social demuestra por la salud anímica y física de la docente y de aquellas personas que serán víctimas potenciales de un contagio por coronavirus

El Hospital Punta Europa de Algeciras, en una imagen de Google Maps.
El Hospital Punta Europa de Algeciras, en una imagen de Google Maps.

Ustea Cádiz ya denunció el pasado 20 de abril que desde la Seguridad Social habían dado el alta obligatoria para el siguiente día, martes 21, a una docente con un cuadro de ansiedad y aislada por Covid-19. Sin embargo, pocas horas después de publicarse la noticia esta docente, afiliada al sindicato, comunicó que le darían otra baja el miércoles 23, pero finalmente no ha sido así: "El despropósito se ha consumado y ha sido dada alta de oficio", se quejan desde Ustea.

A la profesora se le reconoció el 3 de marzo la situación de incapacidad temporal con un diagnóstico de ansiedad, provocada por la dificilísima situación personal que atraviesa: en febrero su marido sufrió un ictus que lo ha dejado hemipléjico, pese a haber sido intervenido quirúrgicamente hasta en tres ocasiones. Su situación personal se agravó, pues el cónyuge también dio positivo por Covid-19. Dado que esta docente ha sido su acompañante en todo momento, ambos se encuentran en confinamiento y aislamiento en el hospital. Por esta razón la notificación del alta resultó sorprendente, porque se produjo sin una mínima indagación previa sobre la situación de la docente, la cual se había complicado notablemente.

Ustea puso el caso en manos de sus servicios jurídicos, pero al tiempo dirigió un escrito a la Subdelegación de Gobierno de Cádiz con la esperanza de que todo fuera un error subsanable y pidiéndoles que intervinieran en el asunto. Ante la ausencia de respuesta, lo sacó a la luz pública. La respuesta de la Subdelegación fue comunicar que le negaba información por no ser el sindicato “parte interesada”, cuando lo que desde la organización en realidad pedía era una mediación ante este sorprendente caso.

En un informe firmado el 22 de abril por un integrante del servicio de Medicina Interna del Hospital Puerta del Mar, donde actualmente se encuentra ingresado su cónyuge, se especifica que éste presenta hemiplejía izquierda completa y tiene una traqueostomía, además de nutrición enteral, por lo que necesita acompañante todo el día. En dicho documento se explica que esta docente ha desempeñado dicha función, y que al haber el cónyuge dado positivo en Covid-19 no puede haber un cambio de acompañante, por lo que deberá permanecer con él las semanas que restan de ingreso.

El citado escrito finaliza con la recomendación de que, finalizado el acompañamiento, la docente permanezca en aislamiento domiciliario al menos 14 días o hasta que se compruebe no estar infestada de Covid-19. En un texto más reciente, un justificante de consulta con fecha de lunes 27 de abril, se recuerda esta situación. Pese a la falta de indagación previa, y pese a este reciente y clarificador escrito del Hospital Universitario Puerta del Mar, la docente ha sido obligada a volver a su puesto de trabajo desde el pasado día 21.

"No se ha tenido en cuenta su durísima situación personal, ni que debe seguir desempeñando la función de acompañante, ni que tenga que permanecer aislada en el Hospital para evitar posibles contagios de Covid-19 a otras personas", señalan desde Ustea, que se queja del "desprecio absoluto que la Seguridad Social demuestra por la salud anímica y física de esta docente, y de aquellas personas que serán víctimas potenciales de un contagio por Covid-19".

Si has llegado hasta aquí y te gusta nuestro trabajo, apoya lavozdelsur.es, periodismo libre, independiente y en andaluz.

Comentarios

No hay comentarios ¿Te animas?

Ahora en portada
Lo más leído